,

Un estudio refuerza la teoría sobre el origen del Alzhéimer: una infección en la boca

El descubrimiento del patógeno que provoca la periodontitis crónica en el cerebro de pacientes fallecidos de Alzheimer puede revolucionar los estudios sobre esta enfermedad

A lo largo de los últimos años, diversos científicos han apuntado a una hipótesis poco conocida sobre el origen del Alzheimer: según su teoría no sería sólo una enfermedad, sino una infección. Ahora, un nuevo estudio publicado en Science Advances refuerza esa teoría y lo hace vinculando esa enfermedad degenerativa con un origen inesperado: una enfermedad en las encías.

Jan Potempa, microbiólogo de la Universidad de Louisville, ha descubierto ‘Porphyromonas gingivalis’ en el cerebro de pacientes fallecidos de Alzheimer. Se trata del patógeno que provoca la periodontitis crónica, conocida como enfermedad de las encías, y no es la primera vez que ambas enfermedades se asocian, ya que un estudio de 2010 ya valoró esa posibilidad.

A lo largo de los últimos años, diversos científicos han apuntado a una hipótesis poco conocida sobre el origen del Alzheimer: según su teoría no sería sólo una enfermedad, sino una infección. Ahora, un nuevo estudio publicado en Science Advances refuerza esa teoría y lo hace vinculando esa enfermedad degenerativa con un origen inesperado: una enfermedad en las encías.

Jan Potempa, microbiólogo de la Universidad de Louisville, ha descubierto ‘Porphyromonas gingivalis’ en el cerebro de pacientes fallecidos de Alzheimer. Se trata del patógeno que provoca la periodontitis crónica, conocida como enfermedad de las encías, y no es la primera vez que ambas enfermedades se asocian, ya que un estudio de 2010 ya valoró esa posibilidad.

 

No lo sabes, pero es la primera señal de que puedes tener alzhéimer

Un estudio de la Universidad de Washington concluye que tener problemas para orientarse es un síntoma de poder desarrollar la enfermedad

Se han llevado a cabo experimentos con ratones, en los que se provocaban infecciones orales con el patógeno, que condujeron a que las bacterias llegaran al cerebro y que éste produjera el péptido beta amiloide (Aβ), la proteína asociada con el Alzheimer. Los científicos creen que aún no han descubierto el origen de esta enfermedad degenerativa, pero están convencidos de que esta línea de investigación es importante.

Stephen Dominy, que coordina la investigación a través de la farmacéutica Cortexyme, asegura a Science Alert que «los agentes infecciosos han estado implicados en el desarrollo y la progresión del Alzheimer antes, pero la evidencia de la causalidad no había sido convincente. Ahora, por primera vez, tenemos pruebas sólidas que conectan el patógeno intracelular P. gingivalis y la enfermedad de Alzheimer».

 

La importancia de la boca

Los investigares no se quedaron ahí e identificaron enzimas tóxicas llamadas gingipainas en el cerebro de pacientes con Alzheimer. Pero, además, también encontraron esas gingipainas en cerebros de personas fallecidas que no fueron diagnosticadas con Alzheimer.

Hasta ahora, el patógeno Porphyromonas gingivalis y el Alzheimer se habían relacionado pero no se sabía si la enfermedad de las encías provoca Alzheimer o si es la demencia la que conduce a un cuidado bucal deficiente. Ahora, el hecho de encontrar gingipainas en personas que nunca fueron diagnosticadas de Alzheimer podría sugerir que podrían haber desarrollado la enfermedad si hubieran vivido más tiempo.

Los autores de la investigación aseguran en su estudio que «nuestra identificación de antígenos de gingipaina en los cerebros de personas con enfermedad de Alzheimer y también con patología de esta enfermedad pero sin haber sido diagnosticados de demencia, sostiene que la infección cerebral con Porphyromonas gingivalis no es el resultado de una atención dental deficiente después del inicio de la demencia o una consecuencia de la enfermedad, sino un evento temprano que puede explicar la patología encontrada en personas de mediana edad antes del deterioro cognitivo».

,

¿Que es una incrustación dental?

¿Que es una incrustación dental?

Las incrustaciones dentales se utilizan especialmente en dientes posteriores que presentan caries moderadas o fracturas y en dientes endodonciados, siempre y cuando el daño no sea tan extenso como para requerir la colocación de una corona.

La fijación de una incrustación dental se realiza por cementado con el fin de proteger las estructuras dentarias remanentes y devolver al diente su anatomía, función y estética.

 

Ventajas incrustaciones dentales

  • Preparación de la cavidad, eliminando la mínima cantidad de tejido dental sano remanente
  • No debilitamos tanto el diente en comparación con la colocación de las fundas o coronas dentales.
  • Fortalece el diente endodonciado.
  • Posee una mayor estética dentals.
  • No existe riesgo de fractura radicular.

Desventajas incrustaciones dentales

  • La principal desventaja de la incrustación dental es la complejidad del tallado y del cementado.
  • Así como el mayor coste económico del proceso de fabricación al requerir el trabajo del diseño y fabricación del laboratorio dental.

 

¿Que materiales podemos usar para hacer una incrustación?

Composites o resinas que pueden ser composites hibrido, microhíbridos o combinaciones.

Incrustaciones de porcelana

Siempre que sea posible optaremos por las incrustaciones antes que una restauración coronaria completa. Ya que la destrucción dentaria para la preparación de una incrustación dental es mucho más conservadora que para una corona dental.

Además, el margen de terminación se encuentra más alejado del espacio intracrevicular de tejido gingival por lo que aumenta la biocompatibilidad con los tejidos de soporte y se mejora la accesibilidad para el terminado y la limpieza.

Un margen más visible también permitirá verificar con más facilidad el asentamiento del colado y permitirá que el agente cementante pueda escapar más fácilmente.

Fundamentalmente, la incrustación dental se realizará cuando el diente posea suficiente espesor en sus cara libres (vestibular y palatina), para lograr la protección necesaria durante las fuerzas funcionales y oclusales.

En cambio a diferencia de las coronas completas, las incrustaciones de porcelana no son tan retentivas y por tanto la preparación debe de ser muy meticulosa.

Sólo podremos hacerlas en dientes perfectamente intactos con coronas clínicas de forma normal y longitud promedio.

También tendremos en cuenta que para las incrustaciones se limitan los materiales a utilizar (tipo de metal o cerámicas especiales).

Indicaciones de la incrustación dental

Están indicadas en:

  • Dientes intactos o con un mínimo de restauración, donde no se vea comprometida la retención y el soporte.
  • Dientes con forma anatómica normal.
  • Pacientes con un bajo índice de caries.
  • Dientes con una longitud de corona dentro del promedio.
  • Casos donde sea necesario modificar la superficies oclusales en rehabilitaciones o problemas de disfunción.
  • Dientes que actúan como retenedores de una prótesis parcial removible.
  • Dientes con caries que no se pueden restaurar con otro tipo de operatoria.

Contraindicaciones de las incrustaciones dentale

  • Pacientes con alto índice de caries.
  • En casos en los que el diente tenga restauraciones extensas. Optaríamos por una corona completa.
  • Dientes con abrasiones cervicales profundas.
  • Si tus dientes son muy pequeños o muy delgados.
  • Dientes en forma de campana (severamente reducidos por cercical).
  • En muelas que son soporte de prótesis parcial fija o dentaduras removibles.

 

,

Cómo afectan las drogas a la salud bucodental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una droga es toda aquella sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración del funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y, además, es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o de los dos tipos.

Las drogas pueden clasificarse en legales (tabaco y alcohol) o ilegales. Dentro de estas últimas, se encuentran el cannabis (marihuana, hachís o aceite de hachís), los opiáceos (heroína), los estimulantes (cocaína y anfetamina) y las drogas de diseño (alucinógenos y éxtasis).

En España, el consumo de sustancias ilegales se ha mantenido relativamente estable en los últimos años. Un tercio de los adultos españoles admite haber consumido en algún momento de su vida alguna sustancia ilegal.

El cannabis, seguido de la cocaína, es la droga más utilizada, especialmente entre los adolescentes y los adultos menores de 35 años, y, aunque en los últimos 10 años su consumo se ha reducido, las cifras siguen siendo superiores a la de otros países de la Unión Europea. Según el Informe europeo sobre drogas 2018, un 7,2% de los adultos europeos ha consumido cannabis en el último año; un 1,1%, cocaína; un 0,8%, MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina, consumida en forma de comprimidos [éxtasis], de cristal o de polvo), y un 0,5%, anfetaminas.

El consumo de drogas acarrea graves problemas de salud, entre éstos los que afectan a la cavidad oral, que variarán en función del tipo y la dosis de la sustancia consumida, del tiempo y la frecuencia del consumo y de las características individuales del consumidor:

  • Bruxismo
  • Cáncer orofaríngeo
  • Caries dental
  • Enfermedad periodontal
  • Erosión del esmalte
  • Leucoplasia (lesión blanquecina precancerosa)
  • Necrosis del paladar
  • Sensibilidad dental
  • Xerostomía (sequedad bucal)

Por todo ello, en caso de uso o abuso de estas sustancias, el consumidor debería extremar las precaucionese incrementar las medidas de higiene bucodental y la frecuencia de las visitas al especialista, para prevenir la aparición de complicaciones y diagnosticar a tiempo cualquier lesión que pudiera aparecer. La realidad, sin embargo, sobre todo cuando ya hay un problema de abuso, es muy distinta, porque suele haber un abandono general que lo agrava todo más. Buscar ayuda profesional para poder dejar estas adicciones lo antes posible es la mejor decisión que puede tomar toda aquella persona que haga un uso nocivo o un abuso de sustancias psicoactivas.