¿Porque hay tantas diferencias de precios de implantes dentales?

Es muy sencillo, hay muchos tipo de implantes en el mercado, pero sólo unos pocos llevan detrás estudios serios realizados por universidades de más de 20 años. Por el contrario hay otros que son copias sin ningún control de calidad y que suelen dar problemas de fractura, aflojamiento etc…

En nuestra clínica ofrecemos un servicio de primera calidad en implantes dentales ya que solo utilizamos primeras marcas.

En la actualidad, debido a la publicidad engañosa han surgido muchas dudas acerca de los precios de los implantes dentales. Por un lado hay que tener en cuenta que el implante dental propiamente dicho no es lo único necesario para reponer una pieza dental, hay que añadirle la colocación de un pilar transpitelial y una corona, que puede ser de diferentes materiales, como por ejemplo de cerámica.

Por ello, a veces en la publicidad únicamente se habla del precio del implante en sí, de forma que al hacer un presupuesto completo, adaptado a las necesidades concretas del paciente, los precios ya no son los que se anunciaban en un principio.

Otro caso son también, las distintas marcas que están saliendo en los últimos tiempos de implantes baratos, que no son de alta gama, ni están aceptados por la Asociación Dental Americana (ADA). Son implantes sobre los que no se han podido establecer estudios en el tiempo lo suficientemente largos como para emitir una opinión formada, pero que sí se están comercializando a precios baratos aprovechando la época de crisis en la que vivimos y la necesidad de la gente de rehabilitar sus bocas a precios accesibles a sus bolsillos actualmente.

 

Hay varios factores que influyen en el precio de esta intervención quirúrgica, podemos resumirlos en los siguientes:

  • Tipo de implante: Hay muchos tipos de implantes dentales y varias formas de colocarlos. No todo el mundo puede optar a los mismos tipos de implantes dentales ni a los mismo procedimientos. Por lo tanto aquí tenemos el primer factor que va a impactar en el precio final de los implantes dentales. En nuestro artículo sobre tipos de implantes dentales puedes ver una clasificación de implantes dentales por tipo.
  • Pilar y aditamentos: Unen la prótesis con el implante dental y su tipo y calidad puede influir en el precio del implante dental completo.
  • Prótesis y trabajo de laboratorio: Hay que tener en cuenta si la prótesis va incluida en el precio, si es de buena calidad, y si el laboratorio que las realiza tiene buena reputación. Es muy importante que la prótesis se adapte perfectamente a los requerimientos del paciente.
  • Experiencia del cirujano: Este es un factor importantísimo. No hay que olvidar que colocar implantes dentales son un tipo de cirugía, y que por lo tanto, el factor humano y profesional es fundamental. Un dentista con experiencia en implantes dentales sabrá que hacer en cada momento y afrontará mejor imprevistos que surjan durante el proceso basándose en su historial.
  • Complicación del caso: No todos los casos son iguales, ni todos los pacientes poseen la misma salud dental, ni todos tienen la misma cantidad de hueso sobre la que fijar los implantes, etc.. Los casos difíciles o incluso las complicaciones en mitad del proceso podrían llegar a encarecer el tratamiento final.
  • Profesionales implicados: Cuantos más profesionales especialistas en diferentes campos de la salud dental estén implicados en la colocación de implantes dentales, mayor será el coste. Hay que tener en cuenta que las complicaciones y los factores que proporcionan éxito en la integración de implantes dentales pueden ser de diferente campo de la salud oral. Los profesionales pueden ser expertos en cirugía, expertos en periodoncia, expertos en estética dental, higienistas, etc…
  • Revisiones: Según la evolución del tratamiento de implantes dentales, o de las complicaciones del caso, se van a requerir más o menos revisiones médicas. Por lo tanto este es un punto a tener en cuenta a la hora de calcular el precio de implantes dentales.

 

Lo mejor es siempre acudir a tu clínica dental de confianza, donde te expliquen todo esto y las posibles dudas que te surjan, y donde no te lleves sorpresas posteriores después de ofrecerte presupuestos a la baja.

¿Qué son las coronas de zirconio y cuándo necesito unas?

Las coronas de zirconio son cada vez más populares para obtener una sonrisa más bonita y estética. Pero, ¿Qué ventajas ofrecen? ¿Qué diferencia hay entre las coronas de zirconio y las de porcelana?

Las coronas dentales son uno de los tratamientos más solicitados en estética dental para recuperar una sonrisa bonita y funcional. Muchos pacientes confunden las carillas, ya que tienen un objetivo muy parecido: conseguir una sonrisa más bonita. Pero hay varias diferencias entre ambas. Mientras las carillas son finas láminas que se adhieren al diente, las coronas son una estructura completa. Además, las coronas restauran la estructura dental dañada por varias causas, como una enfermedad bucodental muy avanzada.

Cuando ya nos hemos decidido por el tratamiento con coronas surge otra gran duda: Qué es mejor, ¿Coronas de zirconio o coronas de metal y porcelana? El zirconio se ha convertido en la mejor opción para los pacientes que buscan el equilibrio entre estética y funcionalidad. Estos son algunos casos en los que se recomienda la aplicación de coronas dentales:

  • Enfermedad bucodental avanzada: caries, enfermedad periodontal… Todas estas patologías destruyen los soportes del diente y, en sus fases más avanzadas, pueden provocar su pérdida.
  • Encías retraídas. La retracción gingival provoca la pérdida de encía, de modo que al sonreír enseñamos más diente de lo habitual. Además puede provocar problemas de limpieza y la acumulación de biofilm oral.

El tratamiento con coronas dentales nos permite recuperar unos dientes más sanos, fuertes y bonitos, equilibrando estética y funcionalidad.

 

Ventajas de las coronas de zirconio

La principal ventaja de las coronas de zirconio es que tienen un color muy similar la del esmalte. Así, su aspecto no es artificial como puede parecer en el caso de la porcelana.

Por otro lado las coronas de zirconio son mucho más resistentes que las cerámicas, de modo que suelen durar más tiempo. Su dureza y resistencia permiten que tengan menos desgaste con la fuerza de la mordida. Además los materiales de estas coronas suelen ser biocompatibles.

Antes de comenzar el tratamiento con coronas dentales es recomendable consultar con el dentista de confianza todas las dudas. En función del problema a solucionar, y el coste del tratamiento es posible equilibrar estética y funcionalidad.

Vuelta al cole y al dentista ¡Cuida su sonrisa!

Un año más llega la vuelta al cole y con ella el ritmo de vida diario: clases, horarios y actividades de todo tipo. La vuelta a la rutina es el momento para retomar los hábitos que hemos abandonado durante las vacaciones. Pero, ¿Cómo conseguir que los más pequeños mantengan una buena rutina de higiene oral diaria?

Cuidar los dientes de los niños es fundamental para un buen desarrollo bucodental. Más allá de que los dientes definitivos erupcionen bien alineados, la primera dentición es clave para el proceso del habla, la articulación, la masticación… En muchos casos descuidamos la salud de los dientes de leche porque caerán con el tiempo, pero en realidad tienen un papel fundamental para tener una sonrisa sana en el futuro.

De hecho según datos de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), uno de cada cinco niños de dos a cuatro años de edad tiene caries dental sin tratar. En este sentido, una buena prevención diaria en casa es fundamental para evitar el desarrollo de caries. Pero conseguir una constancia diaria parece difícil en los más pequeños… ¿Cómo aprovechar la vuelta al cole y ayudarles para que cuiden su sonrisa a diario?

 

Claves para cuidar la sonrisa de los más pequeños

Existen varias pautas para conseguir una sonrisa sana en niños día a día

  • Una misma rutina. Muchos expertos recomiendan adoptar una misma rutina diaria y, a ser posible, en la misma franja horaria. Una buena rutina para empezar con los más pequeños es el cepillado dental diario por la mañana y por la noche. De este modo el niño irá adoptando y asociando este hábito como parte de su rutina diaria, en este caso, antes de ir a dormir.
  • Rutina en familia. Un truco muy recurrente para que los niños adopten los hábitos de higiene bucal es practicarlos en familia. Es decir, cepillarnos los dientes por la noche en el mismo momento que ellos. Por un lado esto servirá de motivación para el pequeño. Por otro, nos servirá para supervisar que mantiene una correcta técnica de cepillado dental. Una técnica óptima es esencial para eliminar los restos de placa bacteriana y mantener una boca sana.
  • Incorporar el flúor. Es muy importante el uso de flúor, ya sea en la pasta dental o bien en un colutorio para niños. El flúor remineraliza el esmalte y lo protege de la erosión que provoca la caries dental.
  • Visitar al odontopediatra. A partir del desarrollo de los primeros dientes ya podemos llevar al pequeño al odontopediatra, que tiene un papel fundamental en la prevención oral durante la infancia. Además, llevar al niño al odontopediatra desde edades tempranas ayudará a evitar el desarrollo de miedo al dentista o ansiedad dental. La vuelta al cole es un buen momento para revisar su salud bucal después de las vacaciones.

10 consejos que te ayudarán a perder la fobia al dentista

Tanto odontólogos como pacientes deben colaborar conjuntamente para aportar positividad a la visita al dentista

Según estudios internacionales, una de cada cuatro personas tiene miedo a ir al dentista. Y este temor se puede convertir en un problema grave si no acudimos al profesional sanitario para prevenir patologías más agudas.

Paciente y dentista pueden hacer mucho si trabajan en equipo, de forma que la primera consulta (y todas las demás), puede ser algo perfectamente normal.

 

– El paciente:

  1. Familiarizarse con la consulta. Preguntar por la experiencia a familiares y amigos. Seguro que ellos desdramatizan el asunto. Escuchar sus vivencias tranquiliza y hace que la primera visita al dentista se tome con normalidad.
  2. Buscar recomendaciones. Preguntando a familiares y amigos puedes dar con el profesional que pueda entenderte, que te recomienden a uno. O busca a un dentista que te genere confianza.
  3. Antes de pedir una cita, haz una visita a la clínica. Habla con el recepcionista, pídele unos minutos con el dentista y observa el ambiente que hay en la consulta. Coméntales tu fobia y pídeles consejo.
  4. Para la cita inaugural, pide que sea a primera hora de la mañana. Cuanto menos tiempo tengas para pensar durante el día, mejor. Si eres el primero no tienes que esperar. Sé puntual, pero no llegues antes. Que el tiempo en la sala de espera sea el mínimo posible.
  5. Solicita una primera cita “suave”. No puedes solventar en un día todo lo que has tenido mal desde hace demasiado tiempo atrás.
  6. Hazle saber al dentista tu situación y si tu fobia es muy concreta con el aparataje que utiliza el profesional, coméntaselo.
  7. Algunas personas reducen su fobia al hecho de que alguien introduzca en su boca objetos extraños. Practica en casa. Usa una cuchara. Métela en tu boca cada día más tiempo. Hazlo poco a poco e informa al dentista de lo que te pasa. Acuerda con él una señal concreta para que si la haces detenga su labor.
  8. Pide entrar acompañado de un familiar o un amigo. Tengas la edad que tengas.
  9. Escucha tu propia música, llévate los cascos y relájate. Transpórtate a otro lugar mentalmente mientras el dentista trabaja.
  10. En casos muy graves de fobia al dentista, pregunta al profesional por la sedación consciente. Es una opción para casos extremos.

 

– El odontólogo:

  1. Debes ser familiar con el paciente. Utilizar palabras cercanas, amables, próximas e inteligibles en cada uno de los tratamientos. Para ello se puede pensar que estamos hablando a un familiar sobre un tema que desconoce totalmente.
  2. El dentista debe trabajar como los comandantes de avión, generando confianza en el paciente. Explicar cada parte del proceso, con un lenguaje sencillo, claro y sincero.
  3. Recuerda siempre el problema del paciente. En todo momento debes mostrarte comprensivo con su temor y es importante repetirle que nada tiene que temer.
  4. Sé puntual. Cítalo el primero del día y ten previsto que debes atenderlo pacientemente, sin prisas. Si lo haces esperar lo pondrás más nervioso.
  5. Durante la primera consulta es esencial chequear con calma y sin ser demasiado invasivo al paciente. Dale su tiempo para que no se sienta peor. Una primera limpiezapuede servir para adentrarlo poco a poco en el ambiente de la clínica.
  6. Hablar con el paciente es fundamental para darle confianza. Explícale que los avances tecnológicos han mejorado muchísimo la atención y que buena parte de los tratamientos ya no tienen por qué causar dolor.
  7. Ve contando al paciente cada uno de tus pasos. Dile qué objeto vas a introducir en su boca y mantente siempre atento al gesto concreto o señal acordada para detener el trabajo. Dale un respiro cuando lo necesite e incluso en algún momento concreto aunque no parezca que lo precise.
  8. Da la posibilidad de que el paciente entre acompañado al gabinete y permite que el compañero le hable o coja de la mano.
  9. Deja que use su equipo musical, pero ten preparado el tuyo por si no se lo ha traído. La música relajante en la consulta puede servir para tranquilizar a los pacientes con fobia, diles que se concentren en las canciones, que piensen que se encuentran en otro lugar.
  10. La sedación debe ser un recurso sólo para casos muy graves. Informa detenidamente al paciente de la posibilidad de ser sedado.

Herpes labial “Calenturas”

Es verano, y sabemos que está lleno de buenos momentos, pero el sol también se divierte y hace de las suyas. Esto no siempre es bueno, pues sabemos que no es el mejor amigo de nuestra piel y muchas veces reactiva aquellos problemas que muchos padecemos, estamos hablando del herpes labial conocido comúnmente como “calenturas”, son molestas y suelen reactivarse con el sol en aquellos que lo padecen.

 

¿Qué es el herpes labial?

El herpes labial consiste en una infección de los labios, de la boca o de las encías producida por el virus del herpes simple. Se caracteriza por provocar pequeñas ampollas que son dolorosas. El herpes labial es una enfermedad contagiosa causada principalmente por el virus del herpes simple. Se caracteriza por la aparición de ampollas dolorosas que contienen fluidos alrededor de la boca, en la nariz o incluso en el área de la barbilla.

Existen posibilidades de que esta infección pueda afectar a las encías, la faringe, la lengua, el paladar, la parte interna de las mejillas e incluso en algunas ocasiones, al cuello y el rostro.

Este virus suele contraerse durante la infancia y se mantiene latente en el organismo hasta que aparece uno de los factores desencadenantes del herpes labial.

Aproximadamente se estima que un 85%  de la población padece este virus. Se estima que tanto hombres como mujeres pueden tener entre 2 y 3 brotes de herpes labial al año, aunque son muchas las personas que no presentan brotes continuamente.

Generalmente cuando una persona tiene un herpes labial activo, el virus causante del herpes labial suele propagarse con mucha facilidad y cualquier persona puede contraerlo en los siguientes casos:

  • Tras contacto íntimo o personal con una persona infectada.
  • Tocando una lesión de herpes abierta o si ha estado en contacto con el virus como una servilleta, una toalla, cubiertos, maquinillas de afeitar…

Cuando las calenturas (herpes labial) ya son visibles es cuando hay mayor riesgo de contagio ya que en este punto, el virus ha aumentado mil veces aproximadamente.

 

¿Porqué se reactiva en verano?

Es muy común que el herpes labial aparezca con mayor frecuencia en el verano, al exponernos a los rayos ultravioletas del sol. El dolor y la quemazón en el labio van seguidos, después de unas 6 a 24 horas, por vesículas que se transforman en úlceras y costras, que se curan en 7 u 8 días.

 

Recomendaciones

En el caso del herpes labial, es recomendable el uso de pantallas solares con filtros solares para evitar los efectos de los rayos ultravioletas sobre las reactivaciones durante los meses de verano. Igualmente se recomienda para exposiciones solares intensas, como por ejemplo, en la nieve durante la temporada de esquí.