¿Por qué se debe renovar el cepillo de dientes cada 3 meses?

Cepillarse los dientes es una parte muy importante de la higiene bucal. Debe realizarse al menos dos veces al día , después de cada comida. Es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor, limpiar entre los dientes con seda dental y un cepillo interproximal  ya que  resulta fundamental emplear una correcta técnica de cepillado.

Para conseguir una buena higiene bucal es importante elegir un cepillo de dientes adecuado a las necesidades de cada persona y de calidad.

 

Los profesionales de la odontología recomiendan cambiar el cepillo de dientes como mínimo cada 3 meses, porque:

  • Con el uso y el paso del tiempo los filamentos del cepillo pueden deteriorarse. Unos filamentos gastados no pueden eliminar el biofilm bucal con la misma eficacia que unos en óptimas condiciones; un cepillo en mal estado puede llegar a dañar las encías y, además, incrementar la contaminación bacteriana.

 

  • Los cepillos de dientes constituyen el medio ideal para el crecimiento de bacterias, especialmente cuando los filamentos quedan húmedos. La contaminación del cepillo de dientes se produce poco después del primer uso y aumenta a medida que se va utilizando. Los cepillos dentales pueden actuar, por tanto, como reservorio para los microorganismos pudiendo desempeñar un papel importante dentro de la salud bucal y sistémica de un individuo. Los cepillos contaminados pueden ser una fuente de reinfección de la boca e incluso afectar a la salud general, causando infección y problemas gastrointestinales, cardiovasculares, respiratorios y renales.

 

A pesar de que la acumulación de microorganismos es inevitable, puedes seguir algunos consejos que te ayudarán a minimizarla:

  • Hay que enjuagar con agua el cepillo después del cepillado para eliminar la pasta de dientes y cualquier resto que pudiese quedar adherido a los filamentos.

 

  • Eliminar el exceso de agua, guardarlo en posición vertical y permitir que se seque al aire hasta volver a utilizarlo. Un ambiente húmedo es más favorable para el crecimiento de microorganismos que el aire libre .

 

  • Utiliza cepillos con capuchón protector con agujeros, que ayudan a mantener el cepillo en óptimas condiciones de higiene y al mismo tiempo permiten la ventilación necesaria.

 

  • Cambia tu cepillo cada 3 meses o cuando empieces a ver los primeros signos de desgaste de los filamentos.

 

Recuerda, renovar es salud.

Dientes oscuros y tetraciclinas

Las tetraciclinas son un antibiótico de alto espectro empleado para atajar infecciones respiratorias, del sistema urinario o que afectan al estómago, así como patologías dermatológicas como, por ejemplo, el acné.

Pero, ¿qué relación existe entre estos medicamentos y nuestra estética bucodental?

 

Tetraciclinas: la tinción de los dientes

Las tetraciclinas son un medicamento de uso masivo que les era suministrado tanto a niños como a adultos, especialmente durante las décadas de los años 60 y 70.

Con el transcurso del tiempo se descubrió que su ingesta tenía varios efectos secundarios. Entre ellos destacan los vómitos y cierto malestar estomacal, urticarias y diferentes afecciones a nivel cutáneo, molestias en la boca y dolor de garganta y, por último, la tinción de los dientes.

Esta repercusión a nivel oral tiene lugar incluso en casos en los que los dientes no han erupcionado todavía.

La tinción que estos antibióticos producen en los dientes es fácilmente reconocible: se trata de unas manchas horizontales de tonalidades grisáceas o marrones que se distribuyen a lo largo de la pieza dental.

 

El grado de coloración del esmalte no depende únicamente del antibiótico suministrado, sino también de la duración del tratamiento. En función de la forma, el color y de la intensidad de estas manchas, podemos distinguir cuatro grados de tinción por tetraciclinas:

  • Tinción de primer grado por tetraciclinas, caracterizada por la aparición de manchas amarillentas o de color gris claro de manera uniforme por la superficie dental.
  • Tinción de segundo grado de tetraciclinas, cuyas manchas son un poco más intensas que las típicas de la tinción de grado I.
  • Tinción de tercer grado, con manchas que oscilan entre tonos grises más oscuros y manchas azuladas. En este caso, las manchas no están distribuidas de manera uniforme: se forman dos bandas horizontales.
  • Tinción de cuarto grado de tetraciclinas, con tinciones muy severas que pueden llegar a afectar incluso a la encía.

Si bien estas manchas no tienen ninguna influencia sobre la salud de nuestra boca, sí tienen consecuencias negativas en la estética de la sonrisa de la persona afectada.

 

¿Cómo eliminar las manchas por tetraciclinas?

Si bien las manchas provocadas por las tetraciclinas son tinciones internas que no llegan a eliminarse de manera completa, existen dos tratamientos recomendados para rebajar su intensidad. LA elección de uno u otro se hará en función de la severidad e intensidad de la tinción.

No todas las manchas por tetraciclinas se pueden eliminar con un blaqueamiento dental, depende del grado de severidad de la tinción.

 

  • Blanqueamiento dental por tetraciclinas

Aquellos pacientes cuyas tinciones dentales no sean muy acusadas –primer y segundo grado de tinción por tetraciclinas- recurrirán a un tratamiento de blanqueamiento dental.

El blanqueamiento es un tratamiento destinado a aclarar el esmalte de los dientes, reduciendo la tonalidad del mismo con el fin de conseguir una sonrisa más estética. Es un procedimiento sencillo y muy cómodo para el paciente. Además, obtiene resultados inmediatos y no tiene ningún efecto secundario permanente.

 

Si bien es cierto que las manchas, en muchos casos, no llegan a eliminarse de manera total, el blanqueamiento dental rebaja la tinción de las manchas y las hace casi imperceptibles.

Sin embargo, este tratamiento no es efectivo en aquellos casos de tinciones profundas impregnadas en el esmalte –tercer y cuarto grado-, de manera que no son reversibles.

En estas ocasiones, está recomendado un tratamiento de carillas de composite o porcelana para conseguir una sonrisa más estética.

 

  • ¿Qué son las carillas?

Las carillas son unas finas láminas de cerámica o composite que se colocan cementadas sobre la cara vestibular del diente.

Es el tratamiento indicado para aquellos pacientes que quieren mejorar el color y la forma de sus piezas dentales sin tocar la estructura de los mismos.

Podemos distinguir varios tipos de carillas:

  1. Carillas de porcelana, realizadas en una cerámica muy resistente con alto grado de traslucidez. Tienen un grosor muy fino aproximadamente el mismo que una lente de contacto, lo cual da la posibilidad de llevar a cabo el tratamiento sin necesidad de anestesia.
  2. Carillas de composite, realizadas a partir de una resina con una estética muy similar al esmalte dental.

 

Tus dientes no son herramientas

¿Cuántas veces has intentado abrir una tapa con la boca?

¿Cuántas veces has roto el plástico de una etiqueta con los dientes?

¿O has intentado partir algo con la fuerza de la boca?

 

Pues sí, muchísimas. Y todo esto que haces, cada vez, cada pequeño mordisco, cada fina etiqueta, perjudica la salud de los dientes.

 

Tus dientes son increíblemente fuertes y parece que pueden aguantar lo que haga falta. Pero lo cierto es que si los fuerzas y los malgastas de forma innecesaria, finalmente tus dientes acabarán estropeándose y lamentablemente comenzarás a sufrir problemas como desgaste, inflamaciones, o incluso caída de las piezas dentarias.

 

Con estos malos hábitos, estas dañando tus dientes de manera irreversible. Por lo te pedimos que por favor sigas estos consejos:

  • No utilices tus dientes para abrir cosas: los dientes no están destinados para abrir cajas ni nada similar. De hecho, este hábito perjudicial puede causarte mala oclusión por el desgaste de los dientes de forma desigual, y esta maloclusión puede conllevar al problema de ATM.

 

  • No utilices tus dientes como tijeras: desde una cinta de plástico hasta objetos más peligrosos como quitar el plástico de los cables, existen las tijeras y están destinadas para esta función.

 

  • No utilices tus dientes como auxiliares: si no puedes sujetar la percha, organízate y cógela después con la mano. Tu boca tampoco está destinada a sujetar bolsas, clavos, ni nada por el estilo. Este mal hábito puede dañar tus dientes a largo plazo.

 

  • No utilices los dientes para masticar objetos extraños: cuando somos niños nos acostumbramos a masticar los lápices, y sin darnos cuenta, cuando nos hacemos mayores, transferimos este hábito a los bolígrafos, y este hábito puede debilitar nuestros dientes y provocar la pérdida de la estructura dental. Además, aunque creamos que nos relaja y evita el estrés, realmente lo fomenta.

 

Por el beneficio de tu salud dental y por evitar malos hábitos que tus hijos pueden aprender el día de mañana, te pedimos que tengas en cuenta estos consejos y los leas detenidamente para poder interiorizarlos. De esta forma, buscarás una tijera la próxima vez que quieras cortar una cinta, seguro.

SANZ DENTAL ESTÁ DE VUELTA !!

YA ESTAMOS DE VUELTA DE VACACIONES Y CON LAS PILAS CARGADAS!!

 

Os recordamos el horario;

Lunes a viernes de 09:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:30 h

 

Teléfono de contacto;

923 018 330

 

¿Qué es la caries del biberón?

La caries del biberón es una patología poco conocida que afecta a los más pequeños. Mantener una buena salud bucodental durante la infancia es clave para tener una boca sana en el futuro. Por ello, es importante prevenir este tipo de patologías durante esta etapa.

 

¿Sabes qué es exactamente la caries del biberón?

Los dientes de leche son temporales y se conocen como primera dentición. Se trata de un total de 20 piezas que se van substituyendo de forma progresiva. Pero cuidarlas es clave para evitar el desarrollo de patologías orales más adelante. De hecho según diversos estudios desarrollar caries del biberón aumenta las posibilidades de tener caries en las piezas definitivas.

La caries del biberón se asocia a niños y bebés que exponen sus dientes a un exceso de azúcar. En el caso de los bebés, las causas pueden ser la alimentación con leche materna durante un tiempo muy prolongado o bien el uso del chupete humedecido en sustancias dulces, como la miel. En los niños la causa principal es el consumo excesivo de azúcar mediante alimentos como los zumos, los refrescos, los caramelos y las golosinas… Este tipo de alimentos contienen azúcares que producen los ácidos relacionados con la caries dental.

 

¿Cómo prevenir la caries del biberón?

  • Rutina de higiene. Mantener una buena rutina de higiene desde edades tempranas es la clave para evitar el desarrollo de la caries del biberón. Antes de que los niños desarrollen sus primeros dientes, es aconsejable limpiar su cavidad oral con un paño húmedo tras cada comida. Más adelante se pueden ir introduciendo de forma progresiva las diferentes técnicas de higiene bucal: cepillado, enjuague… En este sentido es esencial incorporar el flúor. Este mineral fortalece el esmalte y lo protege de la caries.
  • Cambios en la dieta. Otra clave para evitar la caries del biberón es mantener una dieta equilibrada y moderar el azúcar. Así, es aconsejable limitar el consumo de dulces como las golosinas, la bollería o las bebidas azucaradas. Es aconsejable potenciar el consumo de frutas y verduras.
  • Acudir al odontopediatra. A partir del primer año ya es recomendable llevar al pequeño al odontopediatra. Algunos síntomas de la caries no son visibles a simple vista pero pueden ser detectados mediante una exploración rutinaria. Además el pequeño se podrá familiarizar con el ambiente de la consulta, algo esencial para evitar episodios de ansiedad dental.
  • Uso del chupete y biberón. Para prevenir el desarrollo de caries conviene no mojar el chupete en sustancias dulces. Tampoco es recomendable dejar que los pequeños concilien el sueño con el chupete o el biberón puesto.

Con estas pautas tu pequeño podrá mantener una boca más sana y protegida del desarrollo de la caries del biberón.

Dientes supernumerarios ¿Qué son?

La presencia de dientes supernumerarios es algo más común de lo que parece, especialmente entre los niños. Esta situación puede darse tanto en la primera dentición como en los dientes definitivos.

 

¿Qué son los dientes supernumerarios?

Los dientes supernumerarios o hiperdoncia son piezas “adicionales” a la dentición normal que no deberían haber crecido. Estos dientes pueden crecer de forma individual o bien en grupo, y en ocasiones pueden crecer invertidos. En la mayoría de casos no producen síntomas y se descubren de manera casual, mediante una radiografía rutinaria. Según diversos estudios el 2,5% de la población desarrolla estas piezas dentales adicionales.

Estos dientes surgen en diferentes zonas del maxilar y con diferentes tamaños. En el 90% de los casos, se desarrollan en el maxilar superior y en la zona central, entre los dientes incisivos y caninos. Tienen una forma similar a la de las piezas normales pero a la larga pueden provocar alteraciones tanto estéticas como funcionales, de modo que el odontólogo puede valorar la necesidad de realizar una exodoncia.

 

Complicaciones por dientes supernumerarios

La hiperdoncia puede producirse en cualquier etapa y conlleva diversas complicaciones. Estas son algunas de las más habituales:

  • Desarrollo de los dientes definitivos. Si ocurre durante la infancia, estos dientes pueden provocar problemas en el desarrollo de los dientes definitivos porque bloquean su salida.En esta etapa es cuando más se recomienda la exodoncia, para evitar que las piezas definitivas salgan con una posición defectuosa.
  • Apiñamiento dental. En otros casos, cuando la hiperdoncia se da en pacientes adultos puede provocar apiñamiento dental. El apiñamiento consiste en tener los dientes amontonados, de modo que se altera tanto la estética como la funcionalidad de la sonrisa.
  • Quistes.
  • Retención de placa bacteriana. La retención  provoca que se acumule, algo que favorece el desarrollo de patologías como la caries dental.
  • Alteraciones estéticas y funcionales.

Para evitar todas estas complicaciones es esencial acudir al odontólogo de confianza con regularidad. Mediante una exploración o radiografía dental rutinaria se puede detectar a tiempo el desarrollo de uno o varios dientes supernumerarios.

El tratamiento más recomendado para estos dientes es la extracción. Consiste en una intervención quirúrgica que se realiza con anestesia local. Después de la exodoncia es importante mantener algunos cuidados bucodentales para completar correctamente la recuperación. No existe un momento ideal para extraer estos dientes, pero es importante prevenir su desarrollo para evitar efectos en el resto de piezas dentales.

 

Sonrisa gingival ¿Qué es? ¿Cómo podemos solucionarla?

La sonrisa gingival es una deficiencia estética consistente en que las encías, generalmente de la mandíbula superior, se muestran en exceso cuando el paciente sonríe.

Nos gustaría aclarar que a diferencia de otro tipo de problemas de estética dental en las cuales existe una componente funcional y otra estética, como puede ser la ortodoncia, en el caso de la sonrisa gingival es una cuestión puramente estética

Padecer de sonrisa gingival no causa ningún tipo de problema de salud bucodental ni incrementa la propensión a padecer enfermedades como pudieran ser las de tipo periodontal. Las única implicaciones que pudiera tener se hallan en el plano de la psicología si debido a la sonrisa gingival el paciente desarrollo una menor autoestima o bien temores a la hora de sonreír.

 

Los tipo de sonrisa gingival dependen

  1. Sonrisa gingival anterior:Es el caso que se da cuando el exceso de encía que se muestra es la que está situada parte superior de los incisivo de la mandíbula superior.
  2. Sonrisa gingival posterior:Se da cuando se muestra encía desde el primer premolar hacia detrás siendo como su nombre indica la parte de las encías expuesta la que corresponde a la parte posterior de la boca.
  3. Sonrisa gingival mixta:En ese caso se produce una situación intermedia entre las dos anteriormente descritas mostrándose encía en la parte anterior y posterior.

 

¿Cuáles son las causas de la sonrisa gingival?

Son múltiples las causas que pueden producir el problema de la sonrisa gingival pero entre las más frecuentes podríamos destacar:

  • Retracción de las encías insuficiente durante el proceso de erupción dental que hace que se muestre demasiada proporción de encías sobre diente en cuanto a canon de estética dental.
  • Labio superior corto en exceso que hace que al sonreír quede al descubierto una parte de las encías estéticamente excesiva.
  • Un tamaño excesivo del maxilar superior que nuevamente hace que la parte de encía que se muestra al sonreír sea superior a lo que marca el canon de estética dental.

 

Soluciones posibles para la sonrisa gingival

La sonrisa gingival es un problema de estética dental que en función de sus causas y las características particulares de cada uno de los casos puede ser abordado de forma distinta:

  1. Soluciones con cirugía gingival: Para solucionar la sonrisa gingival se realiza una cirugía, técnicamente llamada “gingivectomía” que consiste en una leve cirugía que modifica la forma de las encías para conseguir dejar a la vista una mayor parte del esmalte natural de los dientes. La cirugía empleada para solucionar la sonrisa gingival es de carácter menor, se realiza con un bisturí electrónico y no deja cicatrices. Es por ello que aquellos pacientes que padecen de sonrisa gingival no deben temer a la hora de valorar tomar medidas para solucionar el problema de estética dental una compleja operación.
  2.  Soluciones con carillas dentales:Existen situaciones en la que para la solución de la sonrisa gingival lo más adecuado es el empleo de carillas dentales que hagan que los dientes parezcan más largos que los naturales y de este forma se recupere la proporción estética entre la parte visible de los dientes y la parte de encías que se muestra.
  3. Soluciones con ortodoncia: Hay ocasiones en las que la sonrisa gingival puede ser corregida con el empleo de ortodoncia, sobre todo si va acompañada de una mala posición de los dientes o una forma inadecuada de la mordida. Con el movimiento adecuado de los dientes se puede conseguir reducir la cantidad de encía expuesta consiguiendo de este modo una mejora en el problema de la sonrisa gingival.