Dolor de muelas: ¿por qué me duele la muela?

¿Te has levantado con dolor de muela?

La odontalgia, o dolor de muelas, es el motivo más frecuente por el cual se acude al dentista.  Los dientes son órganos sensibles, tienen vitalidad.

Este síntoma puede aparecer de un día para otro y las causas que lo provocan pueden variar. La boca es una zona altamente sensible y al sufrir algún tipo de daño en los dientes podemos presentar un dolor muy intenso. Como consecuencia, las molestias pueden extenderse a otras partes como la cabeza generando un mayor malestar. Lo cierto es que la visita al dentista en estos casos siempre suele ser necesaria y, en muchos casos, responde una falta de higiene bucal o a una limpieza bucal inadecuada.

Si te estás preguntando por qué te duele la muela, te aportamos algunas de las explicaciones que podrían responderte:

 

Hipersensibilidad dentinaria

La hipersensibilidad de los dientes es una de las principales causas por las que puedes sentir dolor. Para poder comprender por qué tienes los dientes sensibles  es necesario entender los diferentes componentes del diente. Nuestras piezas dentales contienen una parte más blanda en su interior conocida como dentina con dos conductos repletos de terminaciones nerviosas. La dentina está cubierta por el esmalte dental, sin embargo, cuando este se desgasta por diferentes causas se produce la sensibilidad dental. Esta es la conocida sensación de pinchazos en la boca cada vez que consumimos algún alimento, especialmente los que están muy fríos o calientes. Esto sucede porque al no contener el esmalte necesario, los líquidos o comidas entran en contacto con los nervios de la dentina.

El desgaste del esmalte que produce la sensibilidad dental se debe a diferentes causas:

  • Cepillado brusco.
  • Uso excesivo de blanqueadores dentales.
  • Consumo de alimentos muy ácidos en exceso.
  • Caries

Otra de las causas más comunes por las que puede doler la muela es una caries. Es una de las afecciones bucales más frecuentes y conocidas y es consecuencia, en la mayoría de ocasiones, de una higiene bucal incorrecta. Por ello, es imprescindible saber cómo lavarse los dientes correctamente.

La boca acumula bacterias cada vez que comemos o bebemos. Estas bacterias se almacenan y, en caso de no cepillarnos correctamente los dientes, acaban formando la conocida como placa dental. Este conjunto de bacterias se adhieren entre el diente y la encía, además de convertirse en un cálculo dental que daña el esmalte del diente progresivamente. Esta situación genera que el esmalte se vaya desgastando hasta el punto de producir un orificio. Cuando esto sucede, las bacterias entran en el interior del diente y se acumulan. Dicha acumulación va generando daños cada vez más en el interior del diente, y cuando llegan al nervio es cuando produce el dolor.

 

Hiperemia pulpar

Cuando una afección como una caries o la hipersensibilidad no es tratada, las bacterias pueden llegar a los túbulos dentinarios generando inflamación en la pulpa. La pulpa es es un tejido ubicado en el interior del diente que contiene vasos y nervios. Cuando esta zona resulta dañada es casi inevitable que el nervio muera. En estos casos es frecuente sentir el dolor en la muela al morder y masticar alimentos. Los daños en la pulpa pueden ser principalmente dos:

  • Pulpitis reversible: La pulpa dental está viva y, una vez se extraen las bacterias u otros agentes invasores, la pulpa puede desinflamarse y volver a su situación normal.
  • Pulpitis irreversible: Tiene lugar cuando el daño en la pulpa y la inflamación del nervio no puede tratarse.

 

Necrosis pulpar

El nervio de la pulpa dental muerte. En estos casos es posible que se produzcan cambios en la coloración del diente por la descomposición del tejido pulpar. La necrosis pulpar es una de las causas del dolor de muela.

 

Gingivitis y periodontitis

Aunque estas afecciones bucales generan daños en las encías, también pueden provocar dolor en los dientes. Estas tienen lugar cuando hay una acumulación de placa bacteriana entre el dente y la encía. Dicha acumulación provoca inflamación en las encías, enrojecimiento e irritación. Es importante saber que la placa bacteriana genera sarro, y este no puede ser eliminado a no ser que acudamos al dentista. Cuando la gingivitis se prolonga y no se trata deriva en un problema bucal mayor conocido como periodontisis. La periodontitis afecta al hueso y supone un riesgo que puede llegar a provocar la caída de los dientes.

Si presencias inflamación en las encías, enrojecimiento irritación y sangrado durante el cepillado debes visitar el dentista. En este artículo te damos algunos consejos para prevenir la gingivitis

 

Traumatismo dental

Otra de las respuestas a “por qué me duele la muela” es un traumatismo en la pieza dental. Esta situación suele derivar de un golpe en la muela que conlleva a la pérdida de la pieza dental. Cuando esto sucede, el nervio puede quedar expuesto provocando un intenso dolor en la muela. Para poder eliminar el dolor es necesario reconstruir la muela con el fin de cubrir el nervio. Una caries que no ha sido tratada también puede eliminar parte de la muela hasta llegar al nervio.