Por qué hay bebés que nacen con un diente

Por lo general, la dentición de un niño se da al pasar unos meses o incluso el primer año. Pero existen casos donde desde el primer día tienen un brote en la encía. No es lo más habitual, pero tampoco quiere decir que haya algún problema.
Mitos de los dientes natales

Seguro has escuchado sobre algún recién nacido que llegó al mundo con el brote de un diente. Pueda que no sea lo más normal, pero sí sucede y no se trata de una enfermedad. De hecho uno de cada 30.000 bebés nacen con dientes. Pero aún así esta particularidad ha tenido diferentes significados en algunas culturas.

La realidad es que los dientes natales son piezas dentarias que pueden notarse al nacer el bebé. No significan ninguna enfermedad o anomalía en el niño, simplemente son piezas adicionales. Estos aparecen desde que están en el útero de la madre.

En muchos países tienen falsas creencias sobre los bebés que nacen con dientes. En China, por ejemplo, no es algo que estaba bien visto por la sociedad. Y en tiempos pasados cuando esto ocurría pensaban que ese niño iba a traer desgracias a la familia. Este pensamiento también lo tenían en Polonia.

En la India y África tenían la idea que estos bebés eran criaturas demoníacas. Y, por otra parte, en Malasia opinan que estos niños nacen con buena suerte. Gracias a la medicina de hoy en día se han disminuido estas creencias.

 

Qué pueden causar los dientes natales en la salud del bebé

Al ser dientes prematuros puede que no tengan la apariencia de uno normal. Y de tenerla, lo más probable es que no haya desarrollado completamente su raíz. Al no poseer esta estructura, no están bien fijados a la encía. Por lo que, lo más normal es que se muevan.

Si el diente tiene una movilidad considerable se estudia la posibilidad de extraerlo. Para no correr el riesgo de que el bebé pueda tragarlo. De lo contrario, es mejor no retirarlos hasta que el niño haya crecido y reciba su tratamiento de odontopediatría.

Nacer con un diente puede causar ulceraciones en la lengua del bebé al tomar pecho. Haciendo que este lo rechace posteriormente. De la misma manera, las piezas de leche pueden tener una erupción más rápida. Y el cambio a permanentes también será antes de lo previsto. Por lo general, no sucede absolutamente nada grave. Así que no te alarmes.

 

Por qué hay bebés que nacen con un diente

La aparición de los dientes natales se da porque la raíz de este crece en una posición incorrecta. Es por ello que tiende a salir antes de lo normal. Este proceso ocurre durante su desarrollo dentro del útero. Existen muchas opiniones de que esto puede darse por varias causas como:

  • Infección.
  • Desnutrición.
  • Mala posición de la raíz.
  • Estimulación hormonal.
  • Exposición de la madre a toxinas en el ambiente durante el embarazo.

Aunque realmente el origen de estos casos aún no está aclarado. La ciencia se lo atribuye a una situación superficial del germen dentario en desarrollo. Lo que hace que erupcione antes de lo normal. Pero todavía no han dado con el porqué científico de esta alteración.

Cuando esto sucede los dientes tienden a crecer en la parte donde van los incisivos centrales inferiores. Y se ve más incidencia en niñas que en niños. Esta dentición precoz puede llegar a causar alguna pequeña incomodidad en la madre al amamantar.

 

Formas de presentación de los dientes natales

Las alteraciones estructurales de los dientes en recién nacidos pueden presentarse en diferentes formas. Estas se dividen en las siguientes categorías:

  • Estructura coronaria con poca sujeción al alvéolo: Este tipo de diente parece una concha y no tienen raíz. Puede ser el caso que alarme más a los padres ya que tienden a desprenderse.
  • Borde incisal de la corona erupcionado: Se refiere a los dientes que ya han emergido en la cavidad oral cuando nace el niño. Son los que pueden producir algunas molestias durante la lactancia.
  • Zona inflamada sin erupcionar: Es cuando los bebés nacen con la mucosa oral inflamada y los dientes son palpables, pero no se ven. Tienen la apariencia de un quiste gingival.

La extracción o no de los dientes natales dependerá de cada situación. Si estos se dejan en su sitio en un tiempo corto podrá estabilizarse y será como uno normal.

En referencia a lo anterior, solo se recomienda extraerlos en casos extremos como el riesgo de aspiración como lo mencionamos antes, o en caso de autotraumatismo. Y, de ser así, se deben esperar al menos 10 días después del nacimiento. Dando tiempo para que el bebé pueda generar vitamina K, la cual será indispensable para la formación del coagulo.

 

Cuidados de los dientes natales

Es imprescindible conocer todo sobre cómo cuidar la salud bucal de tu bebé y aún más cuando tiene dientes natales. Ya que requiere de atenciones especiales. Como por ejemplo:

  • Hacer una limpieza constante con un trozo de tela limpia y húmeda. Cubres tu dedo con esta y lo pasas suavemente sobre el diente y las encías. También puedes utilizar gasas mojadas con suero fisiológico. Esto con el fin de remover cualquier residuo de alimentos.
  • Revisar de forma periódica su boca para comprobar que no se hayan formado ulceraciones en la lengua.
  • Cada vez después de tomar su leche debes higienizar su boca para evitar que aparezcan caries. El cuidado de los dientes natalesdebe ser hasta que salgan los permanentes.

Si el bebé empieza a mostrar lesiones u otros síntomas por causa de estos dientes es hora de ir con el especialista.

FELIZ DÍA MUNDIAL DE LA SALUD ORAL

Día Mundial de la Salud Bucodental

Vive mejor cuidando tus dientes

Hoy como cada 20 de Marzo se celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental. Este año, la Federación Internacional Dental pretende que tomemos conciencia del peso de nuestras decisiones en nuestra salud oral y lo poco que cuesta vivir con una boca que contribuya a nuestro bienestar.

¡Feliz día del padre!

“Un padre tiene la sabiduría de un maestro y la sinceridad de un amigo.”

¡Feliz día del padre!

Cuáles son los nombres de los dientes y sus funciones

Nuestra boca está formada por treinta y dos piezas dentales, que trabajan en conjunto para el buen funcionamiento de todo el cuerpo. A pesar de que son parte de nosotros, no todos conocen cuáles son los nombres de los dientes y sus funciones

Formación y etapas del desarrollo dental

A la formación de los dientes también se le conoce como ontogénesis. El proceso de desarrollo comienza desde la etapa fetal. Por ello, es importante que durante el embarazo las mujeres puedan incluir en su dieta, ciertas cantidades de vitaminas y minerales, como el fósforo y el calcio.

 

El transcurso de la formación de los dientes se divide en diferentes etapas:

  • Primaria: Es una dentadura temporal, y son los primeros dientes que brotan. Por lo general, erupcionan a los 6 meses de edad. La forma técnica de llamarlos es hojas caducas, pero también son conocidos popularmente como dientes de leche. Están constituidos por 20 piezas, que se caen entre los 6 y 12 años. Dándole paso a las piezas permanentes.

 

  • Mixta: Ocurre en la etapa infantil. El momento adecuado para la educación sobre la higiene bucodental. Porque es donde los dientes primarios y permanentes están juntos, durante el proceso de sustitución. Y estos nuevos requerirán de más cuidados.

 

  • Permanente: Es el crecimiento de los dientes definitivos, considerados los de adulto. Esta etapa se constituye por 32 piezas. Y se da por finalizada cuando crecen las muelas de juicio, a partir de los 18 años.

 

Anatomía del diente

La anatomía del diente cumple un papel fundamental para nuestro bienestar. Cada pieza  es importante mantenerla en buen estado, con una correcta higiene bucal. Las partes que conforman cada una son:

  • Corona: Es la parte superior y visible de cada pieza dental. De acuerdo a la forma que tenga se determina la función del diente.

 

  • Encía: Específicamente es el borde que rodea al diente y hace que sea posible la unión con las encías. Cuando no hay buena higiene bucal, en esta parte se acumula la placa bacteriana. Y como consecuencia pueden surgir diferentes enfermedades periodontales.

 

  • Raíz: Es la parte que se introduce en el hueso. Y  hace posible mantener al diente fijo en su lugar.

 

  • Esmalte: Es una cubierta externa de los dientes. Debido a que es lo primero que entra en contacto con la función masticatoria, es la parte más afectada por las bacterias cuando no hay un cepillado correcto.

 

  • Dentina: Es un tejido interior, que le sigue al esmalte, pero es más blando. Tiene un vínculo directo con la pulpa dentaria.Y por tener tantos conductos relacionados con esta, el deterioro que tengan las dos primeras capas es posible que la lleguen a afectar, si no se tiene el suficiente cuidado.

 

  • Pulpa: Es la parte conocida como el nervio del diente, se encuentra en el centro. Este tejido está rodeado por la dentina, y conecta con los nervios y los vasos sanguíneos.

 

Cuáles son los nombres de los dientes y sus funciones

Para que nuestro cuerpo esté saludable y en armonía, todas sus partes y órganos deben estar sanos. Parte de esto es nuestra salud bucal. Los dientes juegan un papel fundamental en el funcionamiento de nuestro organismo, por lo que es necesario mantenerlos en buen estado. Las 32 piezas que poseemos están conformadas por calcio, magnesio y fósforo.

Son elementos que aunque no lo parezca, hacen mucho por nosotros. Y básicamente son el seguro de nuestro bienestar. Tanto a nivel físico, como nutritivo.

Todos los dientes tiene un trabajo específico en nuestra boca. Pero para definir estas funciones, es importante que primero los podamos identificar, y conozcamos cuáles son sus nombres. La mejor manera de reconocerlos es por la forma de su corona.

Los dientes cumplen diferentes funciones como lo son: masticar la comida, darle buen aspecto a la cara, la deglución para una correcta digestión y la fonación que nos permite hablar normalmente.

 

Nombres de los dientes

  • Incisivos: Son los ocho dientes que tenemos en la parte delantera de la boca. Se distribuyen en el maxilar, cuatro en la parte superior y otros cuatro inferiores. Si los vemos de frente, son los dos centrales y los dos laterales de arriba y abajo. Generalmente son las primeras piezas dentales en salir. Estos son los que nos permiten cortar los alimentos, y arrastrar los bocados de comida gracias a esta forma tipo pala. Se reconocen por ser de borde afilado, es decir que tienen la punta plana y filosa. Los incisivos tienen un importante rol estético para todos, ya que la pérdida de alguno de ellos significaría una desfiguración bucal. Y la ausencia de esta pieza sería notable.

 

  • Caninos: Todos tenemos cuatro dientes caninos, los identificamos fácilmente por su corona puntiaguda. También son conocidos como colmillos, y están ubicados al lado de los incisivos. Se dividen en dos superiores y dos inferiores. Estos se encargan de desgarrar los alimentos más duros. Se les puede considerar las piezas dentarias más sólidas de todas. Los dientes primarios de estos aparecen después de los incisivos entre el primer y segundo año de edad. Mientras que los permanentes nacen entre los 11 y 12 años. A pesar de solo tener dos de cada lado del maxilar, esto no restringe sus funciones, tienen la fuerza y el afilado necesario para desgarrar de todos los alimentos.

 

  • Premolares: Gracias a ellos  podemos triturar la comida. Nos permiten masticar los alimentos, para poder digerirlos más fácil. Son ocho y están distribuidos, cuatro superiores y cuatro inferiores. Cuando tengas visión de ellos notarás la diferencia entre los demás. Tienen entre una y dos raíces. El crecimiento de estos es característico, ya que primero aparecen los superiores y posteriormente los inferiores. No nacen juntos como lo hacen los otros dientes. Si abres la boca y observas con detenimiento, notarás que su corona tiene forma semiplano. Se le denomina como los bicúspides, porque son más grandes y tienen dos cúspides puntiagudas. Con las que aplastan y desgarran la comida.

 

  • Molares: Son los que conocemos como muelas. Tenemos 12 y son los dientes más grandes, ya que cuenta con tres o cuatro raíces. Se ubican en la parte posterior de la boca, y se dividen en seis superiores y seis inferiores. El nombre molar, viene porque cumple con la función de moler los alimentos. Estos comparten la función de triturar con los premolares para mejorar el proceso de digestión. Su forma se reconoce por tener cuatro puntas en la corona. Lo que hace más fácil el proceso. La aparición de las muelas temporales se da después del año y medio de vida. Y los permanentes crecen a partir de los 11 y 12 años. Una persona puede tener hasta 8 molares. Los últimos cuatro molares, son los que conocemos como muelas de juicio o cordales, que brotan entre los 17 y 25 años. Por lo general, estas últimas pueden tener hasta cuatro raíces. Y ocasionar algunos problemas dentales, por ello, en la mayoría de estos casos suelen ser extraídas. Este procedimiento se realiza a través de una cirugía maxilofacial

Cada uno de esos dientes posee una función concreta en la boca, por ello es totalmente necesario poseer todas las piezas dentarias.

 

Funciones de los dientes

  • Masticatoria :Primordial para el proceso de digestión. Por medio de la masticación la comida es molida o triturada con ayuda de los dientes, lo cual permite que sea homogeneizada y lubricada por la saliva, para luego ser digerida más fácil en el estómago. Cuando hay ausencia de una pieza dental, los alimentos no se trituran correctamente. Esto puede ocasionar dispepsia o aerofagia. Es decir, tener una digestión lenta o exceso de gases.

 

  • Fonética: Los dientes también trabajan en el proceso de fonación. Son el principal elemento para poder comunicarnos. Gracias a ellos pronunciamos y articulamos las palabras.Cuando hay ausencia de alguna pieza, o están en mala posición puede dificultar la emisión de los mensajes.

 

  • Estética: La sonrisa es nuestra carta de presentación. Cumple un rol fundamental, ya que nos permite relacionarnos con nuestro entorno y expresarnos. Si tenemos una higiene bucal adecuada, y visitamos a nuestro odontólogo periódicamente podremos mantenerla sana y completa. Ya que le terminan de dar forma a nuestro rostro.

 

  • Expresión facial: Tiene que ver con los movimientos que realiza nuestra cara para expresar alguna emoción. Aquí los dientes juegan un papel físico, ya que forman parte de nuestro rostro, trabajan en armonía a la hora de manifestar alguna expresión. Un ejemplo de esto, es una persona alegre que tiende a sonreír, y lo primero que observamos son los dientes tras una carcajada.

No es necesario tener unos dientes muy blancos, y que se vean perfectos. Lo importante es mantener todas sus piezas, sanas y en su lugar. Teniendo una buena salud bucal puedes lograr grandes resultados.

Es importante que prestemos atención a esta parte de nuestro cuerpo, comenzando por conocer cuáles son los nombres de los dientes y sus funciones. Son parte fundamental de nuestra primera impresión.

 

Enfermedad inflamatoria intestinal y salud bucal

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es el conjunto de condiciones que afectan al tracto digestivo, principalmente al intestino, y que sobre todo se divide en dos patologías:

  • Enfermedad de Crohn (EC)
  • Colitis Ulcerosa (CU).

Principalmente afecta a personas jóvenes, de entre 15 y 30 años. Se calcula que la prevalencia está entre 180.000 y 200.000 personas en España.

Todavía no se han determinado las causas de la Ell, aunque están relacionadas con una predisposición genética y factores ambientales.

La EC y la CU son patologías crónicas que suelen cursar con síntomas comunes: 

  • Diarrea,
  • Dolor abdominal
  • Sangrado rectal.
  • Además, según la literatura científica, hasta un 35% de los pacientes con EII (EC y CU) tendrían repercusiones sobre otras partes diferentes del tracto intestinal, entre otras, la cavidad bucal.

Estos síntomas se producen como consecuencia de una respuesta autoinmune sobre el tracto digestivo ante un desencadenante desconocido. Dado que la CU afecta al intestino grueso y la EC puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo (desde la boca hasta el ano), los pacientes con EC tienen mayor incidencia de afectación oral, excepto en el caso de periodontitis, que algunos estudios han mostrado mayor incidencia en pacientes con CU.

La sintomatología oral más común de los pacientes con EII:

  • Aparición de úlceras aftosas,
  • Úlceras hemorrágicas,
  • Queilitis angular 
  • Agrietamiento o aspecto “adoquinado” de los labios que puede ir acompañado de edema.

Si bien no existen manifestaciones orales exclusivas de los pacientes con EII, la presencia de pioestomatitis vegetante (unas lesiones erosivas de forma oval, con eritema, de un tamaño de 5 mm), unida a otros síntomas, podría hacer sospechar la presencia de EC o UC. También en algunos pacientes con EII se ha observado la aparición de fístulas orofaciales.

Respecto a la caries, se ha observado un mayor índice cariogénico en sujetos con EII en comparación con sujetos sanos. Principalmente, se debe a que se produce un cambio en el patrón de ingesta de carbohidratos y un incremento en la concentración de bacterias cariogénicas en la saliva.

Existe además una creciente evidencia de la relación de la EII con la periodontitis (PE). Diversos estudios muestran que en sujetos con EII, parámetros periodontales característicos como la pérdida de inserción clínica y la profundidad de sondaje son mayores que en sujetos sanos.

La relación entre EII y PE no está del todo determinada: 

Ambas patologías son de naturaleza inflamatoria y pueden desencadenarse por una combinación de factores comunes como los ambientales, la predisposición genética y alteraciones de la microbiota que cursan con una respuesta inmune excesiva. Dada la relación claramente establecida entre la PE y otras patologías sistémicas (por ejemplo: diabetes, enfermedades cardiovasculares), una hipótesis es que el aumento de las citoquinas proinflamatorias y una alteración de la actividad de los polimorfonucleares (PMN) a nivel sistémico en pacientes con EII podría favorecer la aparición o el desarrollo de la periodontitis. Se necesitan más estudios para poder aclarar los mecanismos que relacionan la enfermedad inflamatoria intestinal y la periodontitis.