Preguntas frecuentes sobre las muelas del juicio

La erupción de las muelas del juicio se relaciona con un dolor muy intenso. Pero, ¿Siempre es así? ¿Cuándo hay que extraer las muelas del juicio? Estas son sólo algunas preguntas que se hacen muchos de nuestros pacientes.

En algunos casos las muelas del juicio no llegan a desarrollarse, o lo hacen con total normalidad. Pero en otros este proceso conlleva dolor e incluso la extracción de estos molares, para evitar daños sobre otros dientes. Los terceros molares son los últimos en desarrollarse, a partir de los 18 años normalmente. El orden de crecimiento no sigue unas reglas exactas, de hecho no tienen por qué crecer los cuatro molares a la vez.

Preguntas frecuentes sobre las muelas del juicio:

 

¿Cuáles son los síntomas de su desarrollo?

Cada paciente es distinto y en muchos casos las muelas del juicio se desarrollan sin molestias ni síntomas especiales. Pero una clara señal de su desarrollo puede ser el dolor, la infección o la inflamación de la zona que rodea el molar. En estos casos se recomienda acudir al dentista de confianza cuanto antes. Mediante una radiografía dental, se podrá apreciar la posición exacta del molar.

 

¿Cuándo es necesario extraerlas?

Los terceros molares deben extraerse cuando comprometen el resto de piezas dentales:

  • Posición defectuosa. Si las muelas del juicio salen torcidas, pueden alterar la posición de otros dientes. Esto es especialmente grave en los pacientes que han llevado ortodoncia, ya que podrían alterarse los resultados.
  • Patologías relacionadas. Por ejemplo procesos infecciosos, quistes, etc. que no se puede tratar con métodos conservadores.
  • Muelas semiincluidas. Cuando los terceros molares no terminan de erupcionar quedan parcialmente cubiertas por las encías. Esta situación facilita la acumulación de restos de comida y bacterias, que da lugar a una infección.

 

¿Cómo es el proceso de extraer las muelas del juicio?

El proceso de extracción de los terceros molares es muy similar al de cualquier otra exodoncia. Se realiza con anestesia local y en función de si el molar se ha desarrollado o no, se interviene quirúrgicamente la encía para extraerlo. La extracción es indolora, pero después de los efectos de la anestesia el paciente suele experimentar un dolor agudo e inflamación en la zona intervenida.

 

¿Qué cuidados hay que mantener?

En caso de sangrado se recomienda aplicar una gasa húmeda. Durante los primeros días, lo mejor es reposar y mantener una dieta blanda. Para aliviar el dolor, se puede aplicar hielo o tomar antiinflamatorios.

 

Si tienes más dudas sobre las muelas del juicio consulta con nuestros profesionales sin compromiso. Nuestra prioridad es que recuperes una sonrisa perfecta, tanto a nivel estético como funcional.