Correr puede alterar la salud bucodental

En los últimos años, salir a correr ha ganado adeptos y cada vez son más los que se calzan unas deportivas y salen a practicar este deporte, ya sea porque es efectivo, porque no requiere grandes equipamientos, porque pueda realizarse en cualquier sitio o quizá también porque esté de moda.

Sin embargo, practicar este deporte sin estar preparado o sin tomar unas mínimas precauciones, sobre todo si se hace de manera excesiva, puede tener un impacto negativo tanto sobre la salud física como mental.

Según la última encuesta sobre hábitos deportivos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, un 23% de la población española corre al menos una vez a la semana.

Empezar poco a poco, calentar los músculos antes de iniciar el ejercicio y estirarlos al terminar, fortalecer la espalda con abdominales, cuidar la postura al correr, utilizar un buen calzado para prevenir lesiones en pies y rodillas y consultar a un médico en caso de tener algún problema cardíaco son algunas de las medidas que deben tenerse en cuenta para evitar complicaciones.

Tal y como comentó hace unos meses la Dra. Elizabeth Turner, odontóloga y corredora profesional de Mineápolis, esta práctica deportiva también puede poner en peligro la salud bucodental por varios motivos:

  • Respiración bucal de muchos corredores, que seca la boca y aumenta el riesgo de colonización bacteriana y de caries
  • Deshidratación por la pérdida de líquidos, que disminuye la salivación e incrementa el riesgo de caries y de desgaste dental
  • Ingesta abusiva de azúcares a través de las bebidas isotónicas o de algunos productos energéticos usados por los deportistas
  • Consumo de barritas energéticas duras que pueden dañar coronas o empastes previos
  • Uso de los dientes para abrir ciertos envoltorios durante la práctica deportiva, que puede lesionar las estructuras bucodentales
  • Bruxismo por ansiedad anticipatoria ante una carrera

Además, hay estudios, como el del Dr. Cosme Gay Escoda del año 2011, que evidencian cómo dos grandes problemas bucodentales, el bruxismo y la enfermedad periodontal, pueden influir de manera negativa en el rendimiento deportivo.

Una vez más se pone de manifiesto la importancia de consultar con el profesional y de mantener unos hábitos bucodentales saludables tanto para garantizar una buena salud de la cavidad oral como para mejorar el rendimiento deportivo.

ENFERMEDAD PERIODONTAL Y ENFERMEDAD RESPIRATORIA: UNA RELACIÓN PELIGROSA

Diversos estudios científicos han demostrado que algunas bacterias bucales patógenas pueden translocarse por cercanía a las vías aéreas superiores y de ahí pasar a los pulmones.

La neumonía, la enfermedad respiratoria obstructiva crónica y el cáncer de pulmón son patologías respiratorias muy graves que pueden verse afectadas por esta circunstancia, por lo que, una vez más, se pone de manifiesto la importancia de tener una buena salud bucodental.
La cavidad bucal está colonizada por infinidad de microorganismos que, en condiciones de salud, se encuentran en equilibrio con el huésped.
Cuando las condiciones del medio cambian, ciertas especies patógenas, que pueden estar presentes en muy poca cantidad, encuentran la forma de desarrollarse y de provocar un aumento de la agresividad de la placa dental que hay a nivel de la encía. Como consecuencia causan una reacción inflamatoria que al principio se limita al tejido gingival (gingivitis) y que cuando avanza puede comprometer el soporte del diente y su supervivencia a largo plazo (periodontitis).

Diversos estudios científicos han demostrado que este tipo de bacterias bucales más patógenas pueden translocarse por cercanía a las vías aéreas superiores y de ahí pasar a los pulmones(1). Según estas teorías, hablaremos a continuación de tres patologías respiratorias muy graves que pueden verse afectadas por esta relación peligrosa entre la presencia de enfermedad periodontal y los pulmones: la neumonía, la enfermedad respiratoria obstructiva crónica y el cáncer de pulmón
La bronquitis, la neumonía y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica son tres patologías respiratorias que pueden verse afectadas por la relación peligrosa entre la presencia de enfermedad periodontal y los pulmones.

 
NEUMONÍA
La neumonía es una infección de los pulmones que puede estar causada por bacterias, micoplasmas, virus, hongos o parásitos. Junto con la gripe, la neumonía es una causa de muerte muy importante en todo el mundo, sobre todo entre la población mayor. Esta enfermedad también contribuye a la morbilidad y a una disminución de la calidad de vida, así como a un aumento muy importante de los gastos médicos hospitalarios.

La neumonía bacteriana se compone de varios subtipos: neumonía adquirida en la comunidad, neumonía por aspiración, neumonía adquirida en el hospital (nosocomial), neumonía asociada a ventilación mecánica y neumonía asociada a residencias. En todos los casos, se han realizado correlaciones con el estado de salud bucal.

Dentro de las neumonías nosocomiales, son especialmente graves aquellas que se asocian a la aspiración en pacientes en unidades de cuidados intensivo (UCI) y con ventilación mecánica.Este tipo de neumonías suponen la infección hospitalaria más común de los pacientes en la UCI y, en muchos casos, conllevan el alargamiento de la estancia en el hospital, de forma que los costes de la hospitalización también se incrementan de manera considerable. Además, elevan el riesgo de mortalidad alrededor de un 15-45% según los estudios.

La causa principal sería la aspiración de secreciones orofaríngeas hacia el tracto respiratorio inferior. Esto es debido a que, mediante la intubación, se pierde la barrera natural entre la orofaringe y la tráquea. Además, puede existir una mayor colonización bacteriana en la boca por la falta de una higiene bucal correcta y por una menor secreción salival, con lo que el paso de bacterias orales potencialmente patógenas a lo largo del tubo se incrementa.

Las estrategias para disminuir las probabilidades de que ocurra una neumonía en este tipo de pacientes irán encaminadas a una disminución de los microorganismos bucales mediante la eliminación mecánica de la placa dental y el control químico de los microorganismos más patógenos.

 

ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)
La EPOC consiste en una obstrucción crónica del ujo de aire debido al estre- chamiento de las vías respiratorias junto con un exceso de producción de moco resultante de una bronquitis crónica y/o un en sema. Se estima que en 2020 sea la tercera causa más común de muerte y la cuarta más importante que conduzca a una discapacidad.

La bronquitis crónica se de como el resultado de la irritación de las vías respiratorias bronquiales y una secreción de moco suficiente para causar tos con expectoración durante al menos tres meses al año y durante dos años consecutivos. El enfisema consiste en el agrandamiento permanente de los espacios de aire distales a los bronquiolos terminales junto con la destrucción de los septos alveolares.

Igual que en los casos de neumonía, las bacterias presentes en la boca de pacientes con enfermedad periodontal pueden pasar a los pulmones y causar infección. Además, tanto la enfermedad periodontal como la EPOC comparten factores e indicadores de riesgo como el tabaco, la edad, la obesidad, el esta- tus socioeconómico y las condiciones de vida. Un metaanálisis reciente de varios estudios transversales y de casos y controles ha aportado evidencia de que la enfermedad periodontal está asociada con un mayor riesgo de desarrollar EPOC y que ese riesgo aumentaría de forma significativa en 2,08 veces(3).
Las bacterias presentes en la boca de pacientes con enfermedad periodontal pueden pasar a los pulmones y causar infección.

 

CÁNCER DE PULMÓN
Durante los últimos años se han realizado multitud de estudios observacionales en los que se han encontrado asociaciones entre la enfermedad periodontal y distintos tipos de cánceres. El mecanismo biológico respondería a factores como la existencia previa de enfermedades relacionadas con el órgano o tejido afectado, el paso de bacterias patógenas a los tejidos afectados y, sobre todo, un aumento de la in a- mación sistémica. Un metaanálisis reciente de varios estudios de cohortes encontró un riesgo positivo para la incidencia de cáncer de pulmón y la presencia de enfermedad periodontal. De todas formas, estas asociaciones deben tomarse con cautela, ya que los estudios utilizados no siempre son comparables y pueden presentar cierta heterogeneidad. Deben realizarse más estudios con metodologías similares para poder obtener conclusiones más relevantes en un futuro.

 

CONCLUSIÓN
En el pasado se consideró a la boca y sus enfermedades como algo totalmente ajeno al resto del cuerpo. la importancia de tener una buena salud bucal, ya que su deterioro puede causar repercusiones en cualquier parte de nuestro organismo. Estas repercusiones pueden suponer desde un empeoramiento de nuestra calidad de vida hasta un riesgo de sufrir enfermedades que pueden ser mortales.

El zumo de limón y cepillarte los dientes después de comer puede dañar tus dientes

Quizás parezca difícil de creer, pues mucha gente confía en las propiedades de la dieta de beber zumo de limón por la mañana o lavarse los dientes justo después de comer, pero efectivamente puede ser dañino para tus dientes.

Te explicamos por qué:

 

La nueva dieta de agua con limón daña los dientes

Una dieta muy de moda actualmente consiste en beber una taza de agua templada con zumo de limón por la mañana. Se dice que ayuda a adelgazar, a fortalecer el sistema inmunológico, a hidratar el sistema linfático, actúa como diurético natural… Pero lo que mucha gente que lleva a la práctica esta dieta diariamente no sabe es el nefasto efecto que puede tener en su salud dental. El limón afecta gravemente al esmalte dental y debilita los dientes, exponiendo la dentina, lo que ocasiona un aumento de la sensibilidad dental al frío y al calor y y haciendo que los dientes se amarilleen con el tiempo.

 

Lavarte los dientes justo después de comer tampoco te hace ningún bien

La acidez de los alimentos en la boca es neutralizada por la saliva de forma natural, pero requiere un tiempo. Cepillándonos los dientes justo después de comer estaremos frotando el ácido, el mayor enemigo de nuestros dientes, pues desmineraliza y debilita su superficie, haciéndonos más propensos a las caries, como demuestran varios estudios.

“Cuando comes o bebes algo ácido, el pH de tu boca disminuye y tarda un tiempo en volver a la normalidad”, según explica Jeffrey Cole, presidente de la Academia de Dentistas americana. Para evitar la erosión se debe esperar al menos 30 minutos desde el fin de la comida para cepillarse los dientes, y además es recomendable no enjuagar demasiado la boca después del cepillado, ya que hay que dejar los residuos de pasta en la boca.

 

ENHORABUENA A LA DOCTORA ÁNGELA SANZ SÁNCHEZ POR SU DOCTORADO CUM LAUDE

Enhorabuena a nuestra DOCTORA  Ángela Sanz Sánchez que defendió hoy  la tesis doctoral en la Facultad de Medicina de Salamanca con una calificación de sobresaliente Cum Laude.

 

El proceso de conseguir un doctorado es un camino largo y difícil , el esfuerzo realizado estos últimos años en los que ha compaginando su labor profesional, docente y empresarial, se ha visto recompensada con la mención Cum Laude sobre su tesis doctoral

 

Cabe decir que no esperábamos menos de ella , ya que con esfuerzo y sacrificación  todo se puede y….. lo has conseguido!!

 

Enhorabuena de parte de todo tu equipo, TE QUEREMOS DOCTORA!!

¡FELICES FERIAS Y FIESTAS DE SALAMANCA 2017!

¿Preparados para disfrutar de las ferias y fiestas de Salamanca 2017?

¡FELICES FIESTAS!

Sanz dental en el número de septiembre de Salamanca al día

Salamanca al día saca a la calle su número de septiembre y Sanz Dental no podía faltar en esta publicación!!

Aquí os dejamos el enlace para que podáis disfrutar del reportaje que aparece en la página 118.

Muchas gracias, esperamos que os guste !!

 

http://salamancartvaldia.es/adjuntos/fichero_444774_20170904.pdf#_blank

HORARIO SANZ DENTAL

A punto de empezar el nuevo curso…. que mejor que retomar hábitos, hacernos una revisión dental para mantener nuestra salud bucodental en perfecto estado, para ello,  os recordamos nuestro horario!!

De lunes a viernes de 10:00 a 14:00h y de 16:00 a 20:00h

Nuestro teléfono de contacto: 923 018 330

Os esperamos !!

¿Por qué se debe renovar el cepillo de dientes cada 3 meses?

Cepillarse los dientes es una parte muy importante de la higiene bucal. Debe realizarse al menos dos veces al día , después de cada comida. Es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor, limpiar entre los dientes con seda dental y un cepillo interproximal  ya que  resulta fundamental emplear una correcta técnica de cepillado.

Para conseguir una buena higiene bucal es importante elegir un cepillo de dientes adecuado a las necesidades de cada persona y de calidad.

 

Los profesionales de la odontología recomiendan cambiar el cepillo de dientes como mínimo cada 3 meses, porque:

  • Con el uso y el paso del tiempo los filamentos del cepillo pueden deteriorarse. Unos filamentos gastados no pueden eliminar el biofilm bucal con la misma eficacia que unos en óptimas condiciones; un cepillo en mal estado puede llegar a dañar las encías y, además, incrementar la contaminación bacteriana.

 

  • Los cepillos de dientes constituyen el medio ideal para el crecimiento de bacterias, especialmente cuando los filamentos quedan húmedos. La contaminación del cepillo de dientes se produce poco después del primer uso y aumenta a medida que se va utilizando. Los cepillos dentales pueden actuar, por tanto, como reservorio para los microorganismos pudiendo desempeñar un papel importante dentro de la salud bucal y sistémica de un individuo. Los cepillos contaminados pueden ser una fuente de reinfección de la boca e incluso afectar a la salud general, causando infección y problemas gastrointestinales, cardiovasculares, respiratorios y renales.

 

A pesar de que la acumulación de microorganismos es inevitable, puedes seguir algunos consejos que te ayudarán a minimizarla:

  • Hay que enjuagar con agua el cepillo después del cepillado para eliminar la pasta de dientes y cualquier resto que pudiese quedar adherido a los filamentos.

 

  • Eliminar el exceso de agua, guardarlo en posición vertical y permitir que se seque al aire hasta volver a utilizarlo. Un ambiente húmedo es más favorable para el crecimiento de microorganismos que el aire libre .

 

  • Utiliza cepillos con capuchón protector con agujeros, que ayudan a mantener el cepillo en óptimas condiciones de higiene y al mismo tiempo permiten la ventilación necesaria.

 

  • Cambia tu cepillo cada 3 meses o cuando empieces a ver los primeros signos de desgaste de los filamentos.

 

Recuerda, renovar es salud.

Dientes oscuros y tetraciclinas

Las tetraciclinas son un antibiótico de alto espectro empleado para atajar infecciones respiratorias, del sistema urinario o que afectan al estómago, así como patologías dermatológicas como, por ejemplo, el acné.

Pero, ¿qué relación existe entre estos medicamentos y nuestra estética bucodental?

 

Tetraciclinas: la tinción de los dientes

Las tetraciclinas son un medicamento de uso masivo que les era suministrado tanto a niños como a adultos, especialmente durante las décadas de los años 60 y 70.

Con el transcurso del tiempo se descubrió que su ingesta tenía varios efectos secundarios. Entre ellos destacan los vómitos y cierto malestar estomacal, urticarias y diferentes afecciones a nivel cutáneo, molestias en la boca y dolor de garganta y, por último, la tinción de los dientes.

Esta repercusión a nivel oral tiene lugar incluso en casos en los que los dientes no han erupcionado todavía.

La tinción que estos antibióticos producen en los dientes es fácilmente reconocible: se trata de unas manchas horizontales de tonalidades grisáceas o marrones que se distribuyen a lo largo de la pieza dental.

 

El grado de coloración del esmalte no depende únicamente del antibiótico suministrado, sino también de la duración del tratamiento. En función de la forma, el color y de la intensidad de estas manchas, podemos distinguir cuatro grados de tinción por tetraciclinas:

  • Tinción de primer grado por tetraciclinas, caracterizada por la aparición de manchas amarillentas o de color gris claro de manera uniforme por la superficie dental.
  • Tinción de segundo grado de tetraciclinas, cuyas manchas son un poco más intensas que las típicas de la tinción de grado I.
  • Tinción de tercer grado, con manchas que oscilan entre tonos grises más oscuros y manchas azuladas. En este caso, las manchas no están distribuidas de manera uniforme: se forman dos bandas horizontales.
  • Tinción de cuarto grado de tetraciclinas, con tinciones muy severas que pueden llegar a afectar incluso a la encía.

Si bien estas manchas no tienen ninguna influencia sobre la salud de nuestra boca, sí tienen consecuencias negativas en la estética de la sonrisa de la persona afectada.

 

¿Cómo eliminar las manchas por tetraciclinas?

Si bien las manchas provocadas por las tetraciclinas son tinciones internas que no llegan a eliminarse de manera completa, existen dos tratamientos recomendados para rebajar su intensidad. LA elección de uno u otro se hará en función de la severidad e intensidad de la tinción.

No todas las manchas por tetraciclinas se pueden eliminar con un blaqueamiento dental, depende del grado de severidad de la tinción.

 

  • Blanqueamiento dental por tetraciclinas

Aquellos pacientes cuyas tinciones dentales no sean muy acusadas –primer y segundo grado de tinción por tetraciclinas- recurrirán a un tratamiento de blanqueamiento dental.

El blanqueamiento es un tratamiento destinado a aclarar el esmalte de los dientes, reduciendo la tonalidad del mismo con el fin de conseguir una sonrisa más estética. Es un procedimiento sencillo y muy cómodo para el paciente. Además, obtiene resultados inmediatos y no tiene ningún efecto secundario permanente.

 

Si bien es cierto que las manchas, en muchos casos, no llegan a eliminarse de manera total, el blanqueamiento dental rebaja la tinción de las manchas y las hace casi imperceptibles.

Sin embargo, este tratamiento no es efectivo en aquellos casos de tinciones profundas impregnadas en el esmalte –tercer y cuarto grado-, de manera que no son reversibles.

En estas ocasiones, está recomendado un tratamiento de carillas de composite o porcelana para conseguir una sonrisa más estética.

 

  • ¿Qué son las carillas?

Las carillas son unas finas láminas de cerámica o composite que se colocan cementadas sobre la cara vestibular del diente.

Es el tratamiento indicado para aquellos pacientes que quieren mejorar el color y la forma de sus piezas dentales sin tocar la estructura de los mismos.

Podemos distinguir varios tipos de carillas:

  1. Carillas de porcelana, realizadas en una cerámica muy resistente con alto grado de traslucidez. Tienen un grosor muy fino aproximadamente el mismo que una lente de contacto, lo cual da la posibilidad de llevar a cabo el tratamiento sin necesidad de anestesia.
  2. Carillas de composite, realizadas a partir de una resina con una estética muy similar al esmalte dental.

 

Tus dientes no son herramientas

¿Cuántas veces has intentado abrir una tapa con la boca?

¿Cuántas veces has roto el plástico de una etiqueta con los dientes?

¿O has intentado partir algo con la fuerza de la boca?

 

Pues sí, muchísimas. Y todo esto que haces, cada vez, cada pequeño mordisco, cada fina etiqueta, perjudica la salud de los dientes.

 

Tus dientes son increíblemente fuertes y parece que pueden aguantar lo que haga falta. Pero lo cierto es que si los fuerzas y los malgastas de forma innecesaria, finalmente tus dientes acabarán estropeándose y lamentablemente comenzarás a sufrir problemas como desgaste, inflamaciones, o incluso caída de las piezas dentarias.

 

Con estos malos hábitos, estas dañando tus dientes de manera irreversible. Por lo te pedimos que por favor sigas estos consejos:

  • No utilices tus dientes para abrir cosas: los dientes no están destinados para abrir cajas ni nada similar. De hecho, este hábito perjudicial puede causarte mala oclusión por el desgaste de los dientes de forma desigual, y esta maloclusión puede conllevar al problema de ATM.

 

  • No utilices tus dientes como tijeras: desde una cinta de plástico hasta objetos más peligrosos como quitar el plástico de los cables, existen las tijeras y están destinadas para esta función.

 

  • No utilices tus dientes como auxiliares: si no puedes sujetar la percha, organízate y cógela después con la mano. Tu boca tampoco está destinada a sujetar bolsas, clavos, ni nada por el estilo. Este mal hábito puede dañar tus dientes a largo plazo.

 

  • No utilices los dientes para masticar objetos extraños: cuando somos niños nos acostumbramos a masticar los lápices, y sin darnos cuenta, cuando nos hacemos mayores, transferimos este hábito a los bolígrafos, y este hábito puede debilitar nuestros dientes y provocar la pérdida de la estructura dental. Además, aunque creamos que nos relaja y evita el estrés, realmente lo fomenta.

 

Por el beneficio de tu salud dental y por evitar malos hábitos que tus hijos pueden aprender el día de mañana, te pedimos que tengas en cuenta estos consejos y los leas detenidamente para poder interiorizarlos. De esta forma, buscarás una tijera la próxima vez que quieras cortar una cinta, seguro.