Claves sobre el sellador de fisuras

El sellado dental es clave para prevenir patologías como la caries. Normalmente los selladores se colocan en los dientes posteriores para tapar fisuras vulnerables a la caries.

 

¿En qué consiste el sellado dental?

La caries es la patología bucodental más extendida a nivel mundial y afecta especialmente a los niños y los más mayores. Su origen se encuentra en los ácidos que forman una cavidad y pueden provocar la pérdida dental.

En este sentido, el sellado dental es un tratamiento clave para prevenir su desarrollo. A menudo se forman fisuras en nuestros dientes que pasan inadvertidas pero que pueden ir acumulando restos de alimentos, placa y bacterias que forman la caries dental.

 

Sellador de fisuras: las claves

En general los selladores se colocan en la superficie de molares, puesto que son la parte del diente que más grietas y fisuras tiene. A menudo se trata de piezas temporales, pero lo normal es que se coloquen en molares permanentes con riesgo de caries.

Los surcos o fisuras de los molares y premolares son más complicados de limpiar por el paciente, puesto que, se trata de espacios de difícil acceso por los filamentos del cepillo, algo que favorece la acumulación de placa bacteriana. Por ello el odontólogo puede optar por la colocación de selladores en algunas de estas piezas.

 

¿Cuánto tiempo dura el sellador?

Aunque con el tiempo es recomendable cambiarlo, diversos estudios han demostrado que los selladores duran años en la boca del paciente en buen estado.

Para evitar la formación de estas fisuras y la actuación de los ácidos, es esencial mantener una buena rutina de higiene. Hablamos del cepillado dental después de cada comida. Pero como hemos indicado, el cepillo por sí solo no es capaz de llegar a estos espacios difíciles. Por ello los profesionales  recomiendan potenciar la higiene interproximal mediante técnicas como el colutorio y el hilo dental. En este sentido conviene incorporar el flúor a la rutina de higiene, ya que protege y remineraliza el esmalte. En la actualidad existen diversos productos que incorporan flúor como el colutorio y la pasta de dientes.

Por último no olvides visitar a tu dentista de confianza con regularidad. Se recomienda acudir a la consulta una vez cada seis meses. En las clínicas Sanz Dental realizamos un diagnóstico y tratamiento personalizados para conseguir los mejores resultados con cada sonrisa. Consulta a nuestros profesionales sin compromiso y consigue una sonrisa más sana y bonita.