¿Qué son las coronas de zirconio y cuándo necesito unas?

Las coronas de zirconio son cada vez más populares para obtener una sonrisa más bonita y estética. Pero, ¿Qué ventajas ofrecen? ¿Qué diferencia hay entre las coronas de zirconio y las de porcelana?

Las coronas dentales son uno de los tratamientos más solicitados en estética dental para recuperar una sonrisa bonita y funcional. Muchos pacientes confunden las carillas, ya que tienen un objetivo muy parecido: conseguir una sonrisa más bonita. Pero hay varias diferencias entre ambas. Mientras las carillas son finas láminas que se adhieren al diente, las coronas son una estructura completa. Además, las coronas restauran la estructura dental dañada por varias causas, como una enfermedad bucodental muy avanzada.

Cuando ya nos hemos decidido por el tratamiento con coronas surge otra gran duda: Qué es mejor, ¿Coronas de zirconio o coronas de metal y porcelana? El zirconio se ha convertido en la mejor opción para los pacientes que buscan el equilibrio entre estética y funcionalidad. Estos son algunos casos en los que se recomienda la aplicación de coronas dentales:

  • Enfermedad bucodental avanzada: caries, enfermedad periodontal… Todas estas patologías destruyen los soportes del diente y, en sus fases más avanzadas, pueden provocar su pérdida.
  • Encías retraídas. La retracción gingival provoca la pérdida de encía, de modo que al sonreír enseñamos más diente de lo habitual. Además puede provocar problemas de limpieza y la acumulación de biofilm oral.

El tratamiento con coronas dentales nos permite recuperar unos dientes más sanos, fuertes y bonitos, equilibrando estética y funcionalidad.

 

Ventajas de las coronas de zirconio

La principal ventaja de las coronas de zirconio es que tienen un color muy similar la del esmalte. Así, su aspecto no es artificial como puede parecer en el caso de la porcelana.

Por otro lado las coronas de zirconio son mucho más resistentes que las cerámicas, de modo que suelen durar más tiempo. Su dureza y resistencia permiten que tengan menos desgaste con la fuerza de la mordida. Además los materiales de estas coronas suelen ser biocompatibles.

Antes de comenzar el tratamiento con coronas dentales es recomendable consultar con el dentista de confianza todas las dudas. En función del problema a solucionar, y el coste del tratamiento es posible equilibrar estética y funcionalidad.