¿Por qué es importante mantener una buena higiene interproximal?

Una higiene interproximal de calidad es clave para prevenir patologías como la caries o la gingivitis. Pero, ¿Cómo conseguir una higiene interproximal óptima de forma diaria?

 

¿Por qué es tan importante?

Hablamos de la limpieza de espacios forman parte del área interproximal. Se trata de el espacio que hay entre diente y diente. En estas zonas se acumulan grandes cantidades de placa bacteriana, porque son de difícil acceso. Una buena limpieza interproximal puede evitar varias complicaciones orales. De hecho, patologías como la caries suelen surgir por una limpieza interproximal

 

Existen diversas pautas para una buena rutina de higiene interproximal:

  • Cepillo interdental. Para limpiar en profundidad estas zonas se recomienda el uso de un cepillo interproximal. Este cepillo es específico para limpiar los espacios interdentales más anchos. Sus filamentos son especiales y sus cerdas son suaves para evitar el sangrado.

 

  • Hilo dental. En este caso el hilo dental permite llegar a los espacios interproximales más estrechos. No obstante los movimientos con el hilo deben ser suaves, para evitar el sangrado de las encías. También se recomienda el uso del irrigador bucal. Consiste en un aparato que aplica un chorro de agua para limpiar la superficie de los dientes y la línea de las encías.

 

  • Visitar al odontólogo. Las revisiones periódicas pueden ayudarnos a detectar fallos en la rutina de limpieza interproximal. Además, si el sangrado durante la limpieza interproximal persiste es fundamental acudir al odontólogo cuanto antes. Lo más recomendado es visitar la consulta un mínimo de dos veces al año.

 

  • Higiene tras las comidas. Lo ideal es limpiar la boca después de cada comida. En caso de no tener tiempo se recomienda un mínimo de dos veces al día. Además, es aconsejable esperar un rato después de ingerir los alimentos. De este modo la higiene será más eficaz.

 

  • No ejercer mucha presión. Muchos pacientes ejercen una fuerte presión sobre los dientes y encías durante la limpieza. Esto crea una falsa sensación de una limpieza más profunda. La realidad es que estamos erosionando la cavidad oral. Lo más recomendable es hacer una presión ligera, evitando el dolor y el sangrado.

 

  • Reponer los aparatos de limpieza. Los cepillos interdentales, como el cepillo dental, tienen una duración limitada. Por ello se recomienda reponerlos cada tres o cuatro meses.

El café ¿peligroso para tus dientes?

Para desayunar, después de comer, en la tarde… Casi cualquier momento es bueno para tomar un café. Pero esta bebida tiene algunos efectos sobre la sonrisa si no potenciamos la limpieza diaria. ¿Cuáles son?

Estos son los principales efectos que el café puede tener sobre tu salud bucodental:

  • Manchas dentales: Existen diversos tipos de manchas dentales. Las que provoca el café son superficiales, de modo que se eliminan fácilmente mediante una limpieza dental profesional.

 

  • Sensibilidad dental: El café se puede tomar de muchas formas: con hielo, bien caliente… Si tenemos los dientes sensibles, este tipo de bebidas provocan un dolor intenso.

 

  • Halitosis: Más conocida como mal aliento, cuando es por el café suele producirse de forma puntual. Pero cuando el mal aliento persiste es posible que necesitemos un tratamiento profesional y conviene acudir al odontólogo de confianza.

Hay que tener en cuenta que el café no es el único alimento que provoca estos efectos en la sonrisa, como por ejemplo las manchas en los dientes. Hay muchos más alimentos que consumimos de forma habitual y favorecen la decoloración de las piezas dentales: vino, arándanos, té… también el tabaco provoca el desarrollo de manchas y cambia el aspecto de la sonrisa.

 

Cómo evitar los efectos del café:

  • Higiene bucodental: Es el primer paso para evitar las manchas en los dientes. Con el cepillado y otras técnicas de higiene interproximal se eliminan las bacterias que generan las manchas dentales. En este sentido la irrigación bucal ayuda a combatir las manchas superficiales.

 

  • Moderar la alimentación: Es muy importante evitar aquellos alimentos que provocan manchas dentales, como el café. Se recomienda reducir su consumo y compensarlo con otros alimentos más saludables para la salud bucodental.

 

  • Tomar el café frío: Según algunos estudios, cuando está caliente el café mancha más los dientes. Además, si está a una temperatura alta puede provocar más fácilmente sensibilidad dental.

 

  • Tratamientos profesionales: Si estos consejos no son suficientes para evitar las manchas, lo más recomendable es recurrir a tratamientos como el blanqueamiento dental.

La importancia de saber escoger la pasta de dientes

En la actualidad hay tantos tipos de pastas dentales diferentes que resulta difícil decantarse por una. A menudo nos guiamos por el precio, las recomendaciones para conocidos… Pero escoger una pasta de dientes adecuada puede ser la clave para mejorar nuestra salud bucodental. ¿Por qué es tan importante?

Siempre hablamos del cepillado dental como la base de una sonrisa sana. Pero a menudo olvidamos que más allá del cepillo y la técnica, la pasta que usamos también influye en la limpieza oral diaria. Entonces, ¿Cómo escoger la mejor pasta de dientes para mi sonrisa? La clave está en prestar atención a nuestros dientes y encías.

 

4 Tips para escoger bien tu pasta de dientes

Existen diversos aspectos a tener en cuenta para escoger la pasta dental que mejor se adapte a nuestras necesidades:

  1. El precio no lo es todo

Nuestra salud bucodental es algo muy delicado y único, por lo que conviene usar los mejores materiales. Igual que sucede con tratamientos caseros del blanqueamiento dental, usar fórmulas low cost puede tener consecuencias como la abrasión dental. Ahorrarnos unos céntimos puede pasar factura a nuestra sonrisa. Tampoco se trata de escoger el producto más caro, pero en este sentido el odontólogo puede orientarnos.

  1. Consultar al odontólogo

Son pocos los pacientes que preguntan a su dentista sobre la pasta dental. Pero en una consulta rutinaria nuestro dentista de confianza puede orientarnos en función de las necesidades de nuestra boca.

  1. ¿Qué tipo de pasta nos interesa?

Más allá del precio o el sabor, la textura de la pasta de dientes también es importante. La mayoría de pacientes usa la pasta de crema o gel, que está recomendada para los dientes sanos. Pero también hay la pasta con fluidos, recomendada para los tratamientos de ortodoncia ya que llega a zonas más profundas de la boca. También existe la pasta con partículas, que realiza una limpieza muy profunda puliendo el esmalte.

  1. Presta atención a tu sonrisa

Este es el paso más importante: detectar qué tipo de pasta necesita nuestra sonrisa. Actualmente hay una pasta de dientes para cada situación o etapa:

  • Pastas para niños. Este tipo de pastas tienen menos concentración de flúor que las pastas para adultos, para no dañar el esmalte de los más pequeños.
  • Pastas para blanquear los dientes. Estas pastas dentales complementan algunos tratamientos de blanqueamiento dental y ayudan a alargar los resultados en el tiempo.
  • Pastas para combatir la sensibilidad dental. Ayudan a combatir los efectos de la sensibilidad dental fortaleciendo el esmalte.
  • Pastas para problemas gingivales. Este tipo de pastas contienen altos niveles de flúor y clorhexidina, que puede teñir levemente el esmalte.

¿Y si mi boca no tiene ningún problema?Entonces no necesitas una pasta en particular, pero es importante que sea de calidad. Si tienes la boca sana o no requiere de algún tratamiento concreto una pasta con flúor es tu mejor opción. Estas pastas ayudan a fortalecer el esmalte y lo protegen de la erosión del esmalte

Estar estresado puede afectar a tu sonrisa

Después de las vacaciones de invierno llega la temida vuelta a la rutina: clases, trabajo, y mucho estrés diario. Estar estresado es perjudicial para nuestro cuerpo en muchos sentidos.

¿Sabías que uno de los menos conocidos es respecto la salud bucodental?

Pues sí: incluso tu sonrisa puede resentirse del estrés. En general lo relacionamos con los nervios y la ansiedad, los cambios de humor y de apetito… Incluso con dolencias como las cefaleas. Pero, ¿Y si esa inflamación o esa fisura en tu diente se deben también al estrés?

Otro factor a tener en cuenta es que en situaciones de estrés muchos pacientes abandonan su rutina de higiene diaria. El estrés también aumenta la tendencia a retomar hábitos perjudiciales, como el tabaquismo y el consumo de alcohol. Estos hábitos están directamente relacionados con patologías bucodentales muy graves, como el cáncer oral. muchos pacientes tienden a abandonar los hábitos de vida saludables. Así, se retoman hábitos perjudiciales como el consumo de alcohol y el tabaco.

De este modo el estrés puede alterar nuestra sonrisa. Pero, ¿De qué modo?

 

Cómo afecta el estrés a mi sonrisa (y cómo evitarlo)

La principal patología bucodental relacionada con el estrés es el bruxismo. Consiste en el hábito inconsciente de apretar y rechinar los dientes ejerciendo mucha presión sobre la mandíbula. En la mayoría de casos el bruxismo se da de forma nocturna, mientras dormimos. Esto hace que no nos demos cuenta de sus efectos cuando están muy avanzados: dolores de cabeza, fisuras dentales…

Aunque es difícil de detectar, se sabe que una de las principales causas del bruxismo es el estrés: Se calcula que hasta un 80% de casos de bruxismo se dan en pacientes estresados. Por ello frenar los niveles de estrés es un primer paso para evitar este hábito. A nivel profesional, los odontólogos pueden recomendar el uso de férulas de descarga, que impiden la mordida y frenan sus efectos.

Pero el estrés no sólo está relacionado con el bruxismo. También puede alterar nuestra sonrisa de otras formas menos directas:

  • Gingivitis y periodontitis. Consisten en la inflamación de las encías. Detectarlas a tiempo es esencial para evitar la pérdida del diente afectado.

 

  • Irritaciones bucales. Llagas, aftas… Se deben a diversos factores; entre ellos, estar estresado.

 

  • Xerostomía. El síndrome de la boca seca también se debe a un aumento de los niveles de estrés.

 

¿Cómo reducir el estrés y conseguir una sonrisa más sana?

Existen diversos trucos: escuchar música relajante, tomarnos las cosas con más calma, meditar… Practicar algún deporte también ayuda a liberar tensiones. La relajación para estar menos estresado puede ser la clave para sentirnos mejor y sonreír mejor.

Vuelta a la rutina ¡No descuides tu salud bucodental!

Después de la Navidad llega la vuelta a la rutina. El estrés diario y la falta de tiempo provocan que muchos pacientes descuiden su salud bucodental.

 

¿Por qué es tan importante?

La Navidad es la época de las comilonas y los dulces por excelencia. Además, en muchas ocasiones se come fuera de casa, o bien comidas que no son nada habituales: turrones, dulces… Todos estos excesos navideños también pueden pasar factura a nuestra salud bucodental. Por ello, la constancia en la vuelta a la rutina es esencial si queremos evitar complicaciones como la caries dental o bien las enfermedades periodontales.

La constancia es la clave de una sonrisa sana. De nada nos sirve tener el mejor cepillo si no lavamos nuestros dientes y encías después de cada comida. Entonces, ¿Cómo volver a la rutina con una sonrisa radiante?

 

3 Claves para cuidar tu sonrisa al volver a la rutina

  1. Ajusta tu alimentación

Toca volver a seguir una dieta equilibrada y olvidar los excesos. En este sentido es fundamental moderar el consumo del azúcar, la principal causa de la caries dental. Los alimentos muy azucarados generan ácidos que atacan al esmalte. También se recomienda evitar alimentos que manchan los dientes, como el vino tinto, el arroz negro y el café.

En caso de consumir este tipo de alimentos con frecuencia, es esencial potenciar la rutina de higiene oral para minimizar sus efectos.

  1. Rutina de higiene oral diaria

Lo más importante es que sea diaria. Como hemos señalado, la constancia es clave para evitar la acumulación de biofilm oral o placa bacteriana entre dientes y encías. Para eliminar más placa muchos profesionales recomiendan el uso de cepillo eléctrico, ya que en comparación elimina más cantidad de placa bacteriana que el cepillo convencional. Pero también es importante escoger una pasta dental adecuada, que incorpore flúor.

Por otro lado no olvidemos que los filamentos del cepillo no consiguen llegar con eficacia a los rincones más difíciles de la cavidad oral. Por ello conviene invertir más tiempo en nuestra sonrisa mediante una buena rutina de higiene interproximal, mediante técnicas como el hilo dental o el enjuague bucal. Para los pacientes portadores de ortodoncia, se recomienda realizar este tipo de higiene con un irrigador bucal.

  1. Limpieza dental profesional

Después de los excesos navideños, ¿Qué mejor que comenzar el año con una sonrisa renovada?
La higiene bucal en la clínica es una buena opción para conseguirlo. La limpieza dental profesional permite eliminar los restos de placa y bacterias incrustados entre los dientes y las encías, que con el tiempo forman el sarro.

Por último (y no por ello menos importante) acudir a nuestro dentista de confianza con regularidad. Especialmente después de períodos vacacionales como la Navidad, en una revisión rutinaria podemos detectar los primeros síntomas de enfermedades bucodentales como la caries.

Desde Sanz Dental queremos desearos un… ¡Feliz Año Nuevo!

¿Ya habéis hecho vuestra lista de deseos y propósitos para el nuevo año? Es habitual en estas fechas renovar nuestras ilusiones y esperanzas. Nos encanta desearos a todos que 2018 os traiga mucha felicidad, nuevos proyectos, grandes alegrías, todas las aventuras que os podáis permitir y unos cuantos caprichos. Pero ninguno de éstos podrían ser disfrutados en plenitud sin una salud a prueba de bomba. Por eso, vamos a desearos, por encima de todo, mucha salud, dentro de la cual, por supuesto, se encuentra la salud bucodental.

Éstos son nuestros deseos de salud bucodental para 2018:

  1. Que tus dientes luzcan blancos y sanos durante todo el año y tu sonrisa brille todos los días de 2018
  2. Que ante cualquier molestia o síntoma acudas al dentista. Cuanto antes se aborde un problema, mejor y más eficaz será su solución.
  3. Que no olvides que la prevención es una pata más de una buena salud.
  4. Que no te despistes con tus obligaciones diarias: cepilla tus dientes entre dos y tres veces al día –es recomendable hacerlo después de cada comida-, realiza enjuagues bucales con el colutorio adecuado y haz uso del hilo dental. Una higiene bucodental correcta y constante es una potente arma de prevención ante enfermedades e infecciones.
  5. Que trates de que los más pequeños de la casa también se habitúen a mantener una correcta higiene dental cada día. Debes ayudarles y orientarles si aún son muy pequeños, y recordárselo si son algo más mayores pero sufren los típicos ‘olvidos’ y ‘despistes’ propios de su edad…
  6. Que renueves tu cepillo de dientes cuando sea necesario. Suele ser recomendable hacerlo cada dos o tres meses, de modo que, a lo largo del próximo año, deberías hacer uso de hasta cuatro cepillos nuevos –o cabezales en el caso de los dispositivos eléctricos-.
  7. Que celebres con los más peques de la casa cada salida de un diente de leche o temporal para acoger la llegada de uno nuevo y definitivo, contando con la visita del señor Ratoncito Pérez.
  8. Y, por último, que vigiles el desarrollo de la boca y las piezas dentales de tus hijos, acudiendo a tu odontopediatra al menos una vez al año desde edades bien tempranas –es aconsejable hacerlo a partir del primer año de edad de los bebés.

Desde Sanz Dental queremos desearos un… ¡Feliz Año Nuevo!