¿Cómo afectan tus hábitos a tus dientes?

Una correcta higiene bucodental no se limita a un cepillado tres veces al día. El cuidado de nuestros dientes y encías implica algo más, porque también las consecuencias van más allá de una simple caries. Y es que la higiene oral está directamente relacionada con nuestra salud general. La boca es una de las partes del cuerpo que acumula más bacterias y si les damos tiempo para cultivarse acabarán provocando complicaciones, infecciones y enfermedades  que pueden afectar incluso al corazón.

Cuidar nuestros dientes implica, por tanto, cuidar también nuestra alimentación y demás hábitos; estar atentos a los síntomas para poder prevenir; y, sobre todo, ser conscientes de que la dejadez puede llegar a tener consecuencias graves… que se podían haber evitado fácilmente.

 

Consecuencias para la boca

  • Caries. Producida por los ácidos que generan los alimentos en descomposición, sobre todo si contienen alto nivel de azúcar. Ataca la superficie de las piezas dentales y si no se trata a tiempo puede acabar afectando al nervio y provocando la pérdida del diente.
  • Erosión del esmalte. Provocada por la acción de los ácidos relacionados con la alimentación (especialmente azúcar, zumos, refrescos), que desgastan la superficie dental. Las consecuencias son dientes más amarillos e hipersensibles (al tacto, al aire, al frío/calor…).
  • Gingivitis. La inflamación de las encías se produce por la acumulación de placa y bacterias en el cuello de los dientes. Además del intenso dolor, la inflamación provoca que las encías sangren.
  • Periodontitis. Infección que se produce cuando la gingivitis no se trata a tiempo y se vuelve crónica. Destruye los tejidos que soportan los dientes y provoca su pérdida.
  • Halitosis. Mal aliento producido por la descomposición de los restos de alimentos que quedan entre los dientes, en la lengua o en las encías.

 

Consecuencias para el resto del cuerpo

  • Mala digestión. Al no realizar correctamente el proceso de masticación, los alimentos llegan al estómago de forma inadecuada.
  • Alimentación insuficiente. Rechazamos los alimentos más difíciles de masticar limitándonos a una dieta blanda, que puede tener carencia de nutrientes.
  • Baja autoestima. Una mala higiene bucal afecta negativamente a nuestra imagen, a nuestra autoestima e incluso a nuestras relaciones sociales.
  • Enfermedades del corazón. Las bacterias que provocan la periodontitis llegan al corazón a través de la sangre y pueden provocar infartos o endocarditis (infección de los revestimientos interiores del corazón).
  • Enfermedades de los pulmones. El incremento de las bacterias en los pulmones agrava enfermedades como la neumonía u otras afecciones.
  • Hemorragia cerebral. Las bacterias orales  pueden provocar estrechamiento de las arterias y coágulos en la sangre, dos factores de riesgo.
  • Cáncer oral. El  tabaco y el alcohol incrementan el riesgo de padecer periodontitis y cáncer en la boca, especialmente cuando existe una mala higiene bucal.

 

 Hábitos para un buen cuidado de tus dientes

La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para iniciar una buena rutina de salud bucodental. Estos son algunos sencillos consejos que te ofrecen los expertos de Porcovén.

  • Cepíllate a conciencia. Tres veces al día, con pasta fluorada y mejor si es con un buen cepillo eléctrico. Termina con un enjuague bucal, para llegar a las zonas de difícil acceso para el cepillo. Cambia tu cepillo cada regularmente.
  • Acuérdate del espacio entre los dientes, donde tienden a acumularse los restos de comida y la placa. Utiliza hilo o seda dental al menos una vez al día.
  • Acude a una limpieza dental profesional cada seis o doce meses.
  • Visita al dentista regularmente, una o dos veces al año. Es la mejor manera de prevenir y detectar posibles problemas de salud bucal.
  • Cuida tu alimentación. Evita en lo posible los alimentos azucarados y ácidos, las bebidas gaseosas, alimentos como el café o el vino (manchan los dientes), bebidas energéticas, el alcohol… En cambio, procura tomar mucha fruta, verdura y lácteos (aportan calcio).

 

Cómo actuar ante un traumatismo dental

Cualquier persona puede sufrir un traumatismo dental a cualquier edad, aunque la infancia y la adolescencia son dos etapas especialmente vulnerables. Ya sean por caídas o accidentes, en el caso de los niños, ya sean sobre todo secundarios a la práctica deportiva o a caídas en bicicleta o en motocicleta en el de los adolescentes, los traumatismos dentales no son algo infrecuente, por lo que conviene saber cómo actuar en el caso de que se produzcan.

Según el daño dental sufrido, las consecuencias podrán oscilar entre:

  • Fractura del esmalte dental
  • Fractura coronaria
  • Fractura radicular
  • Avulsión (caída) dentaria

En los traumatismos en niños, lo primero que debe valorarse es si se trata de un diente temporal («diente de leche») o si ya es un diente definitivo.

 

Si se ha caído un diente temporal:

La prioridad estará en prevenir el daño que la avulsión haya podido causar en el diente definitivo, no en reimplantar la pieza caída, que no se hará en el caso de la dentición temporal, por lo que deberá acudirse al odontólogo lo antes posible, para iniciar una serie de controles.

 

Si se ha caído un diente definitivo:

Sí que debe intentarse la reimplantación. Se puede intentar reimplantar al momento y para que se conserve mejor hasta llegar a la clínica. También se puede introducir el diente en un recipiente con leche, , y, si no se dispone de leche, en suero fisiológico o saliva., y se acudirá inmediatamente a la clínica dental. El reimplante deberá realizarse antes de 1 hora tras la caída, y las probabilidades de éxito mejorarán considerablemente si se hace en los primeros 30 minutos.

Tras un impacto en un diente, aunque parezca que éste no haya sufrido daño, debe acudirse el odontólogo para que lo evalúe y pueda decidir exactamente cuál es el alcance de la lesión.

 

Si se ha fracturado el diente:

Deberá valorarse el alcance de la fractura para conocer si afecta sólo al esmalte (capa externa), o también a la dentina (capa intermedia) o al nervio (capa interna). Según la profundidad, se ofrecerá un u otro tratamiento, que puede requerir de endodoncia previa a la reconstrucción e incluso de extracción del diente afectado. Los controles radiográficos y de vitalidad pulpar posteriores permitirán conocer la viabilidad de la pieza fracturada.

 

En caso de llevar ortodoncia:

También se deberá pasar por el ortodontista, para que valore el estado de los alambres y el cementado de los brackets, porque pueden haberse desajustado.

 

Las férulas para deportistas serán una buena herramienta preventiva en el caso de los traumatismos relacionados con la práctica deportiva. El resto de accidentes y de caídas serán difíciles de prevenir, pero sí que requerirán una acción inmediata para evitar mayores consecuencias.

BIODESCODIFICACIÓN DENTAL

TUS DIENTES TE DICEN QUIÉN ERES

Christian Beyer, ha elaborado investigaciones en descodificación dental durante mas de dos décadas y nos explica que; en nuestros dientes llevamos impresos todos los programas de las experiencias y vivencias de nuestros antepasados, así como nuestros propios conflictos.

La boca se divide en cuatro cuadrantes. Arriba, visto de frente a la izquierda, es el primer cuadrante. Arriba, visto de frente a la derecha, es el segundo cuadrante. Abajo, visto de frente a la derecha, es el tercer cuadrante. Finalmente, abajo a la izquierda tenemos el cuarto cuadrante.
El 1er cuadrante representa al clan y la figura del padre.

El 2º cuadrante representa a la familia y la figura de la madre.

El 3r cuadrante representa el hogar.

El 4º cuadrante representa el trabajo.

Los dientes se empiezan a numerar desde los incisivos (el centro) hasta las muelas del juicio. Por tanto, el primer incisivo será el nº1; el segundo incisivo el nº2, y así hasta llegar al nº8 que es la muela del juicio.
Por tanto, el primer incisivo del 1r cuadrante será el diente nº11. La muela del juicio del 1r cuadrante, será la nº18. El canino del 2º cuadrante será el nº23. El primer número indica a qué cuadrante pertenece el diente, y el segundo número indica a qué diente nos referimos.

 

SIGNIFICADO DE CADA DIENTE:

 

11- Padre. El papel que tiene el padre.

21- Madre. El papel que tiene la madre.

31- Acción de la madre.

41– Agresividad masculina. Memória de violencia.

Si el 11 y el 21 están separados, quiere decir que en nuestra genealogía había un padre y una madre que estaban separados, y esa persona arrastra la información por lo que ha vivido el mismo conflicto o lo ha vivido en sus padres.

Si uno de los dos está recto y el otro torcido, había un padre y una madre que no se miraban.

Si el 21 está mas adelantado que el 11, había una madre que estaba por encima del padre.

 

12- Mi relación con el padre. Cómo me veo a mí mismo respecto a mi padre.

22- Mi relación con la madre.

32- La protección de la madre.

42- La protección del padre.

11 encima del 12 es una memoria de un padre déspota, que está por encima mío.

Una patología en el 32 es una memoria de falta de protección de la madre.

Una patología en la 42 es memoria de un padre déspota. Me tengo que proteger de él.

 

13- Representa las reglas, las leyes. Capacidad de obedecer.

23- Representa la moral, el bien y el mal. Tradiciones y costumbres. Capacidad de someterse.

33-Memorias de esclavitud, de servidumbre.

43- Cuando no está recto, memorias de caída (real o simbólica). Recuperar una propiedad.

 

14- Memoria de niño que se queda sin papá. Pérdida del amor del padre.

24- Conflicto de falta, de vacío, desconexión de la familia. Amor de la madre.

34- Memoria de pérdida. Amor de pareja.

44- Pérdida de hermanos.

 

15- Memoria de traición. Alguien traicionó o ha sido traicionado. Desesperación.

25- Memoria de engaño y de rechazo. Injusticia.

35- Memoria de rechazo.

45- Memoria de frustración. Tener rabia pos sentirse frustrado.

 

16- Nuestros sueños; lo que buscamos en la vida. Mi clan, mi padre, no se ocupa de mi.

26- Necesidad de ser una persona equilibrada. Habla de lo que quiero ser.

36- El reconocimiento, los apellidos, los apodos. Memoria de niño abandonado. Extracción del útero. El hogar.

46- Deseo. Conflicto de la potencia masculina. Memoria de vergüenza. Mi padre siempre duda de lo que hago.

 

17- Exclusión del clan. Si las raíces están soldadas, hay memoria de exilio.

27- Pertenencia a la familia. Alianza familiar. La tradición.

37- El merecimiento; el rechazo. No valgo. Memorias de ahogo.

47- Memoria de destierro, de no poder volver. No ser perfecto. Sufrimiento por el éxito. Ser el primero, el mejor. Objetivo conseguido.

 

18- Cumplir el objetivo de vida. Obedecer al jefe.

28- Memorias de pecado con las leyes de la iglesia. Relaciones prohibidas moralmente. Asentir.

38- Memorias de penitencia, de perdón.

48- Conflicto con el pudor, con la sexualidad. Secretos (en la mayoría de casos, sexuales)

Mi identidad, lo que “yo soy” lo refleja el hueso basal.

Mis gestos, movimientos, lo que hago, lo manifiesta el ligamento dental.

Es importante destacar que cada enfermedad bucal nos dará la información precisa del conflicto que se vive.

Los programas transgeneracionales que hemos heredado se reflejan, especialmente, en las raíces. Si éstas están juntas, una encima de otra, hacia atrás, etc, nos darán información precisa.

 

ALERGIA Y SALUD ORAL

Cuando la temporada de alergia está en pleno auge, su salud de la boca puede no ser una de sus prioridades. Pero un caso de fiebre del heno puede afectar sus dientes y encías. Esto es lo que debe observar y cómo debe proteger su boca.

  • Dolor en los dientes

El dolor en sinusal es un síntoma común del sistema inmunológico cuando lucha contra el polen o el polvo. Los espacios huecos de su cabeza se llenan de moco, lo que le produce dolores en su rostro. Los senos maxilares, los mayores senos en su rostro, se ubican sobre la boca. Cuando estos senos hacen presión, pueden empujar las raíces de los molares superiores. Puede tener sensibilidad al frío y al calor o sentir un dolor que se desplaza cuando se sienta, se levanta o se acuesta.

Pruebe con antihistamínicos para ver si alivia los dolores. Si el dolor en los dientes se detiene luego de tomar antihistamínicos, probablemente haya sido algo relacionado con la alergia. Pero si el dolor persiste luego de que desaparezcan los síntomas de la alergia, o le duele otros sectores además de los molares superiores, consulte con su dentista. Las caries pueden ser las causantes del dolor.

  • Boca seca

Las alergias pueden producir sequedad en la boca de dos maneras. En primer lugar, cuando usted tiene la nariz tapada es más probable que respire por la boca. En segundo lugar, muchos antihistamínicos incluyen la sequedad en la boca como un efecto secundario. Este estado no es solo incómodo: también aumenta sus posibilidades de desarrollar caries, enfermedad de las encías y mal aliento. Una de las principales funciones de la saliva es eliminar las bacterias nocivas. Esto significa que una boca seca es el lugar perfecto para que las bacterias que producen las caries se multipliquen.

  • Dolor de garganta

Una garganta dolorida e irritada es un resultado común en las alergias, producida por el goteo posnasal. Este dolor de garganta puede producir mal aliento, pero debido a que se origina en la garganta, lavarse los dientes no será de gran ayuda.

 

¿Qué hacer?

Siga estos consejos para mantener la salud de la boca controlada.

  • Manténgase hidratado. Beba mucha agua para mantener la boca y el cuerpo hidratados. Esto no solo puede contrarrestar los efectos de la boca seca, sino que además ayuda a que su cuerpo elimine el exceso de moco.
  • Haga gárgaras con agua salada. Disuelva una cucharada de sal en un vaso de agua tibia. Haga gárgaras y escupa hasta eliminar toda el agua. La sal puede ayudar a eliminar el moco de sus senos, aliviando los síntomas. También reduce las bacterias nocivas en la boca y en la garganta, reduciendo los efectos del mal aliento y la placa.
  • Continúe con el cepillado y uso del hilo dental. Un ataque alérgico fuerte no es excusa para flaquear en su rutina de salud bucal. El cepillado y uso del hilo dental regulares son especialmente importantes cuando tiene la boca seca, por lo tanto asegúrese de cepillarse dos veces al día y use hilo dental al menos una vez en el día.
  • Trate sus alergias. Controlar sus alergias puede ayudarlo a reducir el impacto que tienen sobre la boca. Evite los desencadenantes conocidos y hable con su médico sobre las opciones de tratamiento a largo plazo, tales como medicamentos recetados o vacunas para la alergia.
  • Consulte con su dentista. Siga yendo a las consultas odontológicas programadas. Si tiene dolor de dientes, dígaselo al dentista. Su dentista puede ayudarlo a descubrir si la causa son las alergias u otra cosa.

Incrustaciones dentales ¿qué son?

Las incrustaciones dentales se utilizan para restaurar dientes (generalmente molares) sobre los que se ha realizado una endodoncia o que presentan algún tipo de fisura o fractura, pero siempre y cuando las dimensiones de la estructura remanente no obliguen a la colocación de una corona.

Para realizar una incrustación dental se necesitan dos sesiones. En la primera se prepara el diente dándole la forma adecuada y se coloca una incrustación provisional. En ese momento se toma una impresión del diente, que permitirá al técnico del laboratorio fabricar la incrusración dental definitiva definitiva. En la segunda consulta se retirará la provisional, se cementará el diente y se pondrá la definitiva, con la que la pieza restaurada recuperará su funcionalidad y apariencia.

 

Cuándo se hace una incrustación dental

No obstante, la realización de una incrustación dental solo es posible si se cumplen una serie de condiciones. Los dientes deben tener una forma normal y mantener su capacidad de retención y soporte, con una longitud de la corona adecuada. El paciente debe tener un bajo índice de caries y, en el caso de que sea portador de prótesis individuales, se podrán realizar en los dientes que actúan como retenedores de la misma.

Por el contrario, no se podrán utilizar las incrustaciones cuando la pieza dental haya sufrido restauraciones previas importantes, tengan una forma anómala o actúen como retenedores de una prótesis fija de gran amplitud (varios dientes).

 

Tipos de incrustaciones dentales

Las incrustaciones dentales pueden fabricarse con diferentes materiales, aunque en la actualidad existe la tendencia de que mantengan un criterio estético (ser prácticamente imperceptibles) o de duración en el tiempo para que no sea necesario reemplazarla. Pese a ello se pueden utilizar diferentes tipos de materiales:

  • Incrustaciones de amalgama. Son metálicas. Tiene la ventaja de que duran mucho tiempo (a veces toda la vida), pero han caído en desuso por dos razones. Una es meramente estética, pues estas incrustaciones son muy visibles. La otra es porque contienen sales de mercurio y, aunque carecen de toxicidad, sí generan la aprensión de los pacientes.
  • Incrustaciones de composite. Se fabrican con composite dental, hibrido o de micropartículas, que se polimeriza por luz LED. El problema es que este material tiene un grado significativo de desgaste y en el caso de que la extensión restaurada de la pieza dental sea amplia existe un riesgo de que se caiga. En cualquier caso, la posibilidad de tener que sustituirlo a medio plazo no es despreciable.
  • Incrustaciones de porcelana. Es la opción más recomendada, ya que permite devolver al diente su aspecto natural y además tiene una gran dureza y durabilidad . También evita en un mayor número de casos la necesidad de recurrir a la colocación de una corona.

 

Alteraciones estéticas que afectan a tu sonrisa

Manchas dentales, sarro… Son muchas las alteraciones estéticas que perjudican nuestra imagen. ¿Cuáles son y cómo evitarlas?

Tener una sonrisa bonita es muy importante, ya que tiene un papel esencial en nuestra imagen personal. Ya lo dicen: la sonrisa es el reflejo del alma… Es aquello en lo que muchos nos fijamos al conocer a alguien. Por ello tener unos dientes bonitos y radiantes es cada vez más importante para nuestros pacientes. Pero, ¿Qué problemas nos impiden lucir una sonrisa blanca y radiante?

 

Manchas dentales

Las manchas dentales deterioran el aspecto de la sonrisa. pero, ¿Sabías que existen diferentes tipos de manchas dentales? En función del tipo de mancha dental y de su origen, el tratamiento es distinto:

  • Superficiales. Aparecen en la superficie de las piezas dentales y tienen un tono marrón oscuro. En la mayoría de casos su origen es de alimentos como el café. Estas manchas dentales se eliminan fácilmente con una profilaxis en la consulta.
  • Depósitos blandos. Se forman alrededor de la línea de la encía y tienen un tono blanquecino u oscuro en función de cada paciente. Su origen es la acumulación de biofilm y el sarro. Estas manchas se eliminan fácilmente con un raspado o un pulido dental.
  • Manchas intrínsecas. Son menos comunes y suelen ser causadas por un envejecimiento prematuro. También por algunos medicamentos, como los antibióticos.

¿Cómo evitar las manchas dentales?

Lo más importante es mantener una buena prevención oral, tanto en casa como en la consulta:

  • En casa: En casa es esencial mantener una buena rutina de higiene oral. Cepillar los dientes a diario es básico para eliminar los restos de bacterias y evitar el desarrollo de manchas en la superficie dental. En este sentido la irrigación bucal es una técnica muy recomendada para evitar las manchas dentales. Consiste en aplicar un chorro de agua a presión de modo que se eliminan los restos de placa incrustados en la superficie dental.
  • En la consulta: Una limpieza dental profesional es la clave: no sólo elimina las manchas dentales, también ayuda a prevenirlas. Otra opción para mantener la sonrisa más blanca es realizar un blanqueamiento dental. En las clínicas PropDental ofrecemos el blanqueamiento dental en la clínica mediante la técnica de luz led. También disponemos de férulas de descarga específicas para blanquear los dientes en casa de forma más cómoda y segura, así como el blanqueamiento combinado en casa y en la consulta. Además, no olvides visitar a tu dentista como mínimo una vez cada seis meses.

 

Formación de sarro

El sarro es otra alteración que provoca un aspecto amarillento muy poco estético en los dientes. Pero, ¿Por qué tenemos sarro? En la mayoría de casos, se debe a una higiene bucodental deficiente. El sarro es el resultado de la acumulación de biofilm oral o placa bacteriana. Estos restos de bacterias se acumulan hasta formar una película pegajosa, que es el sarro. En este punto, el sarro sólo puede ser eliminado en la consulta mediante una limpieza dental profesional.

¿Cómo evitar el sarro? Muy sencillo: manteniendo una estricta rutina de higiene bucodental a diario. De nada sirve usar el mejor cepillo o la mejor pasta dental si no nos cepillamos los dientes después de cada comida. Es decir, cepillarse los dientes después de cada comida y durante dos o tres minutos como mínimo. Además hay que tener en cuenta que el cepillado dental por sí solo no es suficiente para eliminar todos los restos de bacterias. Por ello es muy importante complementar el cepillado con otras técnicas como la irrigación bucal o el enjuague bucal diario.

 

Problemas en las encías

Los problemas en las encías provocan molestias tanto a nivel funcional como estético:

Enfermedad periodontal

Las principales enfermedades periodontales son la gingivitis y la periodontitis. Estos son los síntomas de la enfermedad periodontal que pueden alterar la imagen de la sonrisa:

  • Inflamación y enrojecimiento de las encías.
  • Sangrado durante el cepillado, al morder alimentos…

¿Cómo evitar las enfermedades periodontales? Una buena prevención oral en casa es clave, ya que la principal causa de su desarrollo es la acumulación de bacterias.

Retracción gingival

Uno de los grandes inconvenientes de la retracción gingival es la alteración de la estética. Las encías retraídas muestran más diente de lo normal. Pero, ¿Por qué tengo las encías retraídas? Estas son las principales causas:

  • Cepillado dental agresivo. Es la causa más habitual: ejercer mucha presión con el cepillo cuando lavamos los dientes.
  • Enfermedades periodontales. Uno de los efectos de la enfermedad periodontal es la retracción de las encías.
  • Bruxismo. Es el hábito inconsciente de apretar y rechinar los dientes.

¿Cómo evitar la retracción gingival? El primer paso es mantener una higiene dental adecuada: cepillar los dientes a diario ejerciendo movimientos suaves, evitando la presión. En este sentido se recomienda escoger un cepillo eléctrico o bien uno manual con filamentos suaves.

FELICIDADES DOCTORA ÁNGELA SANZ SÁNCHEZ

Hoy no podríamos poner una publicación mejor que esta:

¡¡Felicidades DOCTORA!!

De parte de todo el equipo, GRACIAS, esperamos que tengas un feliz día y que sigamos creciendo, aprendiendo y trabajando tan bien como lo hacemos a tu lado.

TE QUIERE TODO TU EQUIPO.

FELIZ DÍA

Fisuras dentales

Detectar un diente fisurado es muy importante para evitar mayores consecuencias como el dolor o la fractura dental.

 

¿Cómo sé si tengo una fisura? ¿Lo sabes todo sobre las fisuras dentales?

Las fisuras dentales son pequeñas grietas o agujeros que surgen en la superficie dental.En la mayoría de casos las fisuras son tan pequeñas que resultan imperceptibles. En este caso una radiografía dental puede ayudar en el diagnóstico. En algunos casos también se pueden detectar en una exploración profunda en la consulta.

 

Síntomas de un diente con fisura:

  • Sensibilidad dental. Al comer y beber alimentos muy fríos y calientes, es habitual sentir un dolor intenso que procede del diente.
  • Dolor al masticar. Si tenemos una fisura, los movimientos al masticar pueden agravarla y provocar otros daños en el diente.
  • Molestias en la mordida.

Si notas alguno de estos síntomas y crees que puede tratarse de una fisura, es importante acudir cuanto antes al dentista. Las fisuras dentales pueden afectar a las partes interiores del diente: irritación de la pulpa dental, roturas… También pueden extenderse hasta el hueso y la encía que rodean el diente, hasta provocar su pérdida. Por ello es muy importante detectarlas a tiempo.

 

¿Cómo se trata el diente fisurado?

Existen diferentes tipos de fisuras, así que el primer paso es detectarlas de forma temprana. Si la fisura ha avanzado hasta la parte más interna del diente (o por ejemplo, por debajo de la encía) su tratamiento es más complicado Si se ha extendido hasta la pulpa, se puede tratar con una endodoncia o tratamiento de conductos.

El desarrollo de estas fisuras dentales también se conoce como el síndrome del diente fisurado. Se trata de una patología muy poco común y conocida, que afecta con más frecuencia a los pacientes adultos. En algunos casos, estas fisuras se producen en los molares. Esto provoca la aplicación de tratamientos erróneos, como los de la caries. Este síndrome es de difícil detección, por lo que es esencial acudir al dentista con regularidad. De hecho algunas de estas fisuras a veces son imperceptibles incluso en las radiografías dentales. Además pasan inadvertidas porque no provocan dolor, por lo que resulta muy complicado su diagnóstico y detección.