SÍ, NOS VAMOS DE PUENTE… DESDE EL DÍA 1 HASTA EL 8 !! EL DÍA 11 ESTAMOS DE VUELTA

¡¡¡Unos días de  vacaciones para reponer fuerzas!!!…la clí­nica estará cerrada desde el 1 al 8 de diciembre.

Volveremos el día 11 con las pilas cargadas !!

Disfrutad del puente ….NOS VEMOS A LA VUELTA !!

Repercusiones bucodentales de los trastornos alimentarios

Trastornos alimentarios 

Son un grupo de trastornos mentales caracterizados por un comportamiento alterado frente a la ingesta de alimentos y una obsesión por el control de peso como respuesta, en general, a una insatisfacción con la imagen corporal. La predisposición biológica (genética), la presión social, el entorno familiar o el carácter de la persona están implicados en el origen de estos trastornos que tienen consecuencias negativas nutricionales, físicas, psicológicas y sociales, y que pueden llegar incluso a poner en peligro la vida de las personas que los padecen.

La anorexia nerviosa;

Afecta mayoritariamente a mujeres adolescentes, aunque cada vez hay más niñas prepuberales y más hombres que la sufren, se caracteriza por una preocupación desmesurada por la imagen corporal y un gran deseo de delgadez. Aunque anorexia, etimológicamente, significa pérdida de apetito, éste no suele ser es el caso de la persona con anorexia, de ahí que no sea infrecuente que intercale episodios bulímicos para intentar saciar su apetito. La restricción de alimentos a que se somete la persona con anorexia nerviosa no sólo provoca pérdida de peso, sino que tiene repercusiones generales, como alteraciones del ciclo menstrual, aislamiento social, disminución de la presión arterial, enlentecimiento del ritmo cardíaco, excesiva sensibilidad al frío, fragilidad de uñas y cabello, pérdida de masa muscular, etc.

La bulimia nerviosa;

Afecta especialmente a mujeres pero de edad algo más avanzada, se caracteriza por la ingesta descontrolada de grandes cantidades de comida seguida de sentimientos de culpa que llevan a la persona que la padece a poner en marcha conductas compensatorias (vómitos, diuréticos, laxantes y ejercicio físico desmesurado). La ansiedad, las cefaleas, la hinchazón de la cara o el abandono del cuidado personal son algunas de las manifestaciones generales de este trastorno.

Aunque la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son los dos trastornos de la conducta alimentaria más conocidos, existen michos otros, como el trastorno por atracones (comida excesiva pero sin intento de purga) o la ortorexia (obsesión por la comida sana).
La anorexia y la bulimia nerviosas tienen también grandes repercusiones bucodentales, de ahí que el odontólogo puede desempeñar una función clave en el diagnóstico de un caso de trastorno de la conducta alimentaria.

Las erosiones dentales, especialmente en la cara lingual o palatina de los dientes anteriores, son una de las manifestaciones más características de las personas con trastornos de la conducta alimentaria, sobre todo en la bulimia, y se deben a la acción del ácido de los jugos gástricos del estómago al provocar el vómito recurrente. Es importante que la persona tome conciencia del daño que su conducta está provocando en sus dientes y que, además de solicitar la ayuda necesaria para curarse, tome algunas medidas adicionales para evitar que la erosión empeore:

  • No cepillarse justo después del vómito.
  • Enjuagarse con abundante agua antes del cepillado.
  • Utilizar productos con sustancias humectantes y que estimulen la salivación para disminuir la acidez bucal.
  • No abusar de zumos de fruta ácidos.
  • Huir de la ingesta de alimentos ricos en azúcares.

 

Otros signos de trastornos bucodentales:

  • La pérdida del esmalte provocará también la aparición de hipersensibilidad dental.
  • La inflamación de las glándulas salivales
  • Queilitis (inflamación de la comisura labial)
  •  Xerostomía(sequedad bucal) son otras de las manifestaciones bucodentales de las personas con bulimia nerviosa, quienes pueden padecer también, al igual que en el caso de la anorexia nerviosa
  • Alteraciones periodontales, debidas a la escasa ingesta de nutrientes esenciales para un buen mantenimiento de los tejidos de soporte
  • Lesiones de los tejidos blandos (mucosas).

Estar atentos a todas estas manifestaciones puede ayudar a detectar a tiempo un trastorno de la conducta alimentaria, lo que repercutirá favorablemente en el pronóstico de unos procesos de evolución compleja y prolongada.

CÓMO CUIDAR NUESTRA SALUD BUCODENTAL DURANTE LA DIÁLISIS

Los riñones son un órgano vital para el cuerpo, puesto que excretan sustancias de desecho tóxicas para el organismo, regulan el equilibrio del medio interno (homeostasis) y tienen una función endocrinometabólica que estimula la producción de glóbulos rojos, controla la presión arterial y permite mantener unos huesos fuertes.

Cuando los riñones son incapaces de realizar adecuadamente su función y de limpiar correctamente la sangre, debe recurrirse a una máquina que los sustituya. Las dos técnicas que pueden reemplazar la función renal son la hemodiálisis (hospital, 3 veces por semana) y la diálisis peritoneal (domicilio, 3-5 veces al día). En los casos más avanzados, puede ser necesario plantearse un trasplante renal.

El fallo en la función renal causa manifestaciones clínicas en todos los órganos y sistemas, y en un 90% de los casos hay sintomatología oral.
La persona con insuficiencia renal crónica puede presentar clínica estomatológica, que altera el funcionamiento normal de la cavidad oral:

    • Acumulación de placa bacteriana
    • Boca seca por disminución del flujo salival
    • Cambios gustativos (sabor metálico)
    • Caries
    • Desmineralización ósea
    • Enfermedad periodontal
    • Movilidad dental
    • Halitosis por el olor amoniacal (hedor urémico)
    • Palidez de mucosas
    • Tendencia hemorrágica (gingivorragia, petequias y equimosis)

El estado de inmunodepresión al que se encuentran sometidos las personas con insuficiencia renal crónica, así como la ingesta de determinados fármacos, la osteodistrofia renal (alteraciones óseas observadas en la insuficiencia renal crónica), la pérdida ósea y la restricción de la ingesta de líquidos, podrían guardar relación con esta mayor incidencia de patologías bucodentales.

Un estricto control de la higiene bucodental y alimentarse adecuadamente serán dos puntos fundamentales para evitar la aparición de todas estas manifestaciones orales y para mejorar la salud de los pacientes con insuficiencia renal crónica. Del mismo modo, será de vital importancia que el paciente que va a someterse a un tratamiento de diálisis visite previamente al odontólogo, para valorar su estado bucodental y poder tomar las medidas preventivas necesarias. Así, por ejemplo, la xerostomía o sequedad bucal que sufren las personas sometidas a diálisis puede verse aliviada mediante el uso de productos que mejoren la humectabilidad de la boca o que ayuden a estimular la producción de saliva, lo que reconstituye sustancialmente las condiciones de la cavidad bucal y permite alcanzar una mejor calidad de vida.

Funciones del flúor

El flúor forma parte de la composición de la gran mayoría de pastas dentífricas, y puede encontrarse en algunos colutorios también. Este principio activo es reconocido universalmente por su acción anticaries sobre el esmalte y la dentina, pero ¿cómo actúa realmente?

Los dientes están en un equilibrio continuo de desmineralización-remineralización. Cuando el pH de la placa dental baja por debajo del punto crítico de la hidroxiapatita (pH<5.5), el diente comienza a desmineralizarse y cuando vuelve al pH por encima de este punto, comienza la remineralización. La caries, que es una enfermedad infecciosa multifactorial, se produce por el desequilibrio entre la desmineralización y la remineralización del esmalte hacia la desmineralización.

El flúor, aplicado de forma tópica, tiene dos propiedades fundamentales que ayudan a prevenir la caries:

    • Inhibe la desmineralización del esmalte: Las bacterias del biofilm, al metabolizar los hidratos de carbono fermentables de la dieta, producen ácidos que provocan una caída de pH y se desmineralice el esmalte. Si en este momento está presente el flúor, puede desplazarse junto con los ácidos hacia los cristales del esmalte y proteger así los dientes de su disolución.
    • Favorece la remineralización y formación de compuestos más resistentes: Durante los periodos de desmineralización del diente (pH<5.5), los cristales de hidroxiapatita de la superficie del esmalte se disuelven y la hidroxiapatita se convierte en compuestos solubles y poco estables de fosfato cálcico y grupos hidroxilo. La presencia de flúor durante el proceso de remineralización ayuda a transformar estos compuestos en otros más estables como los cristales de fluorapatita (y otros como fluorhidroxiapatita), al sustituir los grupos hidroxilo (OH) por flúor (F). Estos cristales son de tamaño más grande, por lo que los poros del esmalte resultan más pequeños, lo que disminuye la difusión de los ácidos en el esmalte. Además actúa como catalizador de la incorporación de iones fosfato y calcio sobre la superficie del esmalte. Todo ello hace que el esmalte sea más resistente a la disolución por ácidos.

Además, el flúor tiene cierta actividad antibacteriana, aunque su eficacia como tal es controvertida ya que las concentraciones necesarias son muy superiores a las recomendadas para la remineralización del esmalte.

El flúor también puede obtenerse de forma sistémica, mediante la ingesta de alimentos ricos en flúor (como el pescado de mar) o el agua fluorada. Algunas comunidades fluorizan el agua por su eficacia demostrada en la prevención de la caries. Esta vía de administración del flúor es especialmente importante durante el periodo de formación del esmalte, ya que el flúor se combina con la hidroxiapatita del esmalte en formación, haciéndolo más resistente. Una vez el esmalte ha madurado, el flúor sistémico pierde la capacidad de incorporarse al diente y cobra relevancia la aplicación de flúor tópico.

La acción del flúor adquiere por tanto especial importancia durante el periodo de maduración del esmalte, cuando los dientes erupcionan, aunque también puede ser efectivo en esmaltes ya maduros.

 

FLUJO SALIVAL Y ANTIDEPRESIVOS

La depresión, enfermedad psiquiátrica caracterizada por un trastorno del estado de ánimo, del pensamiento y de la conducta, interfiere en el quehacer diario de la persona que la padece y es la principal causa mundial de discapacidad.

El paciente deprimido, por culpa de la apatía y el desánimo que acompañan a la enfermedad, pierde el interés para mantener unas correctas medidas de higiene bucodental, así como para seguir una dieta adecuada, lo que le lleva a abusar, con frecuencia, de productos cariogénicos.

La depresión puede asociarse a las siguientes manifestaciones bucodentales:

    • Alteraciones temporomandibulares
    • Caries rampantes
    • Disestesias orales
    • Disminución del flujo salival
    • Enfermedad periodontal grave

Estas manifestaciones pueden deberse tanto a la propia enfermedad como al tratamiento antidepresivo instaurado.

Xerostomía

Más de 500 medicamentos pueden causar, es decir, sensación subjetiva de boca seca normalmente debida a la disminución o a la ausencia de saliva provocada por un mal funcionamiento de las glándulas salivales. Los antidepresivos son uno de los grupos más frecuentes de medicamentos susceptibles de causarla. Además, el flujo salival se reduce significativamente cuando se ingieren simultáneamente dos o más medicamentos hiposalivatorios (por ejemplo, antihistamínicos, anticolinérgicos, antihipertensivos o antipsicóticos).

Entre los antidepresivos, los antidepresivos tricíclicos son los que se asocian a una mayor incidencia de boca seca, muy por encima de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Los pacientes con alteraciones del flujo salival pueden referir sequedad de labios y garganta, y presentar dificultades para masticar, tragar o hablar. Las ulceraciones mucosas, el mayor riesgo de caries dental o la mala retención de las prótesis son otros de los problemas que puede causar la falta de saliva.

Por otro lado, cabe destacar que el paciente deprimido suele pasar por alto los controles odontológicos pautados y, en caso de acudir al especialista, no suele cumplir con las pautas terapéuticas indicadas, lo que le convierte en un candidato todavía más vulnerable de sufrir patología oral.

Para evitar que aparezcan las complicaciones bucodentales en el paciente con depresión, es importante extremar las precauciones e instaurar un programa de educación dental adecuado, que le informe de los riesgos potenciales de la medicación y le conciencie de la necesidad de llevar a cabo una buena higiene bucodental; de utilizar sustitutos salivales, componentes que hidraten la cavidad bucal y que ayuden a estimular la salivación o colutorios antisépticos, y de realizar enjuagues diarios con agentes fluorados para evitar las complicaciones. Con todas estas medidas, conseguirá mejorarse no sólo el estado bucodental de estos pacientes, sino también su salud general.

Té verde y los beneficios para tu salud bucodental

El té se obtiene de la infusión de las hojas secas de Camellis sinensis y, dependiendo de cómo se manufactura, puede clasificarse en té blanco (a partir de los brotes más tiernos de la planta), té verde (sin fermentar), té azul (parcialmente fermentado), té negro (fermentado) y té rojo  (té verde sometido a un largo proceso de posfermentación).

Los principales compuestos activos del té son los flavonoides, un tipo de polifenoles con propiedades antioxidantes muy potentes que incluye, en el caso del té verde, las catequinas.

El té contiene también sustancias con efectos estimulantes, como la cafeína, la teobromina y la teofilina, vitaminas, minerales, aceites aromáticos y aminoácidos, como la L-teanina, que tiene efecto calmante y relajante del sistema nervioso.

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo, sólo superada por el agua.
El té verde mejora la salud cardiovascular, reduce los valores de azúcar en sangre, ejerce un efecto preventivo frente al cáncer, mejora la calidad y la resistencia de los huesos, equilibra el estado de ánimo y ayuda a controlar el peso corporal.

El té verde tiene beneficios sobre la salud bucodental:

    • Puede disminuir la formación de cálculo dental (sarro)
    • Refuerza las encías debido al aporte vitamínico
    • Tiene propiedades antiinflamatorias

Tomar té verde de manera regular y en cantidades moderadas tendrá beneficios sobre la salud bucodental y la salud general, por lo que es un hábito que debería formar parte de una alimentación saludable y equilibrada, salvo que hubiera alguna contraindicación para que así fuera.

Feliz jueves 😉

Alcohol y salud bucodental

Una salud general debilitada, una mala higiene bucodental, el tabaquismo y el consumo de alcohol son factores de riesgo claramente relacionados con las enfermedades bucodentales.

Según datos de la última encuesta epidemiológica del Ministerio de Sanidad, la cifra de españoles que hace un consumo de alcohol excesivo y problemático para su salud se mantiene inalterable, estimándose que más de 1 millón y medio de ciudadanos de este país mantiene una ingesta cotidiana de bebidas alcohólicas considerada de riesgo.

 

La ingesta de alcohol afecta a la cavidad bucal, a la mucosa oral y a los dientes.

Consumido de forma habitual, repercute en la salud bucodental y en la estética oral y puede causar:

  • Cáncer oral sobre todo en fumadores
  • Caries dental (por disminución del pH y acumulación de placa bacteriana favorecidas por la aparición de sequedad bucal)
  • Dificultad de colocación de implantes
  • Enfermedad periodontal
  • Halitosis
  • Lesiones mucosas (queilitis angular, queratosis friccional, etc.)
  • Sequedad bucal
  • Tinción de los dientes

 

Según datos de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), el consumo abusivo de alcohol es el segundo factor de riesgo más común del cáncer oral. Además, las personas con dependencia al alcohol son tres veces más propensas a perder sus dientes.

Las personas con dependencia alcohólica son un grupo poblacional de riesgo, por lo que necesitan buscar ayuda médica profesional y extremar las medidas encaminadas a proteger su salud bucodental.

Visitar regularmente al odontólogo permitirá detectar a tiempo cualquier problema potencial antes de que se convierta en un proceso grave que pueda comprometer al paciente.

 

Sabías que… ¿Las castañas son sanas para tu sonrisa?

Hoy es el día por excelencia de las castañas, los boniatos y las calabazas. Son alimentos muy ricos, sanos y recomendados para la salud general. Pero, ¿Sabías que los alimentos estrella de esta época del año también son sanos para tu sonrisa?

Las castañas, como otros frutos secos, tienen diversos nutrientes y son muy recomendables para una buena salud. A nivel bucodental, a menudo generan dudas: 

 

¿Son realmente recomendables?

El principal peligro es que se queden trozos pequeños entre dientes y encías, sobre todo en pacientes que llevan aparatos de ortodoncia. Nada que no se pueda solucionar con una buena higiene bucodental.

 

Beneficios de las castañas para tu sonrisa

Castañas

Tienen múltiples beneficios para la salud:

  • Favorecen un buen tránsito intestinal.
  • Son saciantes
  • Ricas en minerales y vitaminas…

¿Cómo me ayudan a tener una sonrisa más sana?

El consumo adecuado de castañas puede fortalecer los dientes y el hueso que los sostiene. Esto se debe a que son una fuente de calcio, fósforo y magnesio, que ayudan a mantener fuertes las estructuras óseas que soportan todas las piezas dentales. Además, las castañas son muy recomendables para los pacientes con diabetes, una enfermedad muy relacionada con la salud bucodental.

 

¿Qué otros alimentos podemos tomar durante esta época para cuidar la sonrisa?

Boniatos y calabazas : Los boniatos contienen nutrientes esenciales en el mantenimiento de los huesos y tejidos blandos que rodean las piezas dentales. Las calabazas también son ricas en fósforo y calcio, incluso están recomendadas para prevenir la caries dental.

Es muy importante potenciar el consumo de alimentos con flúor. Algunos tipos de pescado y agua contienen flúor, que remineraliza el esmalte y lo protege de la erosión dental. También lácticos como la leche, los yogures, el queso… son la principal fuente de calcio, fósforo y vitaminas. Para conseguir una sonrisa más radiante, se recomienda el consumo de manzanas y zanahorias. Ayudan a conseguir una sonrisa más radiante porque limpian la superficie, y además refuerzan las encías.

Además de una buena alimentación, es fundamental mantener una rutina de higiene oral diaria. Es decir, cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día. También es importante completar el cepillado con técnicas como el hilo dental y el enjuague bucal.

 

Por último, no olvides visitar a tu dentista como mínimo una vez cada seis meses.

Esta es la época ideal para comer castañas. Alimento que, combinado con una buena rutina de higiene oral y las visitas al dentista, pueden ayudar a mantener una sonrisa más sana y radiante.