TRAUMATISMOS EN LOS DIENTES DE LECHE

Los golpes en los dientes de leche son muy frecuentes por caídas accidentales cuando los niños empiezan a caminar, mientras juegan, o por pérdida del equilibrio.

Es importante tener en mente que hay una estrecha relación entre las raíces de los dientes de leche que han recibido el golpe  y los dientes definitivos que se están formando debajo.Por este motivo el modo de actuar y el tratamiento de los golpes en los dientes de leche es muy distinto al de los dientes definitivos.

En general los dientes afectados son los incisivos superiores. Los incisivos de leche (0-6 años) se cambian alrededor de los 7 años. Entre los 6 y los 8 años es importante fijarse muy bien si se trata de un incisivo de leche o definitivo, porque las lesiones dentales que pueden ocurrir son muy parecidas en ambas denticiones, pero se tratarán de modo distinto.

 

¿Qué lesiones pueden producirse?

Pueden producirse hasta 14 tipos de lesiones dentales distintas.
Estas son algunas que requieren atención inmediata.

  • Rotura del diente (Fractura dental): puede ser casi imperceptible a un trozo grande.
  • Desplazamiento del diente (Luxación): el diente puede desplazarse lateralmente, hacia fuera (Extrusión) o hacia dentro (Intrusión).
  • Caída del diente por un golpe (Avulsión)
  • Fracturas óseas: En accidentes graves puede afectarse el hueso que sujeta los dientes.

 

¿Qué hacer?

  • Mantener la calma y concentrase en el bienestar del niño.
  • Lavar la herida cuidadosamente con agua.
  • Observar qué daños se han producido
  • Si hay heridas en los labios o la lengua haz compresión con una gasa para detener el sangrado.
  • Acudir a su dentista o a un servicio que disponga de urgencias odontológicas.

Primeros auxilios para el paciente con avulsión dentaria.

    1. Asegurarse de que el diente avulsionado es un diente permanente ya que los dientes temporales no deben ser reimplantados.
    2. Mantener al paciente en calma.
    3. Buscar el diente y cogerlo por la parte de la corona, evitar tocar la raíz.
    4. Si el diente está sucio dejar correr el agua del grifo durante 10 segundos, procurando no tocar la raíz. Sería ideal intentar reimplantar el diente y reposicionarlo en el alveolo. Hacer morder en un pañuelo para mantenerlo en posición.
    5. Si eso no fuera posible, poner el diente en un medio de conservación adecuado (vaso de leche, suero o soluciones adecuadas al efecto). El diente puede ser transportado, también, en la boca guardándolo entre los molares o en el interior de la mejilla. Evítese guardarlo en agua.
    6. Acudir de inmediato a un centro donde puedan recibir tratamiento dental de urgencia.

¿Es necesario ir al dentista?

  • Si falta un trozo de diente.
  • Si los dientes han desplazado o se mueven.
  • Si el niño no muerde igual que antes.
  • Si un diente ha saltado de la boca.

(Si no hemos encontrado el diente, el dentista comprobará que el diente no se haya desplazado completamente hacia dentro.)

Durante la visita el odontólogo explorará para ver que ha sucedido y hará pequeñas radiografías intraorales.

 

Complicaciones

Debemos vigilar la aparición de:

  • Inflamación en la encía
  • Aumento prematuro de la movilidad del diente
  • Aparición de un granito de pus
  • Cambios de color en el diente (amarillo, marrón, gris o rosa). En ocasiones los golpes en los dientes de los bebés pasan desapercibidos hasta que los padres detectan un cambio de color.

Si esto sucede es importante que lleves a tu hijo  al dentista, valorará el tratamiento más adecuado para prevenir defectos de formación en los dientes definitivos que aún están en desarrollo.

Estos defectos pueden consistir en:

  • Pequeñas manchas blancas o marrones.
  • Formación incompleta del esmalte o de la raíz.
  • Retrasar o impedir la salida del diente definitivo.

Son más frecuentes después de golpes importantes con desplazamiento hacia dentro (intrusión), diente que sale por completo (avulsión) o fracturas del hueso que sujeta los dientes.

Son necesarios los controles periódicos, controlándose hasta que salga el diente permanente con la frecuencia que indique el profesional.

 

Tratamiento:

Factores a tener en cuenta:

  1. Riesgo de daños en el diente permanente a causa del golpe o del mismo tratamiento.
  2. Cooperación del niño.
  3. Tiempo que falta para el recambio.
  4. Interferencias para morder.

La prioridad principal es prevenir daños en el diente definitivo que hay debajo.

El tratamiento puede consistir en conservar o extraer el diente si hay riesgo de dañar el diente definitivo.

En fracturas pequeñas se pule o repone la parte que falta, mientras que en fracturas grandes se trata el nervio, si es posible.

En desplazamientos leves se puede reposicionar el diente con mucho cuidado o dejar que lo haga por si mismo, depende del caso.
En desplazamientos graves  o dientes de leche que han salido por completo de la boca se preferirá la extracción del diente de leche.