COMIDAS Y BEBIDAS BENEFICIOSAS Y PERJUDICIALES PARA TUS DIENTES

La alimentación tiene una gran importancia para nuestra salud general y nuestra salud bucodental. Por ello recordaremos algunos consejos sobre algunos de los mejores y peores alimentos que recomendamos.

 

Alimentos beneficiosos para tus dientes

Los alimentos que enumeramos a continuación deben estar presentes en el día a día de aquellos que quieran mantener una salud dental adecuada, sin exceder su consumo, y adecuando el uso de estos a las necesidades que tengamos:

Leche y yogures: Los productos lácteos son una importante fuente de calcio (indispensable para la reparación del esmalte).

Contiene Fosfatos y vitamina D, lo que aumenta su beneficio sobre dientes y huesos. Los lácteos son sustancias básicas, lo que quiere decir que contrarrestan el efecto de los ácidos en la boca y ayudan frente a la caries y la erosión dental.

Queso: Posee alto contenido de caseína, la cual es una fosfoproteína con capacidad remineralizante (empleada como principio activo frente a caries en algunas pastas y geles de recomendación profesional).

Chicles/ caramelos sin azúcar y con xilitol: Este edulcorante natural, extraído de la madera del abedul, tiene importantes efectos anticariogenicos y bacteriostáticos, reduciendo las bacterias orales más relacionadas con la caries y disminuyendo así la formación de la placa bacteriana.

Agua: Si no estamos correctamente hidratados, nuestro organismo empieza a ahorrar agua, y por lo tanto va a producir menor cantidad de saliva. Una persona que tiene boca seca tiene mayor riesgo de presentar caries, enfermedad de las encías, infecciones orales, entre otras. Por lo tanto lo recomendable es consumir aproximadamente 2 litros de agua diario.

Semillas y frutos secos: Son ricos en vitaminas y minerales. Las almendras, avellanas y pistachos destacan por su alto contenido en calcio, y las semillas de girasol, sésamo y piñones destacan por su contenido en magnesio. Por estas características son las meriendas recomendadas.

Verduras de hoja verde: constituyen una importante fuente de calcio y fibra, verdura tales como las espinacas, alcachofa, acelgas, brócoli. Por su alto contenido en fibra requiere de una masticación prolongada, aumentando asi la formación de saliva.

Frutas y verduras crudas: se recomienda comer 1 fruta o verdura de textura consistente diaria, ya que con ellas se tiene un efecto barrido de la placa bacteriana.

Te: él te a la vez que nos mantiene hidratados nos aporta flúor y polifenoles, con acción antibacteriana. Debido a sus antioxidantes él te mancha con facilidad los dientes, pero con una higiene bucal correcta y acudiendo a nuestro dentista periódicamente, no hay de qué preocuparnos.

 

Alimentos perjudiciales para tus dientes

La lista de alimentos perjudiciales no se trata de una prohibición de consumo de los mismos, sino que si nos preocupa nuestra salud dental, debemos consumirlos con moderación y siendo conscientes en todo momento del efecto que producen en nuestra salud dental:

Dulces: Son los más cariogenicos de todos los alimentos ya que contienen sacarosa (a partir de ella las bacterias orales producen acido). Añadimos que estos dulces por lo general son de textura pegajosa y se ingieren de manera aislada, incrementa el riesgo de caries. Es por ello que debemos cepillarnos los dientes luego de comerlos.

Refrescos, zumos industriales y bebidas energéticas: También contienen gran cantidad de sacarosa. Los refrescos tiene variedad de ácidos muy agresivos, tales como: carbónico, cítrico, fosfórico. Estos Ácidos son capaces de disolver progresivamente el esmalte.

Cítricos: Este grupo de frutas que contienen su acido característico, tienen la propiedad de desmineralizar los tejidos duros del diente.. Los cítricos son responsables de la erosión dental, exposición dentinaria, y es por ello que se asocia también a la hipersensibilidad dental. Es por ello que se recomienda tomarlo con pajita y esperar 30 minutos para luego cepillarnos los dientes después de tomar el zumo.

Vinagre: el ácido acético contribuye al deterioro del esmalte. Los vinagres dulces disimulan el ácido del vinagre, pero lo contienen igualmente, además de ganar azucares. Es por ello que se recomienda emplear vinagres muy líquidos que las reducciones.

Vino: Es uno de las bebidas que más puede teñir debido al contenido de taninos, además de las uvas oscuras, destaca la granada. El vino blanco por su parte, no posee la capacidad de manchar pero es bastante más acido

Alcohol: Afecta indirectamente, ya que deshidrata la boca y reduce para capacidad defensiva de la saliva. Además de ellos incrementa el riesgo de cáncer bucal. El alcohol y el tabaco actúan de manera sinérgica.