31 de Mayo día mundial sin TABACO

El consumo de tabaco y la salud bucal

Si bien la mayoría de las personas son conscientes del impacto que tiene el consumo de tabaco en su salud, muchas no tienen en cuenta el impacto sobre la salud bucal, por ejemplo:

  • El 50% de los adultos fumadores tienen enfermedades de las encías (periodontales).
  • Los fumadores tienen el doble de probabilidades de perder sus dientes que los no fumadores.
  • Los fumadores de cigarrillos tienen casi el doble de probabilidades de necesitar tratamientos de conductos radiculares que los no fumadores.
  • Fumar reduce la efectividad de los tratamientos para las enfermedades de las encías.
  • Fumar aumenta el riesgo de dolores bucales, caries y retracción de las encías (que puede provocar la pérdida de dientes).
  • El tabaco reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones, como infecciones en la boca o las encías. Fumar también limita el crecimiento de los vasos sanguíneos, lo que retrasa la cicatrización del tejido de las encías después de una cirugía o si se lastiman.
  • El tabaco sin humo (tabaco de mascar) se asocia con cáncer en las mejillas, encías y la línea de los labios. Los consumidores de tabaco sin humo tienen 50 veces más probabilidades de desarrollar estos tipos de cáncer que las personas que no consumen tabaco.
  • Los habanos, el tabaco de mascar y las hojas de tabaco sin procesar contienen pequeñas partículas que son abrasivas para los dientes. Cuando se mezclan con la saliva y se mastican, se forma una pasta abrasiva que con el tiempo desgasta los dientes.