Manchas blancas en los dientes

¿Cuál es la causa de las manchas blancas en los dientes?

Las manchas blancas en los dientes pueden ser el resultado o síntoma de diferentes tipos de dolencias en el esmalte dental. Las dos principales causas de la aparición de manchas blancas en los dientes son:

  • Hipocalcificaciones: Se producen las manchas blancas en los dientes cuando en ciertas áreas del esmalte dental se producen reducciones en la cantidad de calcio, es decir descalificaciones en puntos concretos de nuestros dientes.
  • Hipoplasia: Se producen durante la fase de formación de los dientes definitivos debido a una falta de mineralización que se produce durante la formación del esmalte dental.

 

¿Producen manchas blancas en los dientes los brackets?

La utilización de brackets para la realización de un tratamiento de ortodoncia no tiene porque producir manchas blancas en los dientes si se realiza una correcta higiene bucodental durante el tratamiento.

Si no se realiza una adecuada higiene bucodental cabe la posibilidad de que debajo de los brackets se acumule placa bacteriana y que dicha placa cause una desmineralización que una vez retirados los brackets causen la aparición de líneas blancas.

La utilización de brackets no debería ser un problema puesto que nuestro ortodontista durante todo el tratamiento estará pendiente de cómo vamos llevando nuestra higiene bucodental, evitando de este modo que aparezcan este tipo de problemas.

 

¿Cómo solucionamos las manchas blancas en los dientes?

Cuando detectamos la aparición de manchas blancas en los dientes lo que debemos hacer es acudir a nuestro dentista de confianza para que nos realice un adecuado diagnóstico de la razón por las que han aparecido.

En función de la causa de la aparición de las manchas blancas en los dientes nuestro dentista podrá recomendarnos el tratamiento adecuado para solucionar el problema. Tal y como comentábamos en párrafos anteriores para solucionar las manchas blancas en los dientes es importante determinar la causa de las mismas.

  • Hipoplasia: Cuando el problema de las manchas en los dientes de debe a una carencia de mineralización la solución más adecuada para solucionar el problema estético es la colocación de carillas dentales que consiguen de forma muy rápida y efectiva solucionar el problema estético.
  • Hipocalcificaciones: Cuando las manchas blancas en los dientes se deben a la falta de calcio en puntos aislados del esmalte dental pueden solucionarse con microabrasiones o al igual que en el caso anterior optar por las carillas dentales como solución rápida y eficaz.

Para daros una recomendación certera y adecuada del tratamiento tenéis que acudir a la consulta de vuestro dentista y después de haber realizado un diagnóstico será  vuestro dentista de confianza quién os aconseje el tratamiento adecuado.

Cinco alimentos saludables para tus dientes en Verano

Productos de verano buenos para tu salud bucodental

Parecía que no iba a llegar nunca pero ya tenemos aquí en verano , época que por coincidir con las vacaciones estivales suele ser propiciar que algunas personas relajen el cuidado de su salud bucodental.

Junto a no descuidar las cuestiones de higiene y salud dental durante el verano podemos aprovechar para enriquecer nuestra dieta con productos de temporada de verano que resultan muy beneficiosos para la salud bucodental y que por estar en su mejor época son muy abundantes lo cual redunda en buenos precios.

Pensando en los pacientes de nuestra clínica dental  hemos seleccionado una serie de alimentos de temporada de verano que resultan especialmente ventajosos incorpóralos a la dieta, pues presentan propiedades beneficiosas para la salud bucodental:

 

1-Tomate: En sin lugar a dudas el rey absoluto de la huerta del verano. De color rojo intenso tiene un elevado poder antioxidante y es muy rico en licopeno, una sustancia que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer como puede ser el bucal. Además es rico en vitamina A y C siendo muy beneficioso por ello para la salud de nuestras encías.

 

2-Sandía: La Sandía junto con el melón son frutos muy típicos de la temporada del verano con un alto contenido en agua pues representa casi el 80% de su composición siendo unas frutas ideales para hidratarse en verano. Mantenerse hidratado durante el verano es muy recomendable para la salud bucodental puesto que la saliva realiza una importante función en el bienestar de nuestra boca que en situación de falta de hidratación no se produce.

 

3-Mejillones: Los mejillones, aunque disponibles durante todo el año, son un alimento que durante  el verano recomendamos potenciar en nuestra dieta, un producto natural y saludable con un sugerente y delicioso sabor y a un precio muy económico.  Se trata de un alimento rico en proteínas así como rico en minerales  entre los que destacan el calcio, potasio y magnesio.

 

4-Queso fresco: El queso fresco es un alimento con un alto nivel nutricional muy rico en calcio lo cual resulta muy interesante para el fortalecimiento de los dientes  así como rico en proteínas de alto valor nutricional. En verano podemos tomar queso en las ensaladas que además aportan muchas vitaminas las cuales resultan muy sanas para las encías.

 

5-Sardinas: Se trata de uno de los pescados más típicos de la temporada estival por su abundancia y buenos precios. Es un pescado azul rico en ácidos grasos (Omega 3), vitamina D y flúor lo cual resulta muy beneficioso para la salud de nuestras encías. Su cantidad de vitamina D ayuda a fijar el calcio en los dientes manteniéndolos sanos y fuertes

Alveolitis dental : ¿De qué se trata? ¿Cómo curarla?

La alveolitis dental es una complicación, que aunque muy poco frecuente, puede aparecer tras una intervención de extracción dental., especialmente tras la extracción de las muelas del juicio.

Como hemos mencionado se trata de una complicación poco frecuente pero no por ello menos grave.

 

¿Qué es la alveolitis dental?

La alveolitis dental es una complicación que puede suceder tras la extracción de una pieza dental. Cundo se extrae una pieza dental suele producirse un coagulo sanguíneo en el espacio que deje libre el diente extraído.

El coagulo que se forma protege al alveolo, el hueco que deja el diente  frente a infecciones. En caso de que dicho coagulo no se forme o se desprenda antes de tiempo deja expuesto dicho alveolo dejando vía libre a posibles infecciones que pueden causar inflamación, dándose en este caso la alveolitis dental.

 

¿Qué síntomas presenta la alveolitis dental?

Cundo padecemos una alveolitis dental lo que notaremos son molestias y dolor en la zona que ha quedado libre tras la extracción del diente. Inicialmente se sienten molestias débiles a las que siguen una leve mejoría para finalmente darse un punzante dolor agudo.

El tiempo que transcurre desde que se inician las primeras molestias hasta que se desarrolla el cuadro de dolor agudo es de aproximadamente 15 días.

 

¿Qué podemos hacer para evitar la alveolitis dental?

Para tratar de evita la aparición de una alveolitis dental tras una extracción de dientes es conocer aquellos factores que incrementan el riego de padecer la alveolitis dental:

  • Tabaquismo: El habito de fumar es un factor que incrementa la probabilidad de padecer alveolitis dental. Por ello aquellas personas a las que se le extrae un diente, más allá de aconsejar dejar el hábito de forma permanente, se le aconseja que tras la extracción dental se no se fume.
  • Anticonceptivos orales:Los anticonceptivos por vías oral afectan el ritmo hormonal de los pacientes y debido a la presencia de estrógeno dificultan la creación del coagulo incrementando con ello la probabilidad de padecer alveolitis dental.
  • Edad del paciente:Una edad avanzada del paciente que se somete a un procedimiento de extracción dental incrementa la probabilidad de padecer alveolitis dental.
  • Trauma quirúrgico:Cuando la intervención de extracción de la pieza dental resulta dificultosa se produce una curación más lenta  incrementándose de este modo la probabilidad de que se acabe produciendo una alveolitis dental.
  • Extracción problemática:Cuando se produce una extracción dental problemática en la que se necesita realizar una afectación de tejido extensa se incrementa la probabilidad de padecer alveolitis dental.

 

¿Qué tratamiento tiene la alveolitis dental?

Cundo se produce la extracción dental es normal que se produzcan molestas. Dichas molestias son de carácter tolerable y deberían remitir en un plazo que típicamente dura 48 horas.

Cuando las molestias se extienden más allá delas 48 horas existe la posibilidad de que se haya producido una complicación en forma de alveolitis dental. En dicho caso nuestra recomendación es que acudas al dentista que te realizó la extracción dental para que te realice una revisión del estado de la herida.

Si tras la revisión por parte del dentista se determina que se padece alveolitis dental, se procederá a una limpieza de la herida para la eliminación de cualquier residuo que pudiera quedar. Así mismo se prescribirá analgésico y antiinflamatorios.

Encías sanas: cinco consejos básicos útiles

Unas encías sanas son fundamentales para mantener una adecuada salud bucodental. Las encías son el tejido interior de la boca que recubre las mandíbulas y ayudan a la sujeción de los dientes. Por ello, desempeñan un papel de vital importancia en el funcionamiento de nuestra  dentadura.

 

Consejos para mantener tus encías sanas:

Para ayudarte a mantener unas encías sanas te proporcionamos cinco consejos útiles que te pueden ayudar a mantener la salud de tus encías evitando el tener que padecer las consecuencias de las enfermedades  que pueden afectar a las encías:

 

1.- Mantén una correcta Higiene bucodental:

Una adecuada higiene bucodental es el fundamento para tener unas encías sanas así como una buena salud bucodental. Para mantener tu boca sana te recomendamos que después de cada comida realices una limpieza de tu boca. Dicha limpieza  debe combinar el cepillado dental acompañado del uso de enjuague bucal y de hilo dental. De esta manera conseguiremos eliminar los restos de comida así como eliminar la placa bacteriana.

Muchas veces se centra el proceso de higiene bucal  en el cepillado de los dientes olvidando el resto de partes implicadas. Una correcta higiene bucal ha de tener en cuenta tanto la limpieza de los dientes como el de las encías y la lengua.

Como complemento a la higiene bucodental que debemos practicar en casa en el día a día es recomendable acudir de forma periódica a visitar a tu dentista en la clínica dental para complementar la limpieza diaria con una limpieza dental con técnicas profesionales.

 

2.- Emplea de productos  de higiene bucal adecuados:

Cuando realicemos la higiene bucal es importante que lo hagamos con los productos adecuados. Es un error el pensar que todos los dentífricos son iguales o el seleccionarlos en función de criterios tan poco adecuados como el sabor.  Lo mismo que se aplica a los dentífricos lo podemos aplicar a los enjuagues bucales.

Para elegir unos productos de limpieza bucal que sean adecuados nada mejor que consultar con los profesionales de la salud bucodental, los odontólogos e higienistas dentales, que te podrán asesoran que productos son los más adecuados para poder mantener unas encías sanas.

 

3.- Mantén una dieta sana rica en vitamina C:

La medicina preventiva se basa en dos pilares fundamentales: seguir unos adecuados hábitos de higiene combinados con una dieta equilibrada. Es esencial para mantener unas encías sanas. El incorporar alimentos  ricos en vitamina C resulta muy beneficioso para la mantener unas encías sanas puesto que juega un papel muy importante en la síntesis del colágeno, componente de nuestras encías

 

4.- Detección precoz de los problemas:

La detección precoz de los problemas es la mejor de las maneras para mantener unas encías sanas. Para ello hay que prestarle atención si queremos evitar posibles problemas de salud. Hemos de tener en cuenta los síntomas que nos indican que no tenemos unas encías sanas:

  • Inflamación: Hemos de fijarnos si tenemos las encías inflamadas o existe un cambio en la coloración habitual de las mismas.
  • Sensibilidad: Si al mantener los hábitos de higiene bucal  o al comer notamos que las encías nos causan molestias.
  • Sangrado: Hemos de fijarnos cuando realizamos el cepillado dental si se produce un sangrado en las encías
  • Resulta muy importante para volver a tener unas encías sanas el acudir al odontólogo, que realizará un diagnóstico profesional  y aplicará el tratamiento adecuado que nos pueda permitir volver a disfrutar de unas encías sanas.

 

5.- Acude a las revisiones periódicas:

Cuanto antes se detecta un problema de salud antes se puede empezar a poner solución.   Los problemas tratados a tiempo causan un menor impacto en nuestra salud y presentan un mejor diagnóstico.

Para prevenir y mantener unas encías sanas y evitar o minimizar las molestias caries dentales y el resto de enfermedades nada mejor que acudir a las revisiones periódicas con nuestro odontólogo.

CÓMO AFECTA EL CLORO A LA SALUD BUCAL

En verano, la mayoría de pacientes suelen pasar infinidad de horas en remojo. A lo largo del día, los chapuzones son verdaderamente frecuentes, puesto que nos ayudan a quitarnos de encima el calor, el sudor y el exceso de radicación solar. Aunque bañarnos en la piscina es totalmente saludable para nosotros, una prolongada exposición al cloro puede afectar nuestros dientes. Existen riesgos que comporta un exceso del cloro de las piscinas para nuestros dientes.

La salud dental del nadador

La mayoría de nadadores se sorprenden al conocer los efectos potencialmente corrosivos que los productos químicos del agua de las piscinas pueden tener sobre los dientes. El mantenimiento de una piscina es realmente laborioso: regular la temperatura, el nivel de cloro y equilibrar el nivel de pH. Cuando éste último no está correctamente equilibrado, los dientes pueden estar expuestos a niveles de acidez excesiva.

¿Cuáles son los diferentes problemas que pueden aparecer?

Según estudios  sobre la temática, se ha observado en los últimos años una tendencia altamente común entre los equipos de natación: la decoloración de los dientes. La verdad, con el paso del tiempo, se plantea que la constante exposición al cloro incentiva la coloración marrón de los dientes delanteros de los nadadores.

  • “Los nadadores que a menudo nadan más de seis horas a la semana, exponen sus dientes a grandes cantidades de agua tratada químicamente, ya que los aditivos como antibióticos dan al agua un pH superior al de la saliva, haciendo que las proteínas salivales se descompongan rápidamente y formen depósitos orgánicos en los dientes. Como resultado, se crean depósitos duros o sarro marrón que aparece predominantemente en los dientes delanteros”.
  • La composición del agua de la piscina también puede debilitar el esmalte dental, sobre todo si los niveles de pH son inferiores a 6.
  • La erosión dental también constituye uno de los principales problemas del nadador, por lo que se recomienda fluorar los dientes regularmente para evitar dicha posibilidad.

Aunque estos problemas no suelen aparecer en los nadadores casuales, es recomendable que, sobre todo aquellos pacientes que disponen de piscina en su domicilio, la mantengan adecuadamente. Tomar las medidas adecuadas permitirá evitar una severa y rápida erosión del esmalte dental, especialmente si se nada en ella de forma frecuente. Por lo tanto, si los niveles químicos no son mantenidos rigurosamente, el agua de la piscina que contacta inevitablemente con los dientes puede causar una seria erosión del esmalte.

Relación entre la salud oral y las enfermedades renales

Existe un vínculo directo entre las distintas enfermedades renales y la salud oral. Las personas que sufren enfermedades renales con frecuencia pueden tener algunas complicaciones vinculadas con este trastorno de la salud, por ejemplo, una incapacidad de su sistema inmune que los hace más propensos a las infecciones.

Si se tiene una enfermedad renal se podrá padecer mal aliento o mal sabor en la boca, esto sucede porque el hígado no llega a filtrar bien la urea de la sangre. Al eliminarse se descompone formando un amoníaco que genera este desagradable olor. Este tipo de paciente también podrá padecer cambios en los huesos por la mala absorción del calcio.

Por esa razón, las personas que tienen problemas renales tienen una mayor propensión a perder el hueso mandibular, un problema serio para la movilidad que puede generar la pérdida de los dientes.

Síntomas y complicaciones

Los expertos en la materia consideran que hay diferentes síntomas y complicaciones de las enfermedades renales que podrían llegar a afectar los tratamientos dentales:

  •  Anemia
  • Anorexia
  • Inflamación de la boca y de las glándulas salivares
  • Boca seca o xerostomía
  • Además se puede tener alta presión y distintas enfermedades del corazón

Si se tiene que someter a diálisis es aconsejable planificar un tratamiento con el dentista de confianza, sabiendo que muchos tratamientos odontológicos deberán ser realizados después de la diálisis. Si se tiene una derivación en un brazo será posible que se está más expuesto a infecciones, por esa razón el dentista tendrá que recetar un antibiótico antes de comenzar los tratamientos dentales. Por otro lado, si se toma la presión arterial se tendrá que hacer en el brazo donde no se tenga le shunt.

Es muy importante que los pacientes que tengan este tipo de problema se lo comenten al dentista antes de comenzar los tratamientos, así el profesional evaluará cuál es la mejor alternativa para cada caso y cuáles son los medicamentos apropiados.

CANDIDIASIS ORAL

Candidiasis oral o cándida oral es una infección por hongos levaduriformes del revestimiento de las membranas mucosas de la boca y la lengua.

 

Síntomas de la candidiasis oral

La candidiasis bucal aparece como lesiones aterciopeladas y blanquecinas en la boca y en la lengua. Debajo de este material blanquecino, hay tejido enrojecido que puede sangrar fácilmente. Las lesiones pueden aumentar lentamente en número y tamaño.

 

Causas de la candidiasis oral

La candidiasis bucal es causada por formas de un hongo llamado cándida. Una pequeña cantidad de este hongo vive en la boca la mayor parte del tiempo y por lo general es mantenido a raya por el sistema inmunitario y otros tipos de gérmenes que normalmente también viven allí.

Sin embargo, cuando el sistema inmunitario está débil, el hongo puede multiplicarse, llevando a que se presenten úlceras (lesiones) en la boca y en la lengua. Las siguientes circunstancias pueden incrementar las probabilidades de desarrollar candidiasis bucal:

  • Tomar esteroides
  • Tener una infección por VIH o SIDA
  • Recibir quimioterapia  para el cáncer o medicamentos que inhiban el sistema inmunitario después del trasplante de un órgano
  • Ser muy viejo o muy joven
  • Tener mala salud

La candidiasis bucal se observa comúnmente en bebés y no se considera anormal en ellos a menos que dure más de dos semanas.

Las personas que tienen diabetes  y tuvieron niveles altos de azúcar en la sangre son más susceptibles a contraer la candidiasis en la boca (candidiasis bucal), debido a que el azúcar extra en la saliva actúa como alimento para la cándida.

Tomar altas dosis de antibióticos o tomar antibióticos durante mucho tiempo también incrementa el riesgo de candidiasis oral. Los antibióticos destruyen algunas de las bacterias saludables que ayudan a impedir que la Cándida prolifere demasiado.

Las personas con prótesis dentales mal ajustadas también son más susceptibles a desarrollar candidiasis bucal.

 

El tratamiento de la candidiasis oral

Para la candidiasis bucal, a menudo NO es necesario el tratamiento, debido a que ésta se resuelve por sí sola al cabo de dos semanas.

Si desarrolla un caso leve de candidiasis bucal después de tomar antibióticos, consumir yogur o tomar cápsulas de acidófilos de venta libre puede servir.

Use un cepillo de dientes suave y enjuáguese la boca con una solución de agua oxigenada diluida al 3% varias veces al día.

El buen control de los niveles de glucemia en personas con diabetes puede ser todo lo que se necesita para eliminar una infección de candidiasis bucal.

Si la infección se ha diseminado a todo el cuerpo o si usted tiene VIH/SIDA, se pueden utilizar medicamentos más fuertes.

 

El pronóstico

La candidiasis bucal en bebés puede ser dolorosa, pero rara vez es grave. Debido a la molestia, puede interferir con el proceso de alimentación y, si no se resuelve espontáneamente en dos semanas, llame al pediatra.

La candidiasis bucal en adultos puede curarse; sin embargo, el pronóstico a largo plazo depende del estado inmunitario y de la causa del déficit inmunitario.

 

Prevención de la candidiasis oral

Si presenta brotes frecuentes de candidiasis bucal, el médico le puede recomendar tomar medicamentos antimicóticos regularmente para evitar infecciones recurrentes.

Si un bebé con candidiasis bucal está lactando, hable con el médico acerca de las formas apropiadas de prevenir las infecciones futuras, como un medicamento antimicótico. Esterilice o descarte cualquier chupete. En el caso de los bebés con candidiasis bucal alimentados con biberón, descarte la tetina y compre unas nuevas a medida que la boca del bebé comience a curarse.

Para prevenir la diseminación de la infección por VIH, observe las prácticas de sexo seguro y las precauciones universales al trabajar con hemoderivados.

Temas relacionados sobre Candidiasis oral

  • Enfermedades de la boca
  • Infecciones por cándida
  • Artritis
  • Endocarditis
  • Endoftalmitis
  • Esofagitis
  • Meningitis

 

CURIOSIDADES SOBRE NUESTRA BOCA Y SALUD BUCAL

¿Sabías que… la salud bucal está llena de datos y cifras curiosos?

 

  • La primera pasta de dientes fue creada por los egipcios y contenía unos ingredientes a cada cual más apetecible: piedra pómez en polvo, cáscara de huevo, pezuña de buey, sal, pimienta, mirra, hojas dementa, flores y agua.

 

  • Los griegos se enjuagaban la boca con orina humana. Según las creencias de la época, esta práctica servía para combatir la caries y blanquear los dientes.

 

  • Los dientes de un bebé ya están totalmente formados dentro de la mandíbula en el momento de nacer, aunque normalmente no salen hasta los 6 meses aproximadamente. Pero esta regla tiene excepciones, ya que algunos niños nacen con uno o incluso dos dientes

 

  • Nuestro organismo genera entre 1 y 2 litros diarios de saliva.

 

  • La lengua es el músculo más flexible y más fuerte del cuerpo.

 

  • Sin la saliva no tendríamos sentido del gusto, esto es porque los receptores químicos de nuestras papilas gustativas únicamente pueden funcionar en un entorno líquido

 

  • No hay dos bocas iguales, cada una es única e irrepetible, al igual que nuestras huellas dactilares

 

  • Existen 300 familias distintas de bacterias que viven en las superficies de nuestros dientes.

 

  • En España se venden solo 0’9 cepillos de dientes por persona y año. Esta cifra es chocante si pensamos que se recomienda cambiar de cepillo cada 3 meses, es decir, consumimos 4 veces menos que la cantidad recomendada.

 

  • El esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo humano, gracias a su alto contenido en calcio.

 

  • La lengua de las mujeres es más corta que la de los hombres.

Enfermedades reumáticas y salud bucodental

Las enfermedades reumáticas, que incluyen más de 200 patologías cuyo denominador común es la presencia de manifestaciones clínicas en el aparato locomotor (huesos, articulaciones, ligamentos, bolsas sinoviales, músculos y tendones) no debidas a golpes ni a traumatismos, se caracterizan por su elevada prevalencia en la población general, por su clara tendencia a la cronicidad y por su alto potencial para ocasionar discapacidad.

La artritis reumatoide, la artrosis, la fibromialgia, la gota o la osteoporosis son algunos ejemplos bien conocidos de enfermedades reumáticas, que pueden clasificarse en los siguientes grupos generales:

  • Enfermedades reumáticas degenerativas (artrosis)
  • Enfermedades reumáticas no inflamatorias o extraarticulares (bursitis y tendinitis)
  • Enfermedades reumáticas inflamatorias (artritis reumatoide, gota, lupus eritematoso sistémico, síndrome de Sjögren y vasculitis)
  • Enfermedades reumáticas metabólicas (enfermedad de Paget y osteoporosis)
  • Miscelánea de enfermedades reumáticas (fibromialgia)

 

Las personas que padecen algún tipo de enfermedad reumática  como  tienen alto riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la caviadad oral. En la literatura médica, son varios los estudios que relacionan el estado de salud bucodental con determinadas enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide, la enfermedad de Paget, la osteoporosis o el síndrome de Sjögren, que pueden afectar la cavidad oral y sus estructuras contiguas directa o indirectamente, ya sea por los efectos secundarios de los fármacos usados para tratar estas enfermedades, ya sea por las dificultades motrices para realizar una buena higiene bucodental que pueden presentar las personas afectadas de estas patologías.

 

Alteraciones en el estado de salud bucodental.

Las enfermedades reumáticas, independientemente del tipo específico de patología, pueden causar modificaciones en la cantidad y en la calidad de la saliva

  • Las aftas bucales: son muy comunes en estas enfermedades, estas manifestaciones pueden ser causadas por alergias o sensibilidad alimenticia.
  • Caries
  • Dolor o rigidez en la articulación temporomandibular
  • Enfermedad periodontal
  • Hipertrofia gingival
  • Queilitis (lesión inflamatoria de la comisura labial)
  • Xerostomía:  sensación de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales.

Estas son algunas de las manifestaciones bucodentales presentes en las personas con determinadas enfermedades reumáticas, por lo que una evaluación precisa de la cavidad oral permitirá un mejor manejo de estas condiciones y será clave para el éxito del abordaje terapéutico global de la enfermedad y para mejorar la calidad de vida de quien la padece.

 

Para prevenir estos padecimientos bucales:

  • Es de suma importancia vigilar las infecciones bucodentales así como mantener un estilo de vida saludable, hacer ejercicio y tener una alimentación balanceada
  • Después de cada comida es indispensable cepillar los dientes así como utilizar hilo dental e ir al dentista con más frecuencia para dar seguimiento y control. Lavar la lengua para eliminar las bacterias que generan placa y mal aliento.
  • Quienes usan prótesis dentales, mantenerlas en buen estado y es importante que todos los pacientes visiten al odontólogo con regularidad.
  • Mantenerse hidratado y beber agua durante todo el día, masticar chicle sin azúcar.