Enfermedad periodontal y parto prematuro

Una madre gestante con periodontitis tiene al menos el doble de posibilidades de sufrir un parto prematuro, por lo que se aconseja atender a la salud bucodental antes de plantearse un posible embarazo.

 

Si eres mujer y estás pensando en quedarte embarazada mejor que cuides tus encías porque, si se tiene infecciones de las encías, como gingivitis o periodontitis previas, se eleva el riesgo adicional de que haya resultados adversos del embarazo. De hecho, una mujer gestante con periodontitis tiene al menos el doble de posibilidades de sufrir un parto prematuro, por lo que se aconseja atender a la salud bucodental antes de plantearse un posible embarazo.

Las alteraciones en los niveles hormonales que se producen durante el embarazo afectan a los vasos sanguíneos de las encías, al funcionamiento de las células del periodonto -tejido que rodea y soporta los dientes-, a las bacterias de la placa y al sistema inmune local. Esto explica que la inflamación de las encías aumente durante el embarazo, y desaparezca habitualmente tras el parto.

Hoy en día se conoce la importancia que tiene la patología inflamatoria-infecciosa dental, como la periodontitis, en la posibilidad de desencadenar amenazas de parto pretérmino -antes de la semana 37 de gestación-. Como explica el Josep María Lailla, Presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) «este fenómeno está estrechamente ligado a la liberación de prostaglandinas, que son sustancias oxitócicas que actúan en primer término en la maduración cervical y, posteriormente, como inductoras de contracciones uterinas». Además, comenta, los cambios del pH en la saliva, el aumento de la misma y las modificaciones en la placa dental durante la gestación son hechos a tener en cuenta en estas mujeres.

 

Problemas de gestación

Así, se calcula que la enfermedad periodontal puede afectar al 36-100% de las embarazadas, siempre que haya gingivitis previa. La encía está intensamente enrojecida, sangra fácilmente, está engrosada y con aumento claro su tamaño entre los dientes, lo que permite que haya más bacterias por debajo de la encía, explica. Por eso, si la mujer embarazada tiene gingivitis o periodontitis previa al embarazo, se eleva el riesgo adicional de que hayan resultados adversos del embarazo, principalmente parto prematuro o bajo peso. Los expertos calculan que el riesgo de parto prematuro se puede llegar a triplicar si la madre tiene periodontitis . Además, se ha relacionado la enfermedad periodontal con el aumento del tiempo en que una mujer tarda en quedarse embarazada. El embarazo supone la necesidad de alimentar al futuro niño y el organismo femenino se somete a un estrés que puede generar patologías. La boca como parte de ese organismo se ve influida por todas esas circunstancias, pero también la patología bucal puede hacer alterar la evolución del embarazo o puede empeorar ciertas patologías sistémicas.

 

Los ginecólogos y los obstetras deberían recomendar a todas sus pacientes una visita al dentista al inicio del embarazo. Hay que insistir en la necesidad de resolver los posibles problemas periodontales de la mujer antes del embarazo o, como tarde, en las primeras semanas del mismo. Como se subraya desde SEPA y SEGO, de la misma manera que sucede con la preparación que realizan para fortalecer sus huesos, es recomendable que las mujeres embarazadas o que pretendan tener un hijo sigan un especial cuidado con la salud bucodental y se preparen bucalmente para ser madres (visitas al odontólogo, higiene oral adecuada, y tratamientos periodontales si son necesarios). Una adecuada técnica de higiene bucal (utilización frecuente de cepillo dental, cepillos interdentales y/o seda dental) es fundamental, no sólo para reducir a la mínima expresión la gingivitis, sino para prevenir la aparición de posibles efectos adversos en el embarazo.

 

Feliz lunes, a por la semana 🙂