31 de Mayo día mundial sin TABACO

El consumo de tabaco y la salud bucal

Si bien la mayoría de las personas son conscientes del impacto que tiene el consumo de tabaco en su salud, muchas no tienen en cuenta el impacto sobre la salud bucal, por ejemplo:

  • El 50% de los adultos fumadores tienen enfermedades de las encías (periodontales).
  • Los fumadores tienen el doble de probabilidades de perder sus dientes que los no fumadores.
  • Los fumadores de cigarrillos tienen casi el doble de probabilidades de necesitar tratamientos de conductos radiculares que los no fumadores.
  • Fumar reduce la efectividad de los tratamientos para las enfermedades de las encías.
  • Fumar aumenta el riesgo de dolores bucales, caries y retracción de las encías (que puede provocar la pérdida de dientes).
  • El tabaco reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones, como infecciones en la boca o las encías. Fumar también limita el crecimiento de los vasos sanguíneos, lo que retrasa la cicatrización del tejido de las encías después de una cirugía o si se lastiman.
  • El tabaco sin humo (tabaco de mascar) se asocia con cáncer en las mejillas, encías y la línea de los labios. Los consumidores de tabaco sin humo tienen 50 veces más probabilidades de desarrollar estos tipos de cáncer que las personas que no consumen tabaco.
  • Los habanos, el tabaco de mascar y las hojas de tabaco sin procesar contienen pequeñas partículas que son abrasivas para los dientes. Cuando se mezclan con la saliva y se mastican, se forma una pasta abrasiva que con el tiempo desgasta los dientes.

¿QUÉ ES UN MUCOCELE? ¿CÓMO SE TRATA?

Los mucoceles son considerados quistes, que ocurren por la rotura de una glándula salivar menor, con ‘salida’ de saliva al tejido de alrededor. Se producen generalmente en el labio inferior, algo fácilmente detectable por los padres o los pediatras de cabecera del niño con una simple exploración.

Cuando aparecen los mucoceles es natural preocuparse, puesto que su apariencia es incómoda y causan disgustos al comer o hablar. Estas vesículas en los labios, aunque inofensivas, son molestas y hacen que te preguntes ¿por qué aparecen?, ¿cómo se quitan? Aquí contestamos tus dudas.

 

Mucoceles en el labio

Estas vesículas son quistes mucosos inofensivos que se forman en las glándulas salivales menores cuando se rompen o bloquean los diminutos conductos por los que se mueve la saliva. Los más comunes son los mucoceles en el labio inferior, pues se manifiestan en 90% de los casos, aunque también pueden aparecer en labio superior, lengua, así como paladar.

Alcanzan hasta 1 cm o más de diámetro y pueden hallarse de forma superficial en los tejidos como una vesícula redondeada, trasparente, de coloración azulada y con líquido, o profunda, con un grosor mayor del tejido que los cubre y coloración rosa pálido. Se clasifican en dos tipos de acuerdo a su origen:

  • Mucoceles por extravasación: son la forma más frecuente, aparecen en personas entre 10 y 30 años. Surgen por lesiones, como el hábito de morderse el labio o recibir un golpe, que provocan la ruptura de un conducto de la glándula salival, con lo que el contenido mucoso sale a los tejidos cercanos y forma el quiste.
  • Mucoceles por retención: son menos frecuentes y suelen afectar a personas mayores de 40 años. Aparecen en diferentes zonas, incluyendo las glándulas salivales mayores. Se produce por obstrucción de un conducto salival, por lo que éste se dilata dando lugar a quistes en la boca.
  • Mucoceles superficiales: cuando se presentan en el paladar o en la parte posterior de la lengua ,en ese caso la vesícula se revienta para convertirse en úlcera. También se presentan como ránulas, un quiste poco frecuente y de tamaño mayor que aparece en el suelo de la boca o bajo la lengua debido a obstrucción de un ducto.

 

¿Por qué aparecen los mucoceles?

Una ruptura o bloqueo de un conducto salival puede tener numerosas causas, ya que pueden deberse a lesiones, como mordeduras o succiones. Por ello, los mucoceles pueden presentarse de diversas formas y en distintos sitios, reventar cuando son superficiales o permanecer por largo tiempo cuando son profundos. Algunos de los factores más usuales que contribuyen a su aparición son:

  • El hábito de morderse el labio
  • Perforaciones en la lengua o el labio inferior.
  • Pequeñas heridas por aparatos de ortodoncia.
  • Dentadura postiza, en este caso se forman sobre la encía.
  • Empuje lingual, trastorno infantil en que la lengua se presiona contra los dientes mientras el niño descansa.
  • Mordedura de mejillas.
  • Medicamentos que causan que la saliva se vuelva espesa y obstruya los ductos salivales.
  • Liquen plano, enfermedad inflamatoria que afecta la boca con salpullido.
  • Quemaduras o infecciones en la boca.

Aunque evadir traumatismos puede ayudar en la prevención de mucoceles, no asegura del todo la ausencia de estas vesículas. En especial en niños y jóvenes, quienes son los más propensos a padecerlos. Cabe destacar que la mayoría de estos quistes son indoloros.

 

Tengo un mucocele, ¿cómose trata?

Algunos casos se resuelven por sí solos en un lapso de 3 a 6 semanas, como sucede con cerca de la mitad de los mucoceles en niños. Otros tienden a crecer, permanecer por meses o volverse recurrentes, entonces son necesarias la revisión y diagnóstico de un dentista.

Usualmente, en este grado el tratamiento contra mucoceles con más efectividad es la extirpación quirúrgica menor, en la que se utiliza anestesia local para efectuar una pequeña incisión y que tiene una recuperación rápida, sin necesidad de ingresar al paciente. Otros tipos de estos quistes requieren tratamiento específico:

  • Drenaje: no se recomienda, puesto que la incisión se cierra rápidamente y la ránula puede volver a formarse.
  • Marsupialización: es una sencilla intervención en que se extirpa la parte superior de una ránula y se suturan los bordes. No obstante, hay alta probabilidad de que el mucocele regrese.
  • Extirpación de ránula y glándula sublingual: (ubicada en la base de la boca): es efectuada por un dentista con experiencia, puesto que la glándula se encuentra cerca el nervio lingual, relacionado con las sensaciones en la lengua. En este caso puede que se requiera anestesia general y mayores cuidados.

Si el mucocele se remueve quirúrgicamente, el paciente necesitará descanso por un día y deberá comer alimentos suaves de 3 a 5 días. Además sentirá ligero dolor, por lo que el dentista podría recetar medicamentos antiinflamatorios. No obstante, a pesar de efectuarse una extirpación de mucoceles, existe una posibilidad de que el quiste vuelva a aparecer.

 

Tratamiento dental de los pacientes con trastornos del tiroides.

HIPERTIROIDISMO

El hipertiroidismo es una situación de hiperactividad metabólica generalizada del organismo como consecuencia de una producción exagerada de hormona tiroides que se traduce en las siguientes manifestaciones clínicas: ansiedad, irritabilidad, temblor, aumento de apetito, pérdida de peso, vómitos y diarreas, intolerancia al calor, piel caliente y pegajosa, HTA, taquicardia y fibrilación auricular.

  1. Los niños con hipertiroidismo presentan una pérdida prematura de los dientes temporales y una erupción precoz de la dentición permanente.
  2. Existe una tendencia a la osteoporosis del hueso alveolar.
  3. Estos pacientes parecen desarrollar caries  y enfermedad periodontal a un ritmo rápido, posiblemente por consumir cantidades excesivas de azucares para satisfacer las demandas calóricas aumentadas.

Tratamiento dentales en pacientes con hipertiroidismo

En pacientes con hipertiroidismo no tratados o mal controlados.

  • Trataremos las infecciones activas.
  • Evitaremos procedimientos quirúrgicos.
  • Evitaremos adrenalina u otras aminas (en AL, hilo retractor).

Pacientes con hipertiroidismo pero bien controlados:

  • Evitaremos las infecciones agudas o crónicas orales.
  • Aplicaremos procedimientos y tratamientos normales.
  • En caso de crisis tirotóxica (que se trata de una situación grave, poco frecuente, cuya mortalidad es del 30% y su diagnóstico es clínico: aceleración del metabolismo de forma descontrolada) requiere el ingreso hospitalario urgente del paciente.

 

HIPOTIROIDISMO

El hipotiroidismo se caracteriza por un déficit en la secreción de hormonas tiroideas y consecuentemente un enlentecimiento de la actividad metabólica, produciendo las siguientes manifestaciones clínicas como: embolamiento mental, hipoactividad, alertagamiento, hipotonía muscular, disminución del apetito, aumento del peso, estreñimiento, intoleracia al frío, piel seca y áspera, edema palpebral, hipotensión arterial, bradicardia, macroglosia (aumento lingual).

Manifestaciones orales del Hipotiroidismo

  • Retraso de la erupción dentaria.
  • Maloclusión (secundaria a la macroglosia).
  • Aumento del tamaño de la lengua con papilas atróficas.
  • Retraso esquelético.
  • Gingivitis y caries dental importante (debido a la respiración bucal), debido a la macroglosia no pueden cerrar la boca.
  • Deterioro de la respuesta inmune disminuida y desarrollo de candidiasis crónicas

Tratamiento dentales en pacientes con hipotiroidismo

En pacientes con hipotiroidismo no tratados:

  • Tratar las infecciones agudas.
  • Evitar procedimientos quirúrgicos.
  • Evitar depresores SNC (narcóticos, barbitúricos) por su respuesta exagerada.
  • Hipotiroidismo evitar ansiolíticos.
  • Hipertiroidismo evitar adrenalina.

En pacientes con hipotiroidismo tratados:

  • Evitar las infecciones orales agudas.
  • Aplicar procedimientos y tratamiento normales.

 

AGEUSIA

AGEUSIA

 Es la pérdida total del sentido del gusto que se caracteriza por la incapacidad para saborear sustancias dulces, ácidas, amargas o saladas.

  1. Hipoageusia: Alteración del sentido del gusto que se caracteriza por tener disminuida la capacidad para saborear sustancias dulces, ácidas, amargas o saladas.
  2. Disgeusia: Consiste en la distorsión del sabor, o percepción de un sabor en ausencia de la sustancia que debería haberlo provocado.


EL SENTIDO DEL GUSTO:

  • El gusto son las sensaciones sensitivas simples percibidas por los diferentes órganos de la boca cuando comemos o bebemos, donde la lengua es el más importante a la hora de identificar los gustos y los sabores.
  • El sentido del gusto sólo percibe cuatro gustos básicos: dulce, salado, ácido y amargo; cada uno de ellos detectado por un tipo especial de papilas gustativas.
  • Toda la superficie de la lengua está  recubierta de una mucosa bucal, donde se pueden distinguir unas zonas muy bien delimitadas, que reaccionan prioritariamente ante cada uno de los cuatro gustos básicos, debido a la distribución concreta de las cuatro familias de papilas linguales o gustativas.
  • Las alteraciones del sentido del gusto se deben a condiciones que interfieren con el acceso de la sustancia gustativa a los receptores en las células gustativas, a lesiones en éstas células, o bien a lesiones en las vías neuronales encargadas de transportar el estímulo nervioso hasta la corteza cerebral.

 

CAUSAS

Las causas responsables de la Ageusia pueden ser:

  • Como consecuencia de cirugías de oído medio o por la extracción de los terceros molares; durante las cuales puede ser frecuente la lesión de la rama timpánica del nervio facial.
  • La medicación es una de las causas más frecuentes de la alteración del gusto.
  • Por el paso del tiempo. Durante el envejecimiento algunas personas experimentan  un cierto grado de pérdida del gusto, sin que se pueda determinar una causa  justificada, ni un tratamiento apropiado.
  • Como consecuencia de una infección de las vías respiratorias altas, infección  sinusal, etc.
  • Lesión de cabeza, cáncer o traumas de diversa índole.
  • Trastornos hormonales.
  • Problemas odontológicos.
  • Exposición o intoxicación  por metales pesados y otras sustancias tóxicas.
  • Exposición a radioterapia para el cáncer de cabeza o cuello.

 

 

TRATAMIENTO

No hay ningún tratamiento específico para resolver la pérdida del gusto, aunque dependiendo de la causa se pueden establecer diferentes alternativas:

  • Cuando es debida a una infección bacteriana o fúngica, la erradicación de la infección supone normalmente la recuperación de las sensaciones gustativas.
  • Cuando va asociada a una xerostomía; es decir, a una sensación subjetiva de sequedad de boca, debida a un mal funcionamiento de las glándulas salivales, produciendo una disminución del flujo de saliva. En estos casos se puede tratar mediante la   aplicación de saliva artificial o Pilocarpina.
  • Si es debido al consumo de medicamentos, la solución pasa por eliminar dicha  medicación, siempre valorando la relación riesgo-beneficio.
  • Si la ageusia es de origen traumático, normalmente suele resolverse espontáneamente.

Sialoadenitis, una inflamación de las glándulas salivales.

Podemos definir la Sialodenitis como la inflamación de las glándulas que producen la saliva. En este caso los conductos se obstruyen y no se segrega saliva. Nuestra saliva es fundamental para el buen funcionamiento de nuestra salud. Un problema en la función de las glándulas salivares pueden llevar a enfermedades de las encías o a desarrollar caries dental.

Existen distintos motivos que pueden provocar la inflamación de las glándulas, estos motivos pueden ser:

  • Cálculos,tapones,
  • Estrechamiento de los conductos salivares
  • Obstrucción por malformación de los conductos o simplemente algún objeto que pueda obstruir estos conductos.

Siendo la Sialoadenitis obstructiva la más frecuente de todas.

La saliva llega a la boca a través de pequeños tubos llamados conductos, que son los que se obstruyen cuando sufrimos sialodenitis. Una de las características más evidentes de una sialodenitis obstructiva es la hinchazón de la glándula cuando se ingiere alimento, ya que al producir más saliva para envolver el bolo alimenticio, y tener los conductos obstruidos, ésta no puede salir produciéndose la hinchazón. Esta afectación se la conoce como el síndrome de la hora de comer.

Nuestras glándulas salivares producen alrededor de un litro de saliva al día. Esta saliva es fundamental para la lubricación de la boca, nos ayuda a tragar, protege los dientes contra las bacterias y nos ayuda en la digestión de los alimentos. Las glándulas salivares humanas se dividen en dos grupos, diferenciándolas en función de su tamaño e importancia podemos hablar de las glándulas salivares mayores y las glándulas salivares menores.

 

Causas de Sialoodenitis

En la mayoría de los casos la Sialoadenitis es producida por “cálculos” salivares, aunque también puede ser la consecuencia de una infección bacteriana o viral, aunque en otros casos puede surgir debido a otras causas como una reacción alérgica, un golpe o como consecuencia de exposición a radiaciones. En la sialodenitis se bloquea el conducto salivar y esto produce hinchazón de la glándula salivar, además de dolor y mal sabor de boca.

Las piedras salivares son acumulaciones de depósitos cristalizados de saliva. Estas piedras o cálculos a veces pueden obstruir los conductos y bloquear el flujo de la saliva. Si la saliva no puede salir se acumulará en la glándula y causará dolor e hinchazón. Es dolor suele ser intermitente y va a peor de forma progresiva. La enfermedad puede ser de duración aguda (pasajera) o crónica.

Los cálculos son más propicios a aparecer en las glándulas submanidbulares, que en las glándulas parótidas, debido en gran parte por la forma de los conductos y por el tipo de secreción, aunque también se dan casos de sialolitos, en los conductos de Steno. Más extraño es la aparición de cálculos en las glándulas sublinguales e incluso en las glándulas menores.

 

Causas de Sialoadenitis | Inflamación Bacteriana o Vírica

Las infecciones pueden ser otra causa de inflamación de las glándulas salivares o Sialodenitis, estas infecciones se suelen producir en personas de avanzada de edad, aunque existen otros motivos que pueden llegar a provocar infecciones. Una de estas infecciones virales pueden ser las paperas, que a menudo afecta a la glándula salival parótida, pudiendo provocar parotiditis.

Las paperas es una enfermedad que visiblemente afecta a las glándulas salivales, provocando que la cara de una persona se hinche generando altas fiebres

Estas infecciones bacterianas se pueden ser producidas por:

  • Obstrucción en los conductos por cálculos, puede desembocar en una infección bacteriana.
  • Limpieza deficiente en la boca
  • Por desihidratación
  • Tabaquismo
  • Enfermedad crónica

El Staphylococcus aureus y otros microorganismos como los estreptococos o las bacterias anaerobias pueden provocar la enfermedad.

 

Síntomas de la Sialoadenitis

Los síntomas de esta inflamación pueden ser variados en función de las personas, pero te dejamos con los más comunes:

  • Hinchazón en la zona de la glándula
  • Dolor molestias al hablar y tragar. Dolor por debajo de la mandíbula
  • Boca seca
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Edema o inflamación de la glándula salivar
  • Dolor en el cuello
  • Dolor dental
  • Náuseas y vómitos

 

Tratamiento de la Sialoadenitis

El tratamiento tendrá en cuenta la causa que ha originado el trastorno. En algunos casos, el propio sistema defensivo del organismo se encarga de atacar la infección por lo que no es necesario tratamiento. Aunque será el odontólogo  tras valorar los síntomas del paciente,prescribirá un tratamiento.

  • Si tenemos un absceso, se podrá recurrir a una aspiración o incluso a una cirugía con el fin de conseguir drenar la infección.
  • Los mejores tratamientos son una buena higiene oral. Un cepillado a conciencia de los dientes, paladar y lengua, por lo menos una vez después de cada comida, conseguirá evitar que la infección se extienda y será un gran aliado para su curación.
  • Suspenda inmediatamente el consumo de cigarrillos, si somos fumadores, con el fin de conseguir una curación más rápida.
  • Los enjuagues con agua tibia y sal (media cucharadita de sal en una tasa de agua) pueden proporcionar alivio y mantener la boca húmeda.
  • Tomar mucha agua y usar gotas de limón sin azúcar para aumentar el flujo de saliva en la boca y reducir la hinchazón. El masaje de la glándula con calor puede ayudar.

 

Recesión dental por un cepillado dental muy fuerte ¿Es posible evitarla?

Entre muchas personas existe la falsa creencia de que realizar un cepillado dental muy fuerte ayudará a dejar nuestros dientes más limpios. Si bien esto puede parecernos lógico, la realidad está muy lejos de esto. Aplicar demasiada presión cuando estamos lavándonos los dientes debilita el esmalte, algo que nos puede causar serios problemas a la larga. Es lo que llamamos abrasión dental.

Tu dentista de confianza puede informarte acerca de cómo realizar una técnica de cepillado dental óptima para ti, evitando las problemáticas que comentábamos anteriormente.

Naturalmente esto no quiere decir que debas dejar de cepillarte los dientes, pero sí que la técnica que realices debe buscar maximizar la higiene, respetando siempre los tejidos orales.

 

¿Qué efectos tiene un cepillado fuerte?

Un cepillado agresivo ocasiona diferentes problemas en nuestra boca: desgasta el esmalte de los dientes, daña las encías causando la retracción y deja al descubierto la raíz dental lo que provoca sensibilidad.

Pero, además, la recesión de encías puede dar lugar a otras enfermedades, como las caries de raíz, que tienen más probabilidades de aparecer cuando dicha zona está expuesta.

Por otro lado, la raíz descubierta favorece la acumulación de placa bacteriana y, por tanto, la aparición de enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis).

Además, como hemos mencionado anteriormente, las encías retraídas causan un deterioro estético. Esto se debe a que dejan la raíz dental a la vista y el diente se ve demasiado alargado.

 

¿Cuál es la solución a las encías retraídas?

Para poder solucionar la recesión de encías, lo primero es acabar con la causa concreta que ha originado la retracción. En este caso, el cepillado agresivo.

Una vez que comenzamos a cepillarnos los dientes de manera más suave, será el periodoncista el que determine si es necesario llevar a cabo un injerto para recuperar el nivel de encías anterior.

En caso de que así sea, es importante destacar que el tratamiento que se requerirá será siempre odontológico, ya que no hay ningún remedio natural por el cual la encía se recupere o regenere por sí sola.

En función del nivel de retracción que haya alcanzado la encía, el periodoncista podrá llevar a cabo un injerto de encía  que es una cirugía que consiste en extraer una pequeña muestra de tejido del paladar para posteriormente colocarla en la zona donde la encía se ha retraído.

 

La abrasión dental se puede evitar, si sabes cómo

El odontólogo asesorará acerca de qué tipo de pasta dental puede usar. Durante la visita a su dentista, éste le informará acerca del estado de su salud oral.

En caso de no evitar los factores que comprometen su salud oral podemos terminar sufriendo problemas dentales con el paso del tiempo: determinados pacientes refieren un aumento de la sensibilidad al frío o al calor.

Hay que saber también que sin esta capa de protección nuestros dientes serán más propensos a infecciones, por lo que si no cuidamos nuestra higiene oral tendremos un mayor riesgo de sufrir problemas como caries.

Como siempre decimos, la mejor técnica para evitar la abrasión dental siempre viene ligada a la prevención. Evitar mordernos las uñas, usar cepillos de dientes de cerdas suaves o medias son cosas muy sencillas que nuestra sonrisa nos agradecerá mucho, mucho tiempo.

 

Dolor de muelas: ¿por qué me duele la muela?

¿Te has levantado con dolor de muela?

La odontalgia, o dolor de muelas, es el motivo más frecuente por el cual se acude al dentista.  Los dientes son órganos sensibles, tienen vitalidad.

Este síntoma puede aparecer de un día para otro y las causas que lo provocan pueden variar. La boca es una zona altamente sensible y al sufrir algún tipo de daño en los dientes podemos presentar un dolor muy intenso. Como consecuencia, las molestias pueden extenderse a otras partes como la cabeza generando un mayor malestar. Lo cierto es que la visita al dentista en estos casos siempre suele ser necesaria y, en muchos casos, responde una falta de higiene bucal o a una limpieza bucal inadecuada.

Si te estás preguntando por qué te duele la muela, te aportamos algunas de las explicaciones que podrían responderte:

 

Hipersensibilidad dentinaria

La hipersensibilidad de los dientes es una de las principales causas por las que puedes sentir dolor. Para poder comprender por qué tienes los dientes sensibles  es necesario entender los diferentes componentes del diente. Nuestras piezas dentales contienen una parte más blanda en su interior conocida como dentina con dos conductos repletos de terminaciones nerviosas. La dentina está cubierta por el esmalte dental, sin embargo, cuando este se desgasta por diferentes causas se produce la sensibilidad dental. Esta es la conocida sensación de pinchazos en la boca cada vez que consumimos algún alimento, especialmente los que están muy fríos o calientes. Esto sucede porque al no contener el esmalte necesario, los líquidos o comidas entran en contacto con los nervios de la dentina.

El desgaste del esmalte que produce la sensibilidad dental se debe a diferentes causas:

  • Cepillado brusco.
  • Uso excesivo de blanqueadores dentales.
  • Consumo de alimentos muy ácidos en exceso.
  • Caries

Otra de las causas más comunes por las que puede doler la muela es una caries. Es una de las afecciones bucales más frecuentes y conocidas y es consecuencia, en la mayoría de ocasiones, de una higiene bucal incorrecta. Por ello, es imprescindible saber cómo lavarse los dientes correctamente.

La boca acumula bacterias cada vez que comemos o bebemos. Estas bacterias se almacenan y, en caso de no cepillarnos correctamente los dientes, acaban formando la conocida como placa dental. Este conjunto de bacterias se adhieren entre el diente y la encía, además de convertirse en un cálculo dental que daña el esmalte del diente progresivamente. Esta situación genera que el esmalte se vaya desgastando hasta el punto de producir un orificio. Cuando esto sucede, las bacterias entran en el interior del diente y se acumulan. Dicha acumulación va generando daños cada vez más en el interior del diente, y cuando llegan al nervio es cuando produce el dolor.

 

Hiperemia pulpar

Cuando una afección como una caries o la hipersensibilidad no es tratada, las bacterias pueden llegar a los túbulos dentinarios generando inflamación en la pulpa. La pulpa es es un tejido ubicado en el interior del diente que contiene vasos y nervios. Cuando esta zona resulta dañada es casi inevitable que el nervio muera. En estos casos es frecuente sentir el dolor en la muela al morder y masticar alimentos. Los daños en la pulpa pueden ser principalmente dos:

  • Pulpitis reversible: La pulpa dental está viva y, una vez se extraen las bacterias u otros agentes invasores, la pulpa puede desinflamarse y volver a su situación normal.
  • Pulpitis irreversible: Tiene lugar cuando el daño en la pulpa y la inflamación del nervio no puede tratarse.

 

Necrosis pulpar

El nervio de la pulpa dental muerte. En estos casos es posible que se produzcan cambios en la coloración del diente por la descomposición del tejido pulpar. La necrosis pulpar es una de las causas del dolor de muela.

 

Gingivitis y periodontitis

Aunque estas afecciones bucales generan daños en las encías, también pueden provocar dolor en los dientes. Estas tienen lugar cuando hay una acumulación de placa bacteriana entre el dente y la encía. Dicha acumulación provoca inflamación en las encías, enrojecimiento e irritación. Es importante saber que la placa bacteriana genera sarro, y este no puede ser eliminado a no ser que acudamos al dentista. Cuando la gingivitis se prolonga y no se trata deriva en un problema bucal mayor conocido como periodontisis. La periodontitis afecta al hueso y supone un riesgo que puede llegar a provocar la caída de los dientes.

Si presencias inflamación en las encías, enrojecimiento irritación y sangrado durante el cepillado debes visitar el dentista. En este artículo te damos algunos consejos para prevenir la gingivitis

 

Traumatismo dental

Otra de las respuestas a “por qué me duele la muela” es un traumatismo en la pieza dental. Esta situación suele derivar de un golpe en la muela que conlleva a la pérdida de la pieza dental. Cuando esto sucede, el nervio puede quedar expuesto provocando un intenso dolor en la muela. Para poder eliminar el dolor es necesario reconstruir la muela con el fin de cubrir el nervio. Una caries que no ha sido tratada también puede eliminar parte de la muela hasta llegar al nervio.

Xerostomía: sequedad de boca

¿Qué es la xerostomía?

La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad de boca debida a una disminución en la cantidad y calidad de la saliva.
Se trata de un síntoma que en sí mismo no se considera una enfermedad, pero que afecta a quienes lo padecen mermando su calidad de vida. La incidencia en la población madura es alta y el número de casos en adultos mayores de 65 años se triplica. Es la manifestación clínica más común de las disfunciones salivares.
La producción de saliva responde a un ritmo circadiano, por la noche se segrega menos que durante el día, pero también depende de distintos estímulos a los que está sometido el organismo, como olores, comidas, fármacos, etc.

 

¿Qué es la saliva?

La saliva es una solución neutra o ligeramente ácida , transparente, incolora y poco viscosa. Se segrega principalmente por las glándulas parótidas, pero también se secreta en parte por las glándulas submaxilares y sublinguales.
Entre sus funciones se encuentran las siguientes:

  • Lubricar y humedecer los labios y la mucosa bucal
  • Mantener la higiene bucal, eliminando restos de alimentos
  • Ayuda a controlar la temperatura de la boca
  • Facilita la lubricación del bolo alimenticio para que pueda ser fácilmente deglutido
  • Función predigestiva por la presencia de enzimas (lipasas y amilasas)
  • Influye directamente en el sabor de los alimentos
  • Acción antimicrobiana: la saliva epresenta un importante filtro de entrada frente a un buen número de microorganismos patógenos
  • Reducir la acidez provocada por la flora bacteriana bucal, que puede dañar el esmalte, regulando el pH de la saliva

 

Las causas que provocan la xerostomía:

Son múltiples, pero la más frecuente es el uso de medicamentos, aunque rara vez provocan un daño irreversible a las glándulas salivares y, eliminada la causa, generalmente desaparece el problema. A veces un solo medicamento no produce el síntoma, sino que aparece por el consumo de varios conjuntamente. Pero es importante saber que la deficiencia salival puede persisitir durante bastante tiempo después de haber finalizado un tratamiento prolongado.

Entre los fármacos implicados muchos son de primera elección en diversas patologías y, entre ellos se encuentran ansiolíticos, antidepresivos, diuréticos, descongestivos…….

Otras causas de xerostomía puede ser una diabetes no controlada, terapias oncológicas (radioterapia, quimioterapia), enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren o el lupus, beber alcohol, fumar, roncar, respirar por la boca, ambientes secos o con polvo……

La saliva favorece la retención de las prótesis dentales y un ajuste inadecuado podría ser signo de xerostomía (aunque también puede deberse a cambios óseos), por lo que también debería tenerse en cuenta.

 

Síntomas:

  • Disminución del gusto y dificultad en la masticación
  • Halitosis o mal sabor de boca
  • Aftas (heridas) en la boca
  • Disminución de las defensas, por lo que aumenta el riesgo de infecciones por hongos
  • Dificultad para hablar
  • Favorece el acúmulo de placa dental y puede aumentar el número de caries
  • Aumenta la sensibilidad dental
  • Inflamación de las encías, aumentando el riesgo de padecer enfermedad periodontal
  • Necesidad de estar bebiendo líquidos constantemente

 

Tratamiento:

El tratamiento frecuentemente produce sólo resultados parciales y, por ello, se requiere utilizar una serie de medidas generales, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Restringir el consumo de café o refrescos con cafeína
  • Restringir el consumo de bebidas alcohólicas
  • Beber frecuentemente pequeños sorbos de agua a lo largo del día.
  • Evitar alimentos picantes, salados o ácidos
  • Mantener una buena higiene dental con visitas frecuentes al dentista.
  • Masticar chicles sin azúcar. La masticación es un estímulo efectivo para aumentar el flujo salival.
  • En lo referente al tratamiento propiamente dicho habrá que saber si la causa es reversible o no, y en caso de serlo hay que eliminarla. Es necesario también un tratamiento de la enfermedad de base del paciente: diabetes, colesterol, hipertensión……
  • Aparte de ésto, existen productos de salud específicamente registrados para su uso en xerostomía.

 

Labio leporino y paladar hendido

¿Qué son el labio leporino y el paladar hendido?

El labio leporino y el paladar hendido son deformaciones congénitas de la boca y del labio. Estas anomalías afectan aproximadamente a uno de cada 700 nacimientos y son más comunes entre los asiáticos y determinados grupos de indios americanos que entre los caucásicos. Ocurren con menos frecuencia entre los afro-americanos. El labio leporino y el paladar hendido se desarrollan en la etapa temprana del embarazo, cuando los laterales del labio y el paladar no se fusionan como deberían. Un niño puede tener un labio leporino, el paladar hendido o ambos. El labio leporino y el paladar hendido juntos son más comunes en los niños que en las niñas. Es también importante saber que la mayoría de los bebés que nacen con una hendidura son sanos y no tienen ninguna otra anomalía congénita.

 

Paladar hendido:

El paladar hendido se produce cuando el paladar no se cierra completamente, dejando una abertura que puede extenderse dentro de la cavidad nasal. La hendidura puede afectar a cualquier lado del paladar. Puede extenderse desde la parte frontal de la boca (paladar duro) hasta la garganta (paladar blando). A menudo la hendidura también incluye el labio. El paladar hendido no es tan perceptible como el labio leporino porque está dentro de la boca. Puede ser la única anomalía del niño, o puede estar asociado con el labio leporino u otros síndromes. En muchos casos, otros miembros de la familia han tenido también el paladar hendido al nacer.

 

Labio leporino: 

El labio leporino es una deformación en la que el labio no se forma completamente durante el desarrollo fetal. El grado del labio leporino puede variar enormemente, desde leve (corte del labio) hasta severo (gran abertura desde el labio hasta la nariz
Se le dan diferentes nombres al labio leporino según su ubicación y el grado de implicación del labio. Una hendidura en un lado del labio que no se extiende hasta la nariz se denomina unilateral incompleta. Una hendidura en un lado del labio que se extiende hasta la nariz se denomina unilateral completa. Una hendidura que afecta a ambos lados del labio y se extiende hasta y afecta a la nariz se denomina bilateral completa.

Un bebé puede sufrir de labio leporino o de paladar hendido, o de ambos al mismo tiempo. El grado de deformación del labio leporino y del paladar hendido puede variar enormemente. El problema inmediato más común asociado con estas anomalías es la alimentación del bebé.

 

¿Cuáles son los síntomas del labio leporino y del paladar hendido?

Los síntomas de estas anomalías son visibles durante el primer examen que realice el médico de su hijo. Aunque el grado de deformación puede variar, tras la inspección de la boca y los labios puede notarse la anomalía, ya que hay un cierre incompleto del labio, del paladar, o de ambos.

Posibles complicaciones asociadas con el labio leporino y el paladar hendido

Más allá de la deformación estética, las posibles complicaciones que pueden estar asociadas con un labio leporino o un paladar hendido incluyen, pero no están limitadas a, las siguientes:

  • Dificultades de alimentación: Se presentan más dificultades para la alimentación con las anomalías del paladar hendido. El bebé puede ser incapaz de succionar adecuadamente porque el paladar no está formado completamente.
  • Infecciones del oído y pérdida auditiva: Las infecciones del oído se deben a menudo a una disfunción del tubo que conecta el oído medio y la garganta. Las infecciones recurrentes pueden llevar a una pérdida auditiva.
  • Retrasos del habla y del lenguaje: A causa de la abertura del paladar y del labio, la función muscular puede verse reducida, lo que conduce a un retraso en el habla o habla anormal. Consulte con el médico si su hijo necesita una remisión para visitar a un terapeuta del habla.
  • Problemas dentales: Como resultado de las anomalías, es posible que los dientes no puedan salir normalmente y por lo general se requiere tratamiento de ortodoncia.

Malos hábitos que pueden afectar negativamente a los dientes

Ciertos hábitos que encontramos habitualmente en los pacientes pueden resultar realmente perjudiciales para su boca. A fin de dar esquinazo a las más que posibles consecuencias negativas que podamos sufrir por esto, hoy vamos a explicar algunos de los hábitos más nocivos así como lo que causan, para que sepamos a qué nos enfrentamos.

  • Morderte las uñas puede deformar tus dientes

Las uñas tienen bacterias que pueden acarrear una infección grave en caso de que las llevemos a la boca, pero el problema no sólo está ahí. Además de esto, también podemos encontrar problemas de deformación dental, que van desde separación de dientes al apiñamiento, y es que estaremos forzando de forma continua nuestra dentadura sin motivo para ello.

  • Los palillos no son seda dental

Pese a que mucha gente crea que sirven para lo mismo, hay que decir que no es precisamente una buena idea tener por costumbre usar los palillos. La seda dental ha sido pensada específicamente para limpiar el acúmulo de biofilm y restos alimenticios que se quedan en los espacios interdentarios, por lo que realmente no tiene sentido alguno que usemos un palillo para retirar los restos.

El uso del palillo puede hacer que terminemos teniendo problemas periodontales, debido a la presión a la que se somete a la encía cuando lo estamos usando. Si tus espacios interdentales son muy grandes, mejor optar por un cepillo interproximal.

  • Los bolígrafos no son ni comestibles ni masticables

Pero muchos de nosotros hemos tenido el hábito. En universidades, en la oficina… Es estar en un momento de nervios y comenzar a mordisquear el bolígrafo. ¿Suena absurdo, verdad? Pues más lo parece cuando caemos en que éste tiene un efecto parecido (e incluso peor) que mordernos las uñas. Sólo pensemos en la cantidad de bacteria que arrastra y rápidamente pasaremos a pensar que antes de morder el bolígrafo, quizás sea más saludable masticar un chicle xilitol.

  • Tu boca no es un abridor de botellas

Cada vez que una persona abre una botella con la boca se juega mucho más de lo que cree. Esta peligrosa costumbre puede crear traumatismos graves en la dentadura de forma inmediata. Podemos llegar a rompernos el diente quedando éste irreparable, por lo que deberíamos someternos a una técnica de implante dental para recuperar la función y estética perdidas, literalmente, por una tontería. ¡Cuida tu dentadura, sólo tienes una!

  • El tabaco, tu mayor enemigo

Y es que no sólo es nocivo para tus pulmones, tu piel, tu circulación… También puede causar problemas en la boca, afectando a las encías o causando en el peor de los casos cáncer de boca, un tipo de cáncer realmente peligroso.

Si quieres más información sobre cómo seguir mejorando tus hábitos de salud oral sólo pregúntale a tu dentista de confianza durante tu próxima visita rutinaria.